Entradas etiquetadas como ‘aguila roja’

Cinco vídeos virales que no te puedes perder

Os lo prometí y me sentía en deuda: se acabó el sufrimiento, vamos a sonreír un poquito que nos lo tenemos merecido. Al fin y al cabo, el fin de semana está a la vuelta de la esquina y es momento de hacer planes. Os propongo una idea: intentad reservar un día de la semana para quedar con un amigo o amiga con quien os partáis de risa. Intentad acabar la semana con agujetas en las mandíbulas de reír a carcajadas. ¿Os apetece? Bueno, mientras lo pensáis os traigo cinco vídeos que están triunfando más que Dean en la primera temporada de Sobrenatural (Supernatural para los amigos). Voy al lío, que luego me regañáis:

1. Una de superhéroes

No sé vosotros, pero yo siempre que veo series y películas como Águila Roja pienso… “¿cómo es posible que el héroe siempre llegue a tiempo? ¿Qué pacto tiene con el diablo para que el caballo pase a recogerle? ¿Por qué nunca salen las cosas mal?”. Pues los chicos de BirdBoxStudios se ve que también lo han pensado y lo han plasmado en dibujos. Esto es lo que pasa cuando el héroe no llega a tiempo.

2. Cosas de los años 90

Ya me conocéis, soy un romántico de los años 90. Las canicas, Bola de dragón, llamar a la radio para pedir una canción… todas esas cosas me han marcado. Por eso cuando veo un vídeo como el de alltime10s que os traigo, me pongo nostálgico. La música es infernal, pero no me digáis que no cumplís gran parte de esa decena de cosas: Tamagotchi, Power Rangers, las Spice Girls, Sonic y Mario, peluches, Pokemon, las conexiones a Internet lentísimas (o el walkman, o el VHS), el amor desmedido por Pamela Anderson, la pasión por Jurassic Park y la absoluta devoción por El príncipe de Bel-Air. Aysssss… ¡éramos tan jóvenes!

3. Una persecución

Este vídeo es más sencillito, pero también tiene su encanto. ¿Habéis oído alguna vez eso de que los animales no te ven en los acuarios de los zoológicos? Pues no sé si ocurrirá en alguno, pero en el de Philadelphia desde luego que no. Ahí es donde podemos ver esta persecución de varias nutrias a una chiquilla.

4. La voz

El vídeo no es en sí gracioso, es más bien conmovedor. Desde Susan Boyle no se había visto un momento tan emotivo en un reality show musical. La protagonista se llama Rachael Leahcar, participa en la versión australiana de La Voz (en España el programa lo emitirá Telecinco), tiene 18 años y está ciega. Echad un vistazo a su versión de La Vie En Rose y deleitaos.

5. El silencio

Si Rachael Leahcar es lo mejor desde Susan Boyle, las chicas que escucharéis (si os atrevéis) a continuación, podríamos decir que son lo más raro desde Rebecca Black y su Friday. La canción se llama Hot problems (algo así como Problemas calientes) y va de dos chicas monas que cantar, lo que se dice cantar… no cantan. Se ve que mueven la boca, que hacen algo así como ruido, pero cantar no. Dicen por ahí que la canción es “horrible” y que aspira a ser “la peor de la historia”. Yo no diré tanto, pero como mínimo falta posproducción.

PD: Me podría haber guardado alguno para dedicarle un post entero, lo sé, pero me ha podido el ansia. Cuando encuentro una buena remesa de vídeos me veo en la obligación de compartirlo con vosotros.

‘Águila Roja’ contada a través de Twitter

BecConsejo: “Hay muchos canales. Elige bien”

Sabéis que me gusta Águila Roja. Aún sabiendo que no es fiel históricamente (ni lo pretende), aún sabiendo que no hablan como hablaban (menudo coñazo rollo sería), aún sabiendo que algunas cosas se podrían hacer mejor. Me gusta la serie y me entretiene, por eso el otro día, envueltos como estamos en la vida 2.0, me preguntaba cómo sería el aguilucho si, en lugar de la televisión, lo emitieran en Twitter.

Si sois habituales del blog habréis visto (y me habréis insultado) probablemente la precuela de Pulp Fiction a través de la red social. Si sois lectores esporádicos, quizás conozcáis El señor de los anillos narrado por Twitter, de Humorporhoras, que inspiró esta particular sección.

Es posible que si no seguís la serie os perdáis un poco, pero bueno, qué le vamos a hacer. Tal y como os comenté la otra vez, está escrito en orden cronológico; es decir, al contrario que en Twitter donde lo más reciente aparece más arriba, aquí lo más antiguo aparece en la parte superior.

PD: Os dejo la entrevista que le hice a Elisa Mouliáa hace unos meses… (momento autobombo off)

¿Era el final previsto para ‘Águila Roja’?

BecConsejo: “Que no te ciegue el éxito”

Llevo dándole vueltas desde que acabó (con un éxito incontestable) la tercera temporada de Águila Roja: ¿ése era el final esperado para la temporada? Me da que no… pero os explico el por qué.

La serie recibió críticas en su estreno, pero aquello ya parece olvidado después de todos los récords y premios que ha cosechado. A mí me gusta, ya lo sabéis, y mi mayor temor a estas alturas es que se aserranice. Me explico: que la audiencia y el reconocimiento les lleve a alargar la historia más de lo necesario y que todo termine siendo un sueño de Sátur.

Lo digo después de ver que terminan la tercera temporada después de siete capítulos, al contrario de los trece o catorce que componían cada una de las dos anteriores. Es una de las diez razones por la que creo que el final de temporada fue improvisado.

¿Por qué fue precipitado el final?

  1. Porque, como ya dije, la temporada está compuesta de siete capítulos y no de catorce.
  2. Porque el gran descubrimiento del final de temporada (que Agustín puteaba hacía la puñeta a la madre de Gonzalo y que vivían en un castillo) es mucho más flojo que el de las temporadas anteriores (que Gonzalo y Hernán eran hermanos -en la primera- y que Irene era hermana de ambos -en la segunda-).
  3. Porque anunciaron para la tercera temporada a Manuela Velasco y Mónica Cruz y por poco no sale ninguna. Manuela ha estado dos capítulos, pero de Mónica… ni rastro.
  4. Porque el rodaje de la película habrá frenado la grabación de nuevos capítulos.
  5. Porque Gran Hermano no es rival, pero las cifras sin el reality pueden ser de escándalo.
  6. Porque series como Battlestar Galactica han demostrado que no pierden fuerza aunque una misma temporada la partan en dos haciendo un falso final de temporada.
  7. Porque es más fácil que la gente dé la espalda a Cuéntame (la serie que sustituye a Águila Roja), que al aguilucho.
  8. Porque este parón puede ser un buen momento para promocionar la película y los juegos.
  9. Porque Catalina dijo en una entrevista que, en esta temporada, Alonso seguiría los pasos de su padre… y eso aún está por ver.
  10. (Corregido tras el aviso de Elisa) Porque es una serie cara y hay que rentabilizar los capítulos al máximo.

PD: Que alguien le diga a Catalina que Floro está muerto, por Dios y por la Virgen.

Los problemas de ‘Águila Roja’

BecConsejo: “Si funciona, no lo toques”

Sabéis de sobra que me gusta (y mucho) Águila Roja, por eso cuando leía esta semana lo que dice el jefe de todo (no, no es Jorge Hevia) Daniel Écija, me quedé a cuadros. Dice Écija que Águila Roja no es rentable, y culpa a la TDT. Todo eso lo dice mientras anuncia a bombo y platillo que el año que viene habrá películas de la serie, mientras hay un juego on line de la misma y mientras hacen fichajes de lujo.

Es decir, tiene una audiencia del copón, no paran de hacer proyectos derivados y aún así la cosa no es rentable. ¿Qué falla? Pues bueno, al margen de la falta de publicidad en TVE, o de que alguien esté trincando más de la cuenta en la productora… yo apunto a una variante: los fichajes.

Águila Roja empezó siendo una apuesta por lo diferente y ahí radicó gran parte de su éxito. Miryam Gallego (Al salir de clase, Periodistas) y Francis Lorenzo (Médico de familia, Compañeros) eran las caras más conocidas de un reparto en el que Inma Cuesta (Amar en tiempos revueltos), David Janer (Compañeros) y Javier Gutiérrez (Los Serrano) sorprendían con los papeles más importantes de sus vidas. Nace como una serie orquestal, con el peso muy repartido, sin estrellas de relumbrón, pero con gente muy currante.

En ésas ficharon además a Elisa Mouliaá, una actriz joven que cumplió con creces las expectativas. Entonces, cuando Águila Roja se convierte en una serie de referencia, alguien de arriba decide que es el momento de traer a estrellas para completar el elenco.

La genial idea es incorporar al equipo a Alberto San Juan, Mónica Cruz y Manuela Velasco, actores más conocidos y que (entiendo) cobrarán más que si apostaran por algunos de la mal llamada segunda fila (que muchas veces está antes incluso que la primera).

Ojo, que no tengo nada en contra de ninguno de los tres actores. A Alberto San Juan lo conocí cuando vino a la redacción y, aunque tampoco es la alegría de la huerta, como actor siempre me ha gustado. A Mónica Cruz no tengo el gusto de conocerla, pero la gente me ha hablado bastante bien de ella. Manuela Velasco también nos visitó y demostró ser un encanto (y no sólo lo digo yo…).

No obstante, parece ilógico hacer grandes desembolsos en un producto que, según los jefazos, no es rentable. ¿No sería mejor eso de nadar y guardar la ropa? Vamos, que no me imagino a Florentino diciendo que el Madrid no es rentable porque se ha gastado una millonada en Kaká y Ronaldo.

Me da a mí que hay más mentira que verdad en todo esto y que no deja de ser una excusa para hablar de la serie, ahora que están descansando.

PD: Daniel, de verdad, no hace falta. La serie es buena y los actores también. Ellos se bastan para conseguir el éxito, hazme caso.

PD2: No puedo quitarme de la cabeza esta canción…

Hoy hace un año…

El golpe de suerte es que no te pillen

Obama y los patos

Una becaria en ‘Interviú’

– Envía el post:

Bookmark                             and Share

Elisa Mouliaá: “Ver TVE sin publicidad es un gustazo”

Tiene sólo 21 años y uno de los rostros más hermosos de la televisión. Elisa Mouliaá es la recatada Irene en Águila Roja, donde interpreta su primer personaje fijo. Su pareja, el también actor Jonás Berami, es una de las estrellas de El Internado.

Elisa es un encanto de mujer y poco a poco se está haciendo un hueco en nuestra tele. Y yo que lo agradezco, porque da gusto encontrar a gente humilde, tan profesional en lo suyo y tan agradable con pesados como yo.

– Es tu primer personaje fijo. ¿Cómo te sientes?

Sobre todo me siento muy agradecida por la oportunidad que se me ha brindado. Creo que es algo que tengo que aprovechar al máximo, aprender de todo y de todos, ya no sólo a nivel de interpretación, sino a nivel de compañerismo, ritmo de trabajo y de energía que hay de poner día a día para que todo salga bien. Realmente admiro a las personas implicadas al 100% en esto.

– Dijiste de la Marquesa que su papel era lo más interesante de Águila Roja y compartes muchas escenas con ella. ¿Cómo es tu relación con Myriam?

Creo que la Marquesa es el papel más interesante y admiro la capacidad de trabajo que tiene Myriam. Sé que a mí se me queda muy grande y por eso cada secuencia que compartimos me sirve de ejemplo y aprendizaje.

Me sorprendió conocerla y que fuera tan diferente en la realidad, creo que es una persona cálida, afectuosa y divertida y por ello hay que premiar el esfuerzo que le ha llevado a crear o a “jugar”, como ella dice, ese papel.

– Irene es muy recatada… hasta que conoce a la Marquesa. ¿Está siendo una mala influencia o le ha hecho abrir los ojos?

Irene ha vivido todo su vida en un convento, consagrando su vida a los principios religiosos. Por eso es una niña que siente mucho por dentro pero lo expresa poco por fuera.

Al quedar en manos de la Marquesa, comienza a ver el mundo tal cual es, con sus lugares hostiles y peligrosos y con las personas que traman y piensan y a veces no obran bien. Pero ella es ingenua y curiosa, y no sólo no siente rechazo por ningún desfavorecido, si no que además comete los mismos errores que cualquier persona que está creciendo, como enamorarse ciegamente de la persona equivocada.

– Decía Myriam que “En los desnudos cierro los ojos, respiro y me tiro a la piscina”. A ti te tocó una escena en la bañera al poco de llegar, ¿cómo te fue?

Creo que en Águila Roja los desnudos están tratados con sumo respeto. Nunca harían algo de forma sucia y desenfadada sin ningún propósito, en este caso el desnudo está justificado por la presencia del Comisario, el cual llegado a ese punto se plantea su casamiento con Irene.

¿Se llegaría a hacer la misma pregunta, si no hubiera ocurrido ese descuido? ¿O la seguiría viendo como una niña intocable, de unos 12 años? En esa época las mujeres se casaban a partir de los 15 años.

Además, en Águila se encargan de que el personaje tenga numerosos registros, secuencias y trama para completar al personaje.

– ¿Qué es lo más divertido de los rodajes de Águila Roja?

Jejeje… para mí lo más divertido es estar realmente como en un juego a los 7 años, disfrazada con esos trajes, sin cuestionarme si lo que está pasando es cierto o no.

El equipo también es muy divertido, y es curioso ver cómo se combina la profesionalidad y el buen humor.

– ¿Y lo peor?

La dificultad de algunas secuencias, que a veces requieren cosas prácticamente imposibles: tarántulas, vestidos empapados, lagos con características que no existen, castillos en los que sólo puedes tomar ciertos planos, secuencias en las que el clima varía cada dos minutos (sol, lluvia, nieve, frío…), jejejeje. Aún así, creo que eso forma parte también de la aventura y hace que crezca mucho en calidad.

– Además de Águila, ¿qué más series y programas te gustan en televisión?

Pues me gusta mucho Españoles por el mundo, Callejeros, Buenafuente, Cuéntame como pasó, y lo reconozco… me gusta Fama. En cuanto a series internacionales, me encantan Perdidos y Cómo conocí a vuestra madre.

– ¿Cómo se lleva eso de que tu pareja también sea acotr?

Jeje. Pues es una locura tener a una persona igual de loca que tú a tu lado. Las paranoias que nos montamos a veces son muy graciosas, pero por lo general nos ayudamos con las secuencias que tenemos que preparar y si hay que cumplir con algo nos ayudamos mutuamente. La verdad que es un gusto tener a alguien que comparte tus mismos intereses.

– ¿Y la carrera de psicología cómo va?

Pues la verdad es que es una carrera que me apasiona, la hago a distancia, con lo cual es algo que me gusta llevar a mi ritmo, lento pero disfrutándolo mientras me formo como actriz. Es una motivación más que creo que me puede mover también en un futuro.

– Volviendo a la tele… ¿Qué te parece la nueva TVE sin publicidad?

¡Un gustazo! sobre todo poder ver una película o una serie como si estuviera en el cine. Es algo inédito que, como se está comprobando, funciona.

– Sábado por la noche. ¿Qué plan prefieres: manta, sofá y película o cena fuera y discoteca?

Pues por lo general alterno los días del fin de semana, si el viernes salgo y lo doy todo, el sábado me encanta ver pelis o ir al teatro, o como mucho tomarme algo tranquilita… si el viernes me he quedado en casa, lo hago al revés 🙂

– ¿Cuáles son tus hobbies?

Me gusta mucho el campo, los niños, la música electrónica, el indie, y el rock. La playa y el verano. América latina… tocar la guitarra de vez en cuando, jeje ¡¡aunque lo hago fatal! Y viajar cuando puedo 🙂

– Imagino que ahora te paran por la calle. ¿Ya notas el peso de la fama?

Jejeje… ¡¡No!! Me da igual, no creo que sea nada ni nadie importante. Nada ha cambiado mi vida y sigo siendo la misma… aunque por supuesto estoy disfrutando al máximo este momento, intentando regalar esta sonrisa interior a los que quiero.

El Becario | Promociona también tu página

PD: ¡Esta noche, a ver Águila Roja todo el mundo!

FE DE ERRATAS: Jonás Berami no trabaja en Águila Roja tal y como yo dije, sino en El Internado.

Hoy hace un año

Se le fue la mano en directo

Tiene pelos de 25 centímetros en las orejas

– Envía el post:

Bookmark and Share

‘Los Protegidos’ y ‘Águila roja’, la noche y el día

Águila Roja ha conseguido superar en audiencia al todo poderoso Gran Hermano (que tan bien os cuenta mi amigo Gus Hernández).

Los Protegidos, por su parte, tuvo un exitoso estreno en Antena 3 y sus dos capítulos (esta noche emiten el tercero) han gozado también de un buen número de telespectadores.

Ambas series son españolas, ambiciosas y de éxito, pero ahí acaban sus parecidos. Una de ellas intenta diferenciarse satisfactoriamente de lo que suelen ser las series españolas, la otra lo intenta con más pena que gloria. ¿Adivináis cuál es cuál?

‘Águila Roja’, una apuesta por lo diferente

El contexto histórico es una mera excusa, a cada dos por tres hay un torso desnudo, está llena de chascarrillos… vale, es una serie española, pero a veces no lo parece.

Además, David Janer, Francis Lorenzo, Inma Cuesta y Myriam Gallego completan un reparto bien majo. Los personajes están logrados e incluso con los secundarios se nota que han sido elecciones muy cuidadas.

Águila Roja tiene mérito, sobre todo si tenemos en cuenta que cada capítulo dura 80 minutos (ahora sin publicidad no puede uno ni ir al baño), pero no se hace largo. La trama no siempre transcurre por los derroteros esperados y esa capacidad de sorpresa se agradece, porque no suele ser habitual en las series nacionales.

‘Los Protegidos’, buena idea pero mala ejecución

Os confieso que cuando leí la trama de Los Protegidos me alegré. Una alegría cauta, porque la felicidad ante lo que podía ser una serie diferente estaba atenazada por el temor a cagarla.

Y ocurrió. Ocurrió que una serie de niños con poderes paranormales, al más puro estilo Héroes, acabó siendo una versión de Médico de familia en la que Chechu mueve cosas, María hace chispas, Anita lee el pensamiento y el primo Alberto se hace invisible.

Me da lástima por Antonio Garrido, que es un crack (Los simuladores era una gran apuesta por hacer algo distinto, pero a la gente no le terminó de enganchar). El problema es que queremos hacer series para toda la familia y que funcionen, por eso hacemos Médico de familia mezclándolo con Compañeros y cambiando el nombre.

Vi los dos primeros capítulos esperando que me sorprendiera, pero no fue así. Los Protegidos podrá triunfar o no, pero viene a ser una serie como muchas que ya hemos visto.

PD: Hoy más que nunca quiero saber qué pensáis al respecto.

PD2: Por cierto, menudo fiasco el programa de 21 días haciendo porno de Samanta Villar. Quizás debería haber visto Vente a Las Vegas, nena antes de querer hablar de algo así.

PD3: Ahora que hablamos de series aprovecho para recomendaros una revista digital de “series, películas, curiosidades y mucho más”, idea de Alberto, un crack. Merece la pena echarle un vistazo (“la idea es ser una revista 2.0, me cuenta).

Hoy hace un año…

Un cumpleaños malo, malo, malo

La historia del gafapasta y la rubilla

– Envía el post:

Bookmark and Share

‘Águila Roja’ no necesita tanto escote

Lo pienso todos los jueves desde hace seis. Me gusta Águila Roja, de TVE, en parte porque no me la tomo como una serie histórica (no pretende serlo, según dicen), sino que me imagino que es ciencia ficción y todo sucede en un mundo irreal.

Por eso no me pone nervioso que el otro día inventaran la fregona, que el hijo del dentista lleve gafas y todos esos gazapos que entretienen a los más críticos.

Lo que no termino de entender es ese empeño en demostrar que la serie es española. A mi juicio está bien grabada, la trama es lo suficientemente entretenida como para evitar que cambie de canal y los actores son bastante buenos (todo esto lo digo después de haber visto un rato de HKM y 18… me matan :S).

Cuando digo que se esfuerzan en demostrar su españolía es porque, a cada dos por tres, están sacando escotes (cuando no desnudos, como el otro día en el capítulo 6). La que sale peor parada en este aspecto es la mujer del posadero, Erika Sanz, ex SMS, ex Un paso adelante, ex Vídeo del millón de euros… que en todas sus escenas enseña carne.

No me disgusta la chica (es la del centro), tanto física como interpretativamente hablando, por eso creo que la pobre no tiene por qué salir tan escotada en todas las escenas.

La serie es lo bastante entretenida (no realista, entretenida digo) como para no tener que recurrir a esto.

PD: Al menos, tuvieron un detalle con el público femenino y, a las primeras de cambio, desnudaron a Satur y Gonzalo.

Envía el post:

http://www.wikio.es