Viajero, periodista y emprendedor adquirido. Apasionado de Internet y volcado en el viaje más intenso que jamás había pensado: minube.com

Entradas etiquetadas como ‘World Peace Pagoda’

Pokhara, Nepal: Un día me desperté en la cima del mundo

Ya os he comentado que la idea de este blog es que sea también un escaparate para mis amigos viajeros. Tengo la suerte de tener muchos. Hoy os voy a presentar a Juan Carlos Milena, amigo, compañero, periodista, escudero, viajero, sherpa (sí, de los que te echan un cable siempre, aunque no puedan más con su propio cuerpo) y de esas personas a las que no se le dice la palabra “gracias” tantas veces como merece. Y hoy, nos va a contar su experiencia en la cordillera del Himalaya, concretamente en la ciudad de Pokhara, en Nepal.

Os dejo con sus textos.

Un día me desperté en la cima del mundo… Bueno, en realidad, apenas veía la cumbre del Annapurna entre la niebla, pero después de tantos días de viaje, de tantos momentos en los que estuvimos a punto de tirar la mochila, fue una sensación de las que se recuerdan siempre. Eran las cinco de la mañana, en una habitación en la planta superior del hotel donde se suelen hospedar los trabajadores de la ONU, y donde habíamos llegado después de pelear con cucarachas, cortes de luz, mosquitos, agua fría y ampollas en los pies. Apenas duró la visión 10 minutos, pero mereció la pena. ¿Cómo acabamos allí? Pues la cosa empezó en Nueva Delhi…

Refugio Anapurna santuary Pokhara 367899
Refugio Anapurna santuaryMinube.com

Foto de Josep Terradas.

La idea inicial del viaje era un tour mochilero por el Rajasthan, zona más que explotada por el turismo occidental en la India. La idea era recorrer Delhi, Agra,  ver el Taj Mahal, Pushkar, Jaipur, … Fuimos completando el circuito, pero nos pasamos de velocidad. La India es un sitio mágico, con muchos rincones que visitar, muchas anéctodas que contar en cientos de posts, pero si te lo tomas de golpe te produce la misma sensación que un té hirviendo. Y a nosotros nos pasó. De los 21 días previstos lo redujimos a 14 y finalmente acabamos en Nepal, empezando por Katmandú, donde contratamos una agencia local que nos apañó (no se puede decir gestionar a eso, jeje) un viaje a Pokhara para hacer un “trecking” por el Annapurna, incluyendo rafting por el río Seti, una auténtica pasada.

La experiencia nos salió un poco torcida porque no se puede visitar un país budista con un guía hindú, claro. Y menos si le da por ver todo como si se estuviera preparando para un maratón. Al final conseguimos librarnos de ellos y nos compensaron con este hotelito, nada mochilero, pero encantador y con servicios de masaje en la habitación increíble. Pero vayamos a lo importante: Pokhara es alucinante.

Es muy sencillo llegar hasta ella desde Katmandú, tanto por avión como por carretera (aunque son desastrosas e infernales por la lentitud, pero con vistas alucinantes). Lo hicimos en agosto, y el tiempo acompañó bastante bien, lo cual quiere decir que el monzón nos respetó un poco. La ciudad es pequeña y tiene un ambiente muy bueno de gente joven, muchos de ellos con ganas de hacerse una escapada de trecking por el Annapurna, y con muchos hoteles y albergues baratos para quedarte.

Hay una opción para subir en avioneta a 4.000 metros y luego hacer una ruta de tres días. Hay muchas agencias locales e incluso algunos españoles que llevan tiempo allí en la calle principal, así que no necesitas más que preguntar para ver opciones. Una viajera de minube.com, Carolina (Serviajera), cuenta una de estas experiencias en su rincón sobre Poon Hill y los trecks en el Annapurna.

Poon Hill (Cordillera de Annapurna) Pokhara 765001
Poon Hill (Cordillera de Annapurna)Minube.com

Como nosotros teníamos pocos días lo que hicimos fue subir al refugio que está a menos de 10 kilómetros del pueblo (lo sé, menudo cambio, pero hay que volver). La subida es durilla pero fácil, aunque eso sí, no reserves nada arriba, no hay nada que hacer, salvo comer en un restaurante local y apañadito. Desde ahí las vistas de la ciudad y del lago de Pokhara son muy buenas, y a veces consigues ver el Annapurna (ojo, en verano es complicado por las nieblas pero en otras épocas del año la visión es supernítida).

Otra de las actividades fue dar una vuelta en barca por el lago, hasta llegar a la colina central donde está la World Peace Pagoda, un monumento sencillo al que se accede a través de un paseo agradable por la colina, pero que requiere un poco de preparación e ir bien preparados con agua y comida. A nosotros nos pilló una tormenta de verano que nos dio un buen chapuzón, pero la anécdota fue pasar por la hierba fresca con las sandalias y salir con pequeñas sanguijuelas pegadas a los pies. Ahora hasta nos reímos de recordarlo.

Pokhara Pokhara 499172
PokharaMinube.com. Foto de Serviajera.

Y por último, para disfrutar al máximo de Pokhara te recomiendo que des una vuelta al atardecer por los diferentes restaurantes y bares de la calle principales, llenos siempre de viajeros que te cuentan sus experiencias y donde te sientes tan bien, que por un momento, piensas incluso que merece la pena despertarse cada día viendo el techo del mundo.

Te dejo algunos enlaces sobre qué hacer en Pokhara y qué ver en Nepal.