Entradas etiquetadas como ‘desgracias’

‘Asco de vida’: “Nuestra intención no es hundir más a la gente”

Las miserias cotidianas ajenas se han hecho con un huequito en los corazones de muchos usuarios que visitan a diario una web que recopila desgracias de otros.

En poco tiempo se han convertido en toda una sensación en Internet y el proyecto tiene cada vez más fuerza.

Así es Ascodevida, un lugar donde puedes encontrarte con la cruz del día a día: cuando el novio o la novia no es tan fiel como se creía, cuando una madre es demasiado sincera, cuando uno hace el ridículo en público…

¿Queréis conocer un poco más a los cracks que han importado esta idea a España? Pues aquí tenéis una entrevista en la que os cuentan un poco más de qué va el asunto:

– ¿De dónde y cuándo nace la idea?

La idea nació a mediados de Abril de 2009. En una tarde insípida navegando por Internet, nos cruzamos con Vie de Merde, y tras intentar buscar si existía alguna página parecida en español, creímos que era nuestra oportunidad, que una idea así seguro que tendría gancho y tendría atrapada a mucha gente.

Existía alguna página en español, pero estaba abandonada y no tenía la chispa que necesitaba. Esa misma tarde decidimos el nombre, compramos el dominio y, tras dos semanas trabajando en nuestros ratos libres, nació Asco de vida.

– ¿Cuál es el objetivo de ‘ascodevida’?

Lo primero es entretener a los usuarios, porque aunque sea una página que relata desgracias ajenas, no es nuestra intención hundir aún más a la gente, sino intentar sacar una sonrisa o carcajada con cada historia. Ya tenemos bastante con nuestras propias desgracias día a día, no hace falta hurgar más en la herida.

Aunque la página tenga un tono cómico, no evita que muchas veces recibamos historias bastante tristes y/o desagradables.

– ¿Qué hace falta para que una historia sea publicada en vuestra portada?

Básicamente que sea entendible (no aceptamos el lenguaje hoygan), que sea real (o al menos que no sea una historia demasiado surrealista) y que tenga un repunte cómico al final. Estos serían los tres requisitos básicos, aunque hay veces, ya sea por un motivo u otro, que nos los saltamos.

– ¿Sospecháis que muchas de las historias falsas o es que en realidad somos unos desgraciados?

Estamos seguros que alguna que otra historia falsa se nos cuela, ya que es algo imposible de comprobar, aunque recuerdo haber rechazado historias demasiado inverosímiles como para ser ciertas y que después han sido debatidas en el foro y reconocidas como verdaderas por su autor. Eso no hace sino que reforzar el dicho que la realidad muchas veces supera la ficción.

– ¿Qué predomina más entre quienes responden a los casos, los consejos o el regodeo?

En el país en el que vivimos predomina el regodeo, así que en Asco de Vida no vamos a ser menos. Cabe decir que hay muchas veces que si la historia es fuerte, hay mucha gente que presta su apoyo y comprensión. Y es que siempre hay alguien que se identifica contigo.

– ¿Cuál es vuestra historia favorita?

Es complicado escoger una entre miles y miles. Una de reciente que nos hizo bastante gracia fue ésta: “Hoy, haciendo memoria, me he dado cuenta que la última vez que follé pagué en pesetas. ADV”

– ¿Tantas decepciones dan las relaciones interpersonales?

Depende, habrá de todo, lo que la gente a la que le van bien las cosas, no publica sus anécdotas a Asco de Vida. Aunque si nos fijamos en las estadísticas, la gran mayoría de ADV’s enviados son de Amor o de Sexo, ¿es quizás lo que más vende? o ¿es quizás lo que más decepciones causa?. Sin ningún tipo de duda creemos que es una combinación de los dos.

– ¿Sois más recelosos a la hora de confiar en la gente?

Sinceramente no, ya que más que nada, nos tomamos la web a cachondeo, como tiene que ser. Si nos tomáramos al pie de la letra todo lo que se publica, deberíamos desconfiar de que nuestro hermano no esté liado con nuestra novia, que no nos hayan puesto comida de gato en vez de paté o que cada noche nos hagan una putada en nuestro coche.

Bookmark and Share

Lo más insólito de ‘Hospital Central’

Como consumidor empedernido de todas las series de televisión producción nacional, me pongo a temblar cada vez que veo Hospital Central, un clásico de la parrilla.

Es una de mis favoritas, pero a veces pasan cosas que no logro explicarme. ¡Qué manera de atraer las desgracias! De hecho, no creo que exista un médico que quisiera trabajar allí. Repasemos los casos más trágicos y algunos daños colaterales:

Me dolió especialmente el caso de Lola, la encantadora médico que había conseguido terminar su residencia con éxito y había obtenido plaza en el Central. De repente, un cáncer fulminante y fuera. Duró dos capítulos más y dejó a Rai destrozado, que no levanta cabeza.

Javier, uno de los se habían salvado históricamente de las desgracias, acabó teniendo su pedacito de tarta y perdió una mano en un accidente de avión. No ha recuperado la movilidad, pero sí la extremidad. El día de su boda lo pasó curando heridos en un accidente.

– Atónito me deja el caso de Carlos, el psicólogo ‘buenrollero’. Tuvo un accidente y se quedó en una silla de ruedas. Por suerte se recuperó, pero ahora ha cortado con la novia y les han quitado el chaval que acogían. Atrae muchas desgracias, es muy gafe.

Vilches: mi favorito. Superó un tumor cerebral (ya creía que se lo cargaban) y, como no tuvo bastante, un par de temporadas después le metieron en la cárcel, donde conoció gente muy mala que acabó pegándole dos tiros. No lo mataron, pero quitaron el personaje.

La directora del hospital. No le caía bien a nadie y el personaje era soso. Además, tenía una hija adolescente que era un rato impertinente. Qué mejor que aprovechar el tiroteo en el que hieren a Vilches para fulminarla. Ni siquiera tuvo una despedida traumática.

Macarena: uno de los personajes más guays de la serie que jugó a dos bandas con Esther y Vero. Se había librado históricamente y eso, en esta serie, no era justo. Ahora tiene esclerosis múltiple y parece que pintan bastos. No era bastante y le han puesto a Javier por encima.

El personaje de Fran Perea. Duró tan poco que no recuerdo el nombre. El caso es que salía hasta en la canción de la serie (pero esta vez no la cantaba él), pero de repente se convirtió en un ‘secuestrabebés’ y desapareció de la serie. Nunca más se supo nada de él.

Cruz. Ya de entrada se había muerto su hijo pequeño. Un buen trauma de aperitivo. Luego tuvo que hacer frente a todos los problemas de Rodolfo Vilches, los hijos de éste (uno de ellos bulímico) y su propia hija (todo amabilidad). El amor no duró y desapareció.

Rusti, el celador (también conocido como ‘El Chencho’ en la mítica ‘Farmacia de Guardia’). Era el cachondo del lugar y no se le recuerdan tragedias de sangre, pero hicieron de él un ludópata empedernido. Al final se montó una especie de hotel rural y se largó.

El padre de Javier. Fue llegar a la dirección del hospital y detectársele el mal de alzheimer que le obligó a dejar su trabajo. Nunca supe si era bueno o malo, lo mismo que me pasa con su hijo. Creo que de vez en cuando hablan de él por no hacerle el vacío.

El doctor Aimé. Uno de los casos más traumáticos. Justo cuando se reconcilió con su ex mujer, a la que ayudó a escapar de los malos tratos de un novio, tiene un accidente de coche en el que murieron tanto ella como la hija de ambos. Cuando remontaba, le montaron en un avión rumbo a Francia. Esperaba (sin alegría) un bebé con Claudia y lo ha perdido.

El doctor traumatizado. Entró ya con tragedias heredadas, ya que cuando su personaje empezó tenía miedo a operar porque se le murió un paciente hacía mucho tiempo por una negligencia. Su hijo está en la cárcel y hace poco que lo acuchillaron en un montín.

Guille. El heredero natural de Rusti. Es el hijo adoptado de Vilches, un delincuente juvenil reinsertado gracias al médico. Vio morir a su hermano mayor, un pieza de los buenos. Ahora ha tenido una hija de la que le quieren apartar. Vacilón y majete, pero con mala suerte.

¿Quiénes se salvan de la quema?

De momento se salvan Héctor (el entrañable doctor argentino), Esther (ahora le tocará sufrir lo de Maca), la neuróloga (que lo acaba de dejar con Aimé), los residentes (la resabiada y Waldo) y Teresa, aunque a esta última ya le han dado un par de avisos en forma de apendicitis y secuestro de autobús. También está por ahí el bueno de Jimeno (acaba de empezar como quien dice) y Vero, que se había librado de casi todo hasta que el otro día le pusieron una tijeras en el cuello (aviso).

Lo que yo haría (recomendaciones)

Si fuese médico, desde luego no trabajaría allí, pero como ciudadano de a pie tomaría una serie de precauciones extras, como no acercarme jamás a menos de cien metros del lugar en el que se encuentre un médico o Samur de ese hospital. ¿Por qué?

  • Si es un centro comercial, puede venirse abajo.
  • Si es un edificio, algo explota.
  • Si hay una pelea, pillas fijo.
  • Si estás en la carretera, para y bájate inmediatamente. Suelen ser accidentes en cadena.
  • Si estás las fiestas del pueblo, los fuegos artificiales o petardos irán directos hacia ti.
  • Si estás en cualquier bar o discoteca, la intoxicación (por la comida o el garrafón, respectivamente) es un valor seguro.
  • Si ya estás en el hospital y todo parece tranquilo, puede haber un escape radioactivo.

Ten en cuenta que, hagas lo que hagas, y estés donde estés, si hay un médico o tabajor del Central cerca, todo lo malo es posible. ¿Es que nada acaba bien en esta serie? Vale que es un hospital, pero tanto problema en el mismo entorno supera la realidad, y lo que es peor, te acojona un huevo. Que yo hay días que me cuesta coger el sueño de lo hipocondríaco que me pongo.

PD: Para ellos, ser gafe es algo bueno, ya que la ambulancia está siempre cerca. Por cierto, ¿me dejo alguno? Ah! Y mañana reponen el capítulo del avión, ¿o creíais que al final no lo echarían?

AÑADIDO del lector ‘las desgracias les persiguen’:

-A Raúl, si no recuerdo mal, se le murió la hermana dejando a su sobrino huérfano de madre y este sobrino entorpece la relación que tiene con la resabiada.

-Mónica: después de una relación tormentosa con el policia (que según recuerdo era de Al salir de clase), rompe su matrimonio con Javier y se empecina por ayudar a una prostituta yonki que le hacen mil put… (es la Trini, que le roba la casa y luego también se muere -añadido del becario-)

-El otro del Samur(el nuevo):creo que estaba en la cárcel y en el transcurso de botín le pegan un palizón.

-Alicia: tormentos varios de amores y el desprecio de los padres de Waldo (Faldo)

-Waldo (Faldo): se trinca a Alicia y acaba plantando a la que iba a ser su esposa.