Entradas etiquetadas como ‘castigo’

Humilla a su hija por hacer ‘sexting’: “Tengo 13 y pido fotos de penes”

humillacion_p

Una adolescente de 13 años fue obligada por su madre a sujetar un letrero en medio de la calle que decía: “Tengo 13 años y pido fotos de penes“. O-O

La impactante escena ocurrió en una avenida de la localidad californiana de Riverside (EE UU), y parece que tiene que ver con un duro escarmiento al descubrir la madre que la muchacha enviaba mensajes y fotos de contenido sexual (sexting) a través de su teléfono móvil. Lee el resto de la entrada »

Llama a la policía porque su madre lo obligó a irse a dormir

dan_davisEl ingenio de los niños nunca dejará de sorprenderme. Sus pequeñas cabecitas guardan una serie infinita de curiosas ocurrencias que dejarían a Daniel el Travieso como un simple aficionado. El protagonista del relato de hoy, Dan Davis, encajaría perfectamente en el citado perfil. Este chico de 10 años, residente en Brockton, Massachusetts, lleva fatal lo de acostarse pronto cuando está de vacaciones. Por eso, cuando a eso de las ocho de la tarde, su madre le ordenó por enésima vez que se fuera a la cama, el chaval, que debe tener más agallas que un tiburón, no se dejó amedrentar por las amenazas y pasó al ataque. Sin pestañear, soltó una frase que firmaría el protagonista de ‘Solo en casa‘: “Si no me dejas un rato más, llamo a la policía“.

A la mamá se le debió quedar la cara como un poema. Pero lejos de arrugarse, respondió categóricamente: “Pues hazlo. Dicho y hecho. Dan se escondió en su cuarto, y bajo el abrigo de las mantas, llamó sin dudarlo al teléfono de emergencias. Eso sí, el pobre infante fue incapaz de articular una palabra: el miedo al castigo lo debió bloquear. Sin buscarlo, el daño ya estaba hecho.

Según publica la NBC, la historia hubiera quedado en una simple travesura, si la policía de Brockton no tuviera la orden expresa de acudir al lugar desde que se realice cualquier llamada sospechosa. Así, poco tiempo después de que el chico colgara el teléfono, dos agentes se presentaron en su casa, y el resultado ya os lo podéis imaginar: reprimenda de la autoridad y dos semanas de castigo sin salir a jugar al parque.