BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Realiza un alunizaje con un tanque para robar una botella de vino

Un tanque de la era soviética. Un ruso desesperado por unos tragos de alcohol. Una tienda y varios coches destrozados. Parece una broma, pero el caballero que veréis subirse en el blindado (en uno de los vídeos que ilustra este post) acaba de inventar el alunizaje más bizarro de la historia. ¡¡¡Mi héroe, mi héroe!!!

Unos minutos antes robó el ‘juguete demoledor’ de una instalación militar. Apartó por las bravas todos los coches que se interponían en su camino y se empotró contra el escaparate de una tienda de licores. ¡¡¡Que alguien me detenga!!!

Tranquilamente se bajó del blindado, robó una botella de vino y ante la imposibilidad de volver a maniobrar, abandonó el blindado ahí mismo. Por lo menos podía haberlo dejado bien aparcado y con el tique de estacionamiento en hora. 😉

Mr. Tank fue detenido por la policía poco después . No opuso resistencia y los agentes comprobaron que llevaba una borrachera de proporciones casi bíblicas. Ahora pasará unos cuantos días de resaca entre rejas a la espera de juicio.

PD. De regalo os dejos otras historias donde el alcohol también fue protagonista.

El intento de evitar un control de alcoholemia más ridículo de la historia

Un testigo grabó con su móvil una de las escenas más grotescas que he visto en mi corta carrera como ‘juntaletras’ porque periodista es mucho decir. Un mono martilleando un teclado tiene más de atracción circense que ganador de un Pulitzer. Aunque nunca se sabe. 😉

La pieza, que ha corrido como la espuma en redes sociales, recoge el momento en el que un policía para a un caballero en medio de la calle para intentar realizarle un control de alcoholemia. Me imagino que el agente habría detectado que el hombre tenía unos claros síntomas de intoxicación etílica. Lee el resto de la entrada »

Un loro bocazas delata a su dueño en un control de alcoholemia

Una noche de juerga y descontrol etílico le ha salido muy caro a Guillermo Reyes, un mexicano de 49 años que fue traicionado por su mascota: un loro con la lengua muy larga.

(Foto: DP de Ciudad de México)

(Foto: DP de Ciudad de México)

Después de varias horas dándole al ‘alpiste’ como si no hubiera día siguiente, el señor Reyes se quedó sin suministros. Sin importarle lo más mínimo la seguridad del resto de conductores, cogió su coche y se dirigió a la tienda de licores más cercana. Eso sí, no se olvidó de su ave (con problemas de estrés si se queda sola) y situó cuidadosamente la jaula del pájaro en el asiento trasero.

Tras recorrer unas pocas manzanas, se dio de bruces con un control de alcoholemia. ¡Horror! Debió de pensar Don Guillermo. ¿Y ahora qué hago? El iluso intentó guardar la compostura ante los agentes y pareció que casi los tenía convencidos. Pero en ese momento llegó la hora del ‘chivato alado’, que sin compasión comenzó a decir: “¡Está borracho, está borracho!” Lo habían dejado con el culo al aire. Lee el resto de la entrada »

Lo detienen por conducir borracho y ocho horas después repite la jugada

Un estadounidense, de 71 años, fue arrestado dos veces en un mismo día por conducir con una borrachera sin fecha de caducidad. Como el anuncio: “¡A mí me daban dos!”

El caballero, que responde al nombre de Richard Haskell, fue detenido por una agente cuando lo encontró dormido en su automóvil con una botella entre las piernas, publicó un diario local. Lee el resto de la entrada »

Una ardilla borracha causa destrozos en un bar por valor de 450 euros

squirrel_drunkAunque parezca un chiste este suceso es “verdad verdadera“, como decía esa famosa publicidad. A un congénere de Alvin se le fue un poquito la mano con el alcohol y la lío parda.

Los hechos sucedieron en Worcestershire, Inglaterra, cuando el dueño del pub Honeybourne Railway Club abrió su negocio y encontró sobre la barra de su establecimiento cerveza derramada y varias botellas rotas.

Todo indicaba que alguien había entrado a robar y además se había corrido una juerga. Pero al revisar la caja registradora y ver que estaba todo intacto, algo no cuadraba. Hasta que entre las mesas y las sillas del comedor observó a una ardilla tambaleándose con una melopea de marca mayor. Lee el resto de la entrada »

(Foto: ATLAS / francastillo)

Los comentarios están cerrados.