Entradas etiquetadas como ‘hospital central’

Hospital Central: fin de temporada trágico, one more time

El último capítulo de la temporada de Hospital Central acabó como siempre. Entre bajas y desgracias. Porque la ‘no’ vuelta de Vilches (que no me cuenten milongas con que regresa porque sale medio minuto; vuelve la próxima temporada y ya está) era lo de menos. Lo importante era ver a quién herían o casi mataban… y no les tembló la mano.

Especialmente injusto me parece lo que han hecho con la pobre Valeria (Mónica Estarreado), dejándola ciega después de que un señor que trabajaba en un andamio le cayese encima por culpa de un disgustado marido que decidió darle una patada a la estructura. Un sucesito típico para noquear a un personaje que ha superado por poco en número de capítulos al de Fran Perea. ¿Por qué le hacen eso? Me fastidia porque me encanta esta actriz, muchísimo mejor que la resabiada negligente.

¿Y qué decimos de la pobre Esther? Después de tantos años peleando entre las enfermeras de urgencias… deciden tirarla por un balcón junto a una ex novia obsesiva. Pero lo peor de todo no es eso. Lo realmente triste es que no terminará de caer hasta el inicio de la nueva temporada. ¿Se la cargarán?

Del resto del capítulo, poco más que contar. ‘Guille’ estuvo a punto de convertirse en un homeless (pero la vuelta de Vilches le arregla la vida)… y Jimeno ‘desvirgó’ en quirófano a una paciente. Lo demás, bacalá.

PD: Que quiten de la serie al Jacobo ése que le pone los cuernos a su mujer, que me pone de los nervios. Qué bien hace el papel el tío, consigue caerme realmente mal. ¡Será pelota!

Envía el post:

http://www.wikio.es

Anímate, Rodolfo

Es cierto que a Hospital Central se le acaban las ideas, o mejor dicho, las desgracias. Pero como no están por la labor de cerrar el chiringuito y es nuestro producto nacional televisivo más longevo en activo, mejor que continuen con su abanderado, el mítico Rodolfo Vilches.

Con el regreso de Vilches al Central, la serie recobraría algo de interés, en gran parte por ver qué se inventan para justificar que un tío que se ha recuperado milagrosamente tras haber recibido de lleno unos pocos balazos y que ha sido abuelo por obra y gracia del sucesor de Rusti, su hijo adoptivo Guillermo, no haya dado señales de vida en meses. Y ni una llamada a Javier. Si vuelve, ¿volverá a rozar la muerte? También superó un ya tumor cerebral (o algo así) y otras situaciones que para él son minucias.

Lo que me llama la atención es que realmente él decida volver. Y me alegraría porque Jordi Rebellón es uno de esos actores que un día renegaron de la tele, como Fran Perea, Verónica Sánchez o Miguel Ángel Silvestre, porque el encasillamiento es algo que no podían permitirse. No sé por qué les molesta tanto, pero es así. Por eso me haría ilusión que volviese, para ver si el resto se animan. Que la tele no es tan mala, hombre. Estos bohemios… Si quieres hacer teatro, hazlo; si quieres hacer películas, hazlas; pero no actuéis como si la tele fuese algo facilón o de segunda división.

PD: Se avecinan días de gloria para Hospital Central. La vuelta de su personaje más carismático, unida al filón que tienen ante sí con la gripe porcina (seguro que contagian a todo el hospital), la aseguran como mínimo dos temporadas más de tragedias rocambolescas… para todos.

PD2: Vi a Rebellón en ‘Mentiras, incienso y mirra’ y confieso que la obra estaba muy entretenida, pero honestamente pienso que a este actor le pega el papel de Vilches, más tosco e inaccesible. En la obra, su personaje era algo blando para él.

PD3: En el capítulo de hoy no saldrá Rodolfo, pero un autobús invadirá una parada urbana en hora punta dejando malheridos a unos pobres músicos.

Envía el post:

http://www.wikio.es

Casi muerte y cuernos es mi apuesta: Hospital Central trae más desgracias

Y si no es así, algo falla en la serie. ¿Será el malherido y ahora desgraciado Héctor? ¿habrá sorpresa trágica para otro? ¿Un desmayo de Maca quizá? ¿Un terremoto? ¿Decarrilará un tren en el barrio de al lado y uno de los vagones saldrá despedido hasta la puerta de urgencias? Aunque sólo sea por tradición (ya sabéis de lo que os hablo), la vida de alguien tiene que quedar truncada. Bueno, a ver qué nos avanzan estos chicos:

Luego no pasará nada de lo que parece que va a pasar, pero lo cierto es que, hoy por hoy, Hospital Central es la única salvación de Telecinco, que en febrero no sólo dejó de ser la cadena más vista, sino que se desplomó hasta el quinto puesto. Leñazo mayúsculo que explica que estos médicos propensos a las lesiones hayan tenido menos vacaciones que nunca (el parón por temporada no ha durado nada).

Por cierto, que el nuevo curso llega con tres caras nuevas: Sara Casasnovas, Félix Pons y Núria Prims. Tres vidas más para destrozar, vaya. Eso si no hacen una reajuste y se los cargan a todos a la vez, porque muchos van a ver peligrar sus puestos de trabajo por culpa de la maldita dirección del centro.

Para hoy, además de tenernos al pobre Héctor al filo de la muerte durante todo el capítulo, tocarán un tema hasta ahora desconocido en la serie: Maca y Esther pueden volver. Madre mía, llevan años rotando de pareja y siempre están celosas. No están la una con la otra y sienten como si les pusiesen los cuernos (que de eso saben las dos) Qué historia tan pesada.

PD: Que conste que no me pienso perder el capítulo, las cosas como son.

PD2: Oye, los de la serie de ‘Aída’ tienen que estar hasta las narices de que les cambien el día de emisión. vaya mareo les traen.

Envía el post:

Héctor cerró el círculo de las desgracias en Hospital Central

Se veía venir. Hace unos meses, cuando os conté que a los médicos de Hospital Central les perseguían las desgracias, ya advertí de que había algunos, pocos, personajes que se habían librado de la quema. Pues bien, ya no.

Si hace unas semanas a Macarena le detectaron esclerosis, ya sólo quedaba el doctor argentino, Héctor, un histórico de la serie al que incomprensiblemente le habían dejado siempre fuera de todos los intentos de asesinato, envenenamientos y enfermedades posibles.

Ya os dije que esa suerte no le acompañaría para siempre en la serie… y así fue. Los guionistas de ‘Hospital Central’ decidieron cerrar el círculo de la desgracia en el último capítulo de la temporada dejando a Héctor con un cuchillo clavado a la altura del corazón que no podrá sacarse hasta dentro de unos meses. Y por si no tenía bastante, como siempre se ha librado, decidieron también que sobre sus espaldas recaiga la muerte de un ladrón que intentó robarle. Todo en el mismo día, sí, pero es lo justo viendo la suerte del resto de sus compañeros.

Visto lo visto, para la próxima temporada que se vayan preparando Waldo (no ‘Faldo’), al que sólo le han atormentado con líos de faldas, Alicia y ‘la repolluda’, a la que ya han avisado con un poquito de acoso sexual por parte del gerente.

Echando cuentas sólo me queda libre Jimeno, pero el pobre es tan bonachón que espero que nunca le hagan nada. Sería cruel, ¿no?

PD: Ahora que se acabaron ‘Hospital Central’ y ‘Sin Tetas’ no sé que ver en la tele.

El capítulo del avión de Hospital Central tenía que emitirse por pelotas

Fue un empecinamiento absurdo. Me recordó a esas veces en las que yo grabo un vídeo estúpido (todos) y me obligo a ponerlo a sabiendas de que nadie lo quiere ver. Total, ya que he perdido el tiempo haciéndolo… No atiendes a criterios.

La diferencia es que en Hospital Central se hizo, intuyo, por una cuestión de pasta. Madre mía la de billetes que se tuvieron que dejar para grabar ese capítulo. Era en plan “yo me he gastado tanto dinero y por mis pelotas que lo pongo”. Fue ayer como podía haber sido dentro de un año. Daba igual si la historia descolocaba a los seguidores de la serie o conectaba, si resucitaban personajes como Lola, que ya han muerto en la serie, etc.

Mira, si dices que no lo pones, cumple tu palabra. Creo que fue cruel hasta la manera de presentarlo. “Se grabó a 500 metros del lugar de la tragedia de Barajas”… alimentando el morbo, como queriendo sacar aún más audiencia que la que hubieses obtenido el día establecido en primera instancia para la emisión. Es más, me dio la sensación (decidme si me equivoco, porque no estoy seguro) de que se confundieron y dijeron que en este caso la ficción superó a la realidad (y no era la primera vez). ¿No será al revés? ¿O soy yo el que no lo entiende?

Lo que más me indigna es que, luego, viendo el resto del capítulo, me di cuenta de que podían haber cortado de aquí y de allá un poquito y no hubiesen herido la sensibilidad de nadie. Pero no. Tenían que poner esas tomas aéreas y esos primeros planos, esos trozos de avión… todas las cosas que parecían idénticas al accidente real. No sé. Hoy estoy enfadado (no me he tomado ni el yogur). Creo que era cruel y totalmente prescindible.

PD: Fuera de la polémica, hubo un momento mítico en el capítulo, ese en el que, en el lugar del accidente, Raúl le pregunta a Carlos (el ‘buenrollero’) que cómo ha visto a Mónica, la cual acaba de enterarse de que su marido ha perdido una mano en un accidente de avión y se debate entre la vida y la muerte. Su análisis fue digno de un especialista: “Está jodida, está jodida” (con tonito interesante). ¿Pues cómo va a estar?

PD2: También me hizo mucha gracia la del “jolines” y el “porfis” y le cogí más manía a la resabiada.

PD3: A los que os preguntáis por qué lo vi, todo tiene una explicación. Yo soy el clásico oportunista que se traga las cosas y luego las critica. No lo oculto y es más, a pesar de lo que digo seguiré siendo un incondicional de la serie.

Lo más insólito de ‘Hospital Central’

Como consumidor empedernido de todas las series de televisión producción nacional, me pongo a temblar cada vez que veo Hospital Central, un clásico de la parrilla.

Es una de mis favoritas, pero a veces pasan cosas que no logro explicarme. ¡Qué manera de atraer las desgracias! De hecho, no creo que exista un médico que quisiera trabajar allí. Repasemos los casos más trágicos y algunos daños colaterales:

Me dolió especialmente el caso de Lola, la encantadora médico que había conseguido terminar su residencia con éxito y había obtenido plaza en el Central. De repente, un cáncer fulminante y fuera. Duró dos capítulos más y dejó a Rai destrozado, que no levanta cabeza.

Javier, uno de los se habían salvado históricamente de las desgracias, acabó teniendo su pedacito de tarta y perdió una mano en un accidente de avión. No ha recuperado la movilidad, pero sí la extremidad. El día de su boda lo pasó curando heridos en un accidente.

– Atónito me deja el caso de Carlos, el psicólogo ‘buenrollero’. Tuvo un accidente y se quedó en una silla de ruedas. Por suerte se recuperó, pero ahora ha cortado con la novia y les han quitado el chaval que acogían. Atrae muchas desgracias, es muy gafe.

Vilches: mi favorito. Superó un tumor cerebral (ya creía que se lo cargaban) y, como no tuvo bastante, un par de temporadas después le metieron en la cárcel, donde conoció gente muy mala que acabó pegándole dos tiros. No lo mataron, pero quitaron el personaje.

La directora del hospital. No le caía bien a nadie y el personaje era soso. Además, tenía una hija adolescente que era un rato impertinente. Qué mejor que aprovechar el tiroteo en el que hieren a Vilches para fulminarla. Ni siquiera tuvo una despedida traumática.

Macarena: uno de los personajes más guays de la serie que jugó a dos bandas con Esther y Vero. Se había librado históricamente y eso, en esta serie, no era justo. Ahora tiene esclerosis múltiple y parece que pintan bastos. No era bastante y le han puesto a Javier por encima.

El personaje de Fran Perea. Duró tan poco que no recuerdo el nombre. El caso es que salía hasta en la canción de la serie (pero esta vez no la cantaba él), pero de repente se convirtió en un ‘secuestrabebés’ y desapareció de la serie. Nunca más se supo nada de él.

Cruz. Ya de entrada se había muerto su hijo pequeño. Un buen trauma de aperitivo. Luego tuvo que hacer frente a todos los problemas de Rodolfo Vilches, los hijos de éste (uno de ellos bulímico) y su propia hija (todo amabilidad). El amor no duró y desapareció.

Rusti, el celador (también conocido como ‘El Chencho’ en la mítica ‘Farmacia de Guardia’). Era el cachondo del lugar y no se le recuerdan tragedias de sangre, pero hicieron de él un ludópata empedernido. Al final se montó una especie de hotel rural y se largó.

El padre de Javier. Fue llegar a la dirección del hospital y detectársele el mal de alzheimer que le obligó a dejar su trabajo. Nunca supe si era bueno o malo, lo mismo que me pasa con su hijo. Creo que de vez en cuando hablan de él por no hacerle el vacío.

El doctor Aimé. Uno de los casos más traumáticos. Justo cuando se reconcilió con su ex mujer, a la que ayudó a escapar de los malos tratos de un novio, tiene un accidente de coche en el que murieron tanto ella como la hija de ambos. Cuando remontaba, le montaron en un avión rumbo a Francia. Esperaba (sin alegría) un bebé con Claudia y lo ha perdido.

El doctor traumatizado. Entró ya con tragedias heredadas, ya que cuando su personaje empezó tenía miedo a operar porque se le murió un paciente hacía mucho tiempo por una negligencia. Su hijo está en la cárcel y hace poco que lo acuchillaron en un montín.

Guille. El heredero natural de Rusti. Es el hijo adoptado de Vilches, un delincuente juvenil reinsertado gracias al médico. Vio morir a su hermano mayor, un pieza de los buenos. Ahora ha tenido una hija de la que le quieren apartar. Vacilón y majete, pero con mala suerte.

¿Quiénes se salvan de la quema?

De momento se salvan Héctor (el entrañable doctor argentino), Esther (ahora le tocará sufrir lo de Maca), la neuróloga (que lo acaba de dejar con Aimé), los residentes (la resabiada y Waldo) y Teresa, aunque a esta última ya le han dado un par de avisos en forma de apendicitis y secuestro de autobús. También está por ahí el bueno de Jimeno (acaba de empezar como quien dice) y Vero, que se había librado de casi todo hasta que el otro día le pusieron una tijeras en el cuello (aviso).

Lo que yo haría (recomendaciones)

Si fuese médico, desde luego no trabajaría allí, pero como ciudadano de a pie tomaría una serie de precauciones extras, como no acercarme jamás a menos de cien metros del lugar en el que se encuentre un médico o Samur de ese hospital. ¿Por qué?

  • Si es un centro comercial, puede venirse abajo.
  • Si es un edificio, algo explota.
  • Si hay una pelea, pillas fijo.
  • Si estás en la carretera, para y bájate inmediatamente. Suelen ser accidentes en cadena.
  • Si estás las fiestas del pueblo, los fuegos artificiales o petardos irán directos hacia ti.
  • Si estás en cualquier bar o discoteca, la intoxicación (por la comida o el garrafón, respectivamente) es un valor seguro.
  • Si ya estás en el hospital y todo parece tranquilo, puede haber un escape radioactivo.

Ten en cuenta que, hagas lo que hagas, y estés donde estés, si hay un médico o tabajor del Central cerca, todo lo malo es posible. ¿Es que nada acaba bien en esta serie? Vale que es un hospital, pero tanto problema en el mismo entorno supera la realidad, y lo que es peor, te acojona un huevo. Que yo hay días que me cuesta coger el sueño de lo hipocondríaco que me pongo.

PD: Para ellos, ser gafe es algo bueno, ya que la ambulancia está siempre cerca. Por cierto, ¿me dejo alguno? Ah! Y mañana reponen el capítulo del avión, ¿o creíais que al final no lo echarían?

AÑADIDO del lector ‘las desgracias les persiguen’:

-A Raúl, si no recuerdo mal, se le murió la hermana dejando a su sobrino huérfano de madre y este sobrino entorpece la relación que tiene con la resabiada.

-Mónica: después de una relación tormentosa con el policia (que según recuerdo era de Al salir de clase), rompe su matrimonio con Javier y se empecina por ayudar a una prostituta yonki que le hacen mil put… (es la Trini, que le roba la casa y luego también se muere -añadido del becario-)

-El otro del Samur(el nuevo):creo que estaba en la cárcel y en el transcurso de botín le pegan un palizón.

-Alicia: tormentos varios de amores y el desprecio de los padres de Waldo (Faldo)

-Waldo (Faldo): se trinca a Alicia y acaba plantando a la que iba a ser su esposa.