Al mando de la tele Al mando de la tele

"La televisión es una hija del cine que le ha salido disipada y de malas costumbres". Ramón J. Sender

No creo a Belén Esteban

 

Belén Esteban y su representante Toño Sanchís (GTRES).

Belén Esteban y su representante Toño Sanchís (GTRES).

Si Belén Esteban apareciera en Telecinco diciendo que ha comprado un litro de leche y enseñara la factura, el extracto de la tarjeta y un vídeo en el que se la viera haciéndolo, no la creería.

Para mí tiene una cantidad de credibilidad igual a cero. ¿Se han dado cuenta de que cada vez que se deja de oír hablar de ella le ocurre un drama? ¿La vida de esta mujer la escriben los guionistas de un culebrón cuando están de mala leche o qué?

Por eso no me creo su último gran problema, ese que recalca una vez más que es una víctima. Porque Belén Esteban no es la princesa del pueblo, es la víctima del pueblo. Por algún motivo (y pasa también en Gran hermano) la gente se pone automáticamente del lado del que (hace ver como que) sufre.

No, no parece haber el mismo movimiento con la gente que de verdad sufre: desahuciados, familias sin recursos, refugiados… Pero si aparece Belén Esteban diciendo que se ha separado de su representante y que no sabe dónde está su (mucho) dinero, las lágrimas corren por doquier.

¿Será porque los demás son víctimas aficionadas y ella es víctima profesional?

Omnipresencia Política

Pablo Iglesias, en 'El Hormiguero' (Antena 3).

Pablo Iglesias, en ‘El Hormiguero’ (Antena 3).

Me levanté sudoroso. El despertador todavía reposaría tranquilo algunas horas más. En mitad de la noche comprobé que la televisión estaba apagada.

Pero los había visto con nitidez, los había oído. Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias… si el valor me hubiera acompañado, habría mirado debajo de la cama para comprobar que no estaban allí.

Y es que a pocas semanas de las elecciones es imposible poner la pequeña pantalla y que no esté uno de ellos intentando llenarla. De repente son las gentes más accesibles, más simpáticas y más colaboradoras que han visto los tiempos.

Si es usted el director de un programa de la tele y no ha ido un político aún, es usted un don nadie y su programa no vale la pena.

Fíjense bien… a los políticos se los puede ver incluso oteando la sabana junto a los leones en los documentales de La 2. Ahora tengo miedo de volver a dormir… y de poner la tele también.

¿Estarán ahí si abro un libro?

Las cadenas privadas no renunciaron a sus formatos banales. El público sí

Los terribles atentados de París del pasado viernes han dejado en España una resaca por las malas decisiones de la mayoría de cadenas privadas españolas. La mayoría optaron por no interrumpir sus programas de entretenimiento y en el mejor de los casos hicieron una breve pausa para mencionar los hechos.

¿Pensaron que no merecía la pena desperdiciar sus formatos de entretenimiento? ¿En términos de qué no merecía la pena? ¿Audiencia, interés?

Mientras en las otras cadenas se contaba la vida de famosetes de segunda o se veían sonrisas y canciones pegadizas, en el canal 24 Horas de TVE estaban informando de la masacre de París. El canal público registró un máximo de audiencia. La gente buscó esa información.

Las cadenas no renunciaron a sus formatos banales. El público sí. Lo fácil no siempre merece la pena.

Unos sanitarios evacuando a una de las personas heridas en la sala de fiestas Bataclan (GTRES).

Unos sanitarios evacuando a una de las personas heridas en la sala de fiestas Bataclan (GTRES).

Conflictos infinitos

Amador Mohedano y Rosa Benito, en 'Supervivientes' (TELECINCO)

Amador Mohedano y Rosa Benito, en ‘Supervivientes’ (TELECINCO)

Jesucristo habría tenido que darse por superado tras multiplicar los panes y los peces si le hubieran puesto Sálvame o Sálvame Deluxe. Porque el  bueno de Jesús no sería capaz como Telecinco lo es de sacar jugo y carne y entrañas de los mismos temas de forma ilimitada. Infinita.

No hablaré de Belén Esteban, que irá para 15 años que vende la misma historia una y otra vez, sino de Amador Mohedano y Rosa Benito. Si no les conocen,  o  se pierden nada.

Se trata de un matrimonio separado que cuenta sus intimidades una y otra vez aprovechando para regalarse mierda, humillarse y ponerse a parir  con milimétrica profesionalidad.

En medio, supuestos enfados de la cadena con ellos y de ellos con la cadena, en lo que es la versión televisiva y moderna del barbecho.

Lo sorprendente no es tanto que Telecinco exprima las cosas hasta más allá de lo imaginable, como que siga funcionando. Menos de lo que venden, pero con unos fans fieles. Adicciones televisivas, S. A.

Esfuerzos que agradecer

Una imagen de la serie Rabia (CUATRO)

Una imagen de la serie Rabia (CUATRO)

Se acaba de estrenar en Antena 3 Mar de plástico, una serie políciaca y de misterio ambientada en los invernaderos de Almería.

Es cierto que tiene todos los elementos que las series españolas incorporan ya como un dogma: amoríos, jóvenes de buen ver, maduritos y maduritas interesantes, etc.

Sin embargo, hay que reconocerle la buena factura y sobre todo el espíritu de hacer algo nuevo y a la vez local, sin complejos.

También se ha estrenado Rabia, en Cuatro. Es una historia preapocalíptica con virus terribles, humanos infectados y mucha acción. Igualmente es de agradecer el riesgo de salirse de la norma.

El riesgo de apostar por series que no son para toda la familia. Series que de venir de fuera contarían como mínimo con el beneficio de la duda. No hay peor prejuicio que el que se tiene sobre lo propio. Ellos hacen el esfuerzo, hagámoslo nosotros.

Águila… repetida

La Policía no es tonta. Bueno, excepto la de una pequeña villa en el Siglo de Oro que se inventa Águila Roja. Porque llevan ya medio millón de temporadas y aún no han avanzado nada. No han pillado a Águila Roja, que es que se le ve, leches, que dan ganas de chillar a la tele: “¡Es el maestro, el maestro, lecheeeeees!”. Ni el propio Águila Roja ha sido capaz de descubrir los misterios misteriosos que persigue, que solo por aburrimiento lo raro es que no hayan salido los misterios solos.

Y, la verdad, en lo amoroso tampoco es que esa villa sea Sodoma y Gomorra, porque aunque algún que otro achuchón ha habido, les cuesta más decidirse que mirando coches de segunda mano.

Y la acción
… pues, a ver, los primeros ochocientos malos de saldo muertos tenían su aquel, a lo masillas de los Power Rangers, pero se hace extraño que no se hayan acabado los esbirros.

guillermo campra, santiago molero , patrick criado , david janer , xabier elorriaga , francis lorenzo , elisa mouliaa , pepa aniorte , eliana sanchez y miryam gallego

Guillermo Campra, Santiago Molero, Patrick Criado, David Janer, Xabier Elorriaga, Francis Lorenzo, Elisa Mouliaa, Pepa Aniorte, Eliana Sánchez y Miryam Gallego.

Cambios hacia el bochorno

El programa Cámbiame es uno de los peores formatos que se han hecho en España en los últimos años. Y lo es porque no tiene fondo, sino sólo superficie. Una superficie absurda y acomplejante.

Personas que necesitan de todo menos que les cambies de atuendo acuden allí con desesperación, para que tres personas tan superficiales como su pretenciosa ropa decidan si les conceden la gracia del disfraz, de la fama efímera, del vestido de seda que no oculta a la mona.

¿Eres un zombie devorador de modas cuyo único foco está en buscar la aceptación de los demás por lo que llevas puesto? Eres válido.

¿Llevas la vestimenta que te da la gana? Necesitas ser cambiado.

Pero no cambian a nadie, sólo uniforman, enrasan, incluyen brevemente en la banalidad.

Ellos necesitan el cambio, no tú.

A PRESENTADORA Y ACTRIZ MARTA TORNE, CRISTINA RODRIGUEZ, PELAYO DIAZ Y MARTA FERVIU DURANTE LA PRESENTACION DEL PROGRAMA " CAMBIAME "

LA presentadora Marta Torné con Cristina Rodríguez, Pelayo Díaz y Marta Ferviú en la presentación del programa. (GTRES)

Amores vendidos

Isabel Pantoja sale de la cárcel cuatro días con un permiso. Coincide con una gala de Supervivientes, donde concursa su hija. Telecinco quiere a toda costa que Pantoja entre en directo para hablar con Chabelita. Pero no ocurre. Ni siquiera con el chantaje emocional que hace el programa durante su gala.

Pero ¿saben qué? si tuviera que apostar, diría que acabará pasando. Eso, o algo parecido. Porque la relación de la familia Pantoja con Telecinco es el colmo de la hipocresía, del orgullo vendido, del te quiero, pero te mato.

Nunca llegará el día en que un Pantoja, previamente vapuleado en Telecinco, no acepte entrar sonriendo en un plató si hay suficiente dinero, ni día en que Telecinco no haga una llamada y se baje los pantalones si hay suficiente audiencia

Chavelita y Raquel Sánchez Silva en el plató. (GTRES)

Chavelita y Raquel Sánchez Silva en el plató. (GTRES)

25 años de tele

Para los que vivimos aquello de cambiar de canal con botones en la tele pudiendo elegir solo entre dos fue toda una revolución: Antena 3 comenzaba emisiones. La primera tele privada, una opción que sabía a futuro y modernidad.

En Antena 3 hemos visto la historia del último cuarto de siglo y algunos de los programas y series más míticos y carismáticos.

Ahora, cuando es la hermana mayor de todo un grupo de cadenas, es una referencia de cómo hacer tele sin estridencias. Tuvo el valor de deshacerse del morbo y renunciar a esa audiencia fácil. Y el tino para suplir esa pérdida con ficción de calidad y formatos de calidad.

Y eso viene, si se me permite la apreciación, de un equipo humano que sabe comunicar sin recelo. Y de eso trata la tele: de comunicar.

Felipe VI y Matías Prats en la fiesta de aniversario. (GTRES)

Felipe VI y Matías Prats en la fiesta de aniversario. (GTRES)

 frank blanco , sara escudero , cristina pedroche, ana morgade , quique peinado , miki nadal. (GTRES)

Frank Blanco, Sara Escudero, Cristina Pedroche, Ana Morgade, Quique Peinado y Miki Nadal. (GTRES)

Águila hipnótica

Ha regresado. Esa historia hiperrealista llamada Águila Roja regresa a nuestras pantallas, con una mezcla de estilos y argumentos que mezcla lo mejor de Juego de Tronos, Matrix, Braveheart y La Vida de Brian. Porque ese es el secreto, de esta sexta temporada que comienza el miércoles y de las anteriores: no tener complejos.

Las reuniones de guión de Águila Roja deben ser como cuando llega Navidad y los niños se ponen a pedir. ¡Y explosiones como si fuera gratis la pólvora!, vale, lo metemos, ¡y sangre que salte y salpique!, hecho, ¡y alguna teta, que se vean tetas!, apuntado, ¡y chascarrillos a gogó y gente que haga mucha risa!, concedido…

No se han privado de nada. Es una serie en la que prima el entretenimiento, la hipnosis del espectador… y que salga el sol por Antequera.

Francis Lorenzo, Xabier Elorriaga y David Janer en la presentación de la séptima temporada. (GTRES)

Francis Lorenzo, Xabier Elorriaga y David Janer en la presentación de la séptima temporada. (GTRES)