BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

"Little, little spider, come to me"

Tengo a los enanos canturreando como si tal cosa, bailando como indios navajos, y tronchados de la risa. Para ellos imitar otro idioma está empezando a ser normal, sus cerebritos son flexibles como juncos y afortunadamente en casa se les podrá ayudar. Pero, entre tanto, una oleada de pánico se apodera de buena parte de los padres de niños en edad escolar. ¡La Comunidad de Madrid ha abierto otro colegio bilingüe, vamos a pedir plaza!. ¿Pero es que nadie se da cuenta del fregao?

Problema, problema… en sí no es. Pero la cuestión es que no hay tantos colegios bilingües buenos y se está dando gato por liebre con los programas (al menos en la CAM) de colegios públicos con asignaturas en inglés. Y viene derivado de la falta de preparación de los profesores (¿comprobáis personalmente el nivel de inglés de los docentes?, ¿os convence?). De todas maneras, el capón nos llega al crearse tal vacío, tal salto entre generaciones que luego (ya los he oido) los adolescentes se comentan entre ellos ‘tia luego le pregunto de inglés a mis padres y es que se chinan y ejjjque tía yo pa eso no estudio más inglés tía’. Yo creo que 9 de cada 10 españoles no sabe resolver dudas escolares de sus hijos en materia de idiomas. ¡Pero si apenas se saben expresar en su idioma materno!. Yo tendría sumo cuidado de meter a los críos en esa espiral de ‘tantos contenidos te enchufas, tanto valdrás luego’, por los sopapos que se llevan luego (dificil comunicación con padres que no tienen tiempo porque curran 50 horas, que no entienden y no pueden ayudar) y aún más luego (saturación de mercado laboral).

Los comentarios están cerrados.