BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

Límite verano de 2013

El debate a siete de los candidatos a la presidencia de la Generalitat ha dado una noticia: Artur Mas ha revelado que los partidos catalanes a favor de una nueva financiación para Catalunya, como ERC e ICV, acordaron dar de margen al President y al Gobierno español hasta “la primavera-verano de 2013” para cerrar un pacto fiscal con Madrid.

Con esto, Mas quería demostrar que fue a la reunión con Mariano Rajoy en la Moncloa con el objetivo de iniciar una negociación y no para darle un ultimátum al Estado español. Como ninguno de los partidos presentes en el debate y en esa reunión lo ha desmentido, se tiene que dar como cierta la revelación de Mas.

Otro punto importante es que el President fue a Madrid con el respaldo del 74% del Parlament, que es el porcentaje de los partidos que le dieron su apoyo en esa reunión para poder negociar el pacto fiscal con Rajoy hasta mediados de 2013. Lo que pasa es que no se llegó ni a Navidad, ya que el resultado de ese primer y único encuentro con el presidente español es sabido: la convocatoria de las elecciones catalanas tras agotarse las vías de negociación a las primeras de cambio.

En el debate de esta noche en TV3 se ha visto claramente cómo la postura de cada candidato se corresponde con el papel que les otorgan las últimas encuestas de cara al resultado del 25N. Así, Artur Mas ha actuado en todo momento como President más que como candidato, sin querer entrar en el cuerpo a cuerpo con el resto. Oriol Junqueras (y esto es especialmente interesante) se ha mostrado conciliador con Mas en la vía soberanista e incluso le ha echado un cable cuando más lo necesitaba. ¿Se dibuja así una ERC como primera fuerza de la oposición en el Parlament muy reforzada en las urnas y con el mandato de ayudar a Mas en su camino hacia el referéndum? Junqueras, profesor universitario y con experiencia como eurodiputado, se ha expresado de forma muy didáctica ante los televidentes y tampoco ha querido entrar al trapo en discusiones con otros candidatos.

Por su parte, PPC y PSC han estado un poco desubicados, enzarzados en luchas estériles entre ellos, mientras que Ciutadans ha aprovechado la noche para imponer su discurso alternativo dentro de las fuerzas más españolistas. Por su parte, Joan Herrera (ICV-EUiA) se ha mostrado muy combativo a la hora de atacar a Mas por los recortes. Ha ajercido de oposición al gobernante, como en el Parlament. Se puede decir que ha sido el único en conseguir un cara a cara real más o menos prolongado con el President. Y Alfons López Tena (SI) no ha aportado mucho más que su deseo de una Catalunya independiente.

Otra de las conclusiones es que, una vez más, el debate soberanista se ha impuesto al de los recortes. Si bien TV3 había dividido el programa en dos bloques, uno sobre la independencia y otro sobre las políticas sociales, tanto en el primero como en el segundo ha primado hablar de los pros y contras de un Estado propio catalán.

En resumen, lo que ha quedado “meridianamente claro”, como diría Rajoy, es que el llamado “expolio fiscal” que, según los independentistas, sufre Catalunya es la principal razón para un referéndum. Nada de cuestiones identitarias, sino, sobre todo, económicas.

El debate ha dado imágenes curiosas, como López Tena (SI) llegando a los estudios de TV3 de paquete en una moto o ver a Mas utilizando un boli BIC, que es de lo más común. La realización ha tenido varios errores notables, como las sombras en el cogote de Herrera que provocaba la mala iluminación del plató o un muy brusco movimiento de cámara en la última intervención de Junqueras. Y el moderador ha estado más bien ausente, lo que ha provocado algún que otro guirigall o olla de grillos.

Se han visto estrategias claras, como Ciutadans atacando al PPC y al PSC para arañarles esos votos que dicen los sondeos que les puede robar. Y a ICV atacando en tropel a CiU e incluso entonando el mea culpa por algunas malas políticas del Tripartito, como haber suprimido un tramo del Impuesto de Sucesiones.

El candidato del SI, Alfons López Tena, se ha esforzado a lo largo del debate en subrayar que el resto de candidatos hablaban de tocar el IVA, la política bancaria… y demás temas que no dependen directamente de la Generalitat, sino del Gobierno español. Y, así, para llegar a la conclusión que, si se quieren hacer políticas fiscales y sociales controlando todos esos temas de Estado, no queda más remedio que la independencia.

También ha llamado la atención que, excepto Ciutadans y Iniciativa, nadie ha puesto sobre la mesa el tema de la corrupción. Sí que se ha hablado de regeneración política, transparencia e incluso de una nueva ley electoral, mérito que se debe otorgar a los movimientos sociales que están en la calle y que son los que también han conseguido marcar el debate electoral.

Sea como sea, si bien había margen hasta verano de 2013 para negociar un pacto fiscal con Madrid y no duró más allá de una reunión en la Moncloa, lo que sí que está claro es que parece dibujarse en el horizonte un Parlament mayoritariamente a favor de un referéndum.

Y, eso, a partir del 25N supondrá otro reto no solo para los partidos catalanes, sino para todo el Estado español. La pregunta es si esta vez la negociación durará solo un par de horas o si, realmente, habrá más margen para llegar a algún tipo de entendimiento. Si no, la hoja de ruta está clara: aprobar una ley catalana de consultas y, si España la frena, recurrir a la legislación internacional. Todo dependerá de los votos de este próximo domingo.

En un momento del debate, Pere Navarro (PSC), se ha mostrado convencido que Madrid aceptaría un refréndum en Catalunya como el de Escocia. Incluso ha ofrecido a Mas ir juntos a la capital de España para negociar un pacto federal. Pero Alicia Sánchez-Camacho (PPC) le ha soltado casi de inmediato aquello de si sabía de qué estaba hablando. O sea, que se acerca un nuevo choque de trenes en las relaciones Catalunya-España y, dependiendo de cómo quede configurado el Parlament, quizás esto ya no se arregla con un pacto fiscal. Al menos esa es una de las conclusiones del debate de esta noche.

De hecho, Mas ha instado a PP y PSOE a pactar “una solución alternativa” para Catalunya, como queriendo dejar en el tejado de estos dos partidos la pelota que puede evitar una secesión catalana.

4 comentarios

  1. Dice ser Julian Martinez

    Yo, no termino de entender como a este separatista catalán y algunos mas de esa panda, no los aplican la ley, y los meten en la cárcel, y una familia trabajadora que no tiene para comer por falta de trabajo, robándoles todos sus derechos humanos y los tiran a la calle de su propia casa.

    Hipócritas, políticos ladrones, sois todos los mismo bandidos!!

    19 Noviembre 2012 | 3:14

  2. Érase una vez, en un país muy democrático, que había una comunidad con solera, una comunidad especial, más especial que el resto de las comunidades.

    Por azares del destino, los políticos que representaban a esa comunidad, con una población no mucho mayor del 5% de la población del país, eran la llave de la gobernabilidad.

    Gracias a ese hecho, iban consiguiendo prebendas año tras año, en forma de concesiones. Año tras año fueron consiguiendo mayor autonomía. Hasta que llegó un momento en que ya no había nada que darles.

    Entonces apareció un político pequeño, iluminado, egoísta, insolidario, con ganas de aparecer en los libros de historial, que puso al gobierno central entre la espada y la pared. O me das el control de las perras o me independizo.

    No sabemos cuál será el final del cuento, pero creo y espero que el papel de este político pequeño en la historia de España sea la de una ambición truncada, la de un castañazo en toda regla contra la pared.

    19 Noviembre 2012 | 13:20

  3. Dice ser Ibéricos

    La residencia para extranjeros que compren viviendas, esto será bueno para los catalanes. Así uno Mas, para la independencia y otro catalán hablante. Lo peor que no se sentiría a gusto porque debería comprender catalán. Españoles con orgullo .Residencia solo los que les guste y quieren integrarse sin prisa pero sin pausa. Nada de política, para un pueblo que vive en una península con raíces y cultura de siglos. Ahora resulta que una región quiere ganar el poder de Reinado de Aragón, para hacer una isla incompleta. La gente y sus problemas cotidianos no son los importantes, solo el poder de gobernar en libertad de pensamientos de la secta del señor Mas.

    19 Noviembre 2012 | 17:53

Los comentarios están cerrados.