BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

Un cerebro para la mentira

El personaje de Melanie Griffith en Armas de Mujer decía tener ‘un cuerpo para el pecado y un cerebro para los negocios‘. Y quizá exista, si no para los negocios, sí al menos un cerebro para la mentira. Según un reciente estudio los mentirosos patológicos tienen una estructura cerebral diferente, con mayor cantidad de materia blanca y menor de materia gris. Lo cual significa que tienen más ‘cableado’ entre sus neuronas, es decir, más conexiones en su cerebro: hasta un 20% más en el lóbulo prefrontal, según los datos. Y estudios anteriores, en gente normal, habían relacionado la actividad en el lóbulo prefrontal con la mentira.

Conviene, no obstante, tomar los resultados del estudio con algo más que un grano de sal, porque se basa en una muestra de tan sólo 49 personas: 12 mentirosos compulsivos, 16 sociópatas y 21 normales, separados por ‘test’ de personalidad antes de someterles a un análisis de estructura cerebral por resonancia magnética. Poca muestra es para tanta afirmación, por sugerente que pueda parecer…

Foto Atomic Brain Collectibles

Los comentarios están cerrados.