La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Paquita, la ex tía de Estefanía de Mónaco: “Duermo en la calle”

Hoy he leído en El Español una entrevista a uno de los personajes televisivos más divertidos de los años 2000 que me ha dejado helada. Paquita de Mónaco duerme muchas noches en la calle.

Conocimos a Paquita gracias a la relación de su sobrino, el trapecista Adam Peres, con la princesa Estefanía de Mónaco. Después de la boda del artista con Estefanía, Paquita se convirtió en una de las caras más populares de la televisión gracias a su desparpajo y su vocabulario.

La madrileña emparentada con la familia real monegasca contó, en un principio, con el beneplácito de su sobrino para participar en todos estos programas televisivos, pero poco a poco la cosa se fue enturbiando y se convirtió más en un problema, que en una defensa para Adam y Estefanía.

La muerte de dos de sus hijos y sus problemas con el juego fueron algunos de los tema que Paquita contó con todo detalle en los platós de televisión.

Lo último que supe de ella fue en 2014, cuando en Sálvame volvieron a sacarla en televisión. Vivía en Alicante junto a su pareja Juanillo, su principal apoyo para superar la depresión que padecía.

Duermo en la calle y mi hijo me ha maltratado“. Así de duras son las declaraciones que Paquita ha dado en esta entrevista en la que cuenta que ahora mismo, y desde hace unos meses está viviendo en Madrid, en la calle. Algunas noches duerme en bancos o portales en la Puerta del Sol o en la Plaza Mayor, y otras, cuando hace más frío, los de Samur, le permiten vivir en un albergue social.

Entre comedores sociales, y baños públicos para asearse se mueve ahora este entrañable personaje de la televisión desde que en febrero de 2018 le desahuciasen del pisos que tenía alquilado en San Blas porque la dueña lo quería vender.

De los cinco hijos que tuvo, solo le quedan tres. Dos murieron como consecuencia de sus adicciones, y con los que aún tiene, no mantiene relación. Uno de ellos le maltrató en repetidas ocasiones, otra no quiere saber nada de ella, y Susana, con la única que mantiene algo de contacto, vive en Alicante.

Ojalá la televisión le diese una segunda oportunidad a Paquita para que se recupere y pueda volver a encontrar el camino en su vida.

Los comentarios están cerrados.