La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Gustavo Gónzalez se derrumba al confesar su infidelidad con María Lapiedra y ella responde enfadada

El drama ha vuelto a Sálvame con la confesión de Gustavo González que le daba la razón a la actriz y filóloga María Lapiedra. Ella desvelaba que habría estado con un tertuliano del programa durante mucho tiempo, y parece que la situación se ha hecho insotenible. En la tele este affaire, mantenido durante casi ocho años, era un secreto a voces. Al final al colaborador no le ha quedado otra que divorciarse de su mujer, después de tres décadas de matrimonio y cuatro hijos en común. Bienvenida sea la honestidad, ‘más vale tarde que nunca’.

Gustavo se derrumbaba en directo recordando la letra de una canción de Sabina y sus compañeros no sabían muy bien cómo actuar. Él contaba que el principal motivo de su separación ha sido su incapacidad para mantener la pasión y hacer feliz a su pareja. A su frustración por no haber dado la talla, le seguían otras declaraciones, uno de sus hijos le habría dicho “si antes eras mi héroe ahora ya no”, todo muy lacrimógeno. Lo sorprendente es que, al contrario que a la mayoría de colaboradores, a Gustavo González, hasta ahora, nadie le había visto echo trizas en un plató. Se habrá dado cuenta de que ocho años es mucho tiempo y de que esto trasciende la infidelidad para convertirse en una doble vida.

Horas después, María Lapiedra tomaba la palabra en Cazamariposas y desde allí, contaba cómo está viviendo ella está ‘inesperada confesión’. “Estoy flipando con todo esto. Gustavo es muy reservado con su vida privada y es la primera vez que le veo así en televisión. Acabo de hablar con él y está hecho polvo pero contento por haber podido decir que estuvo conmigo. Ha cumplido con su palabra y lo ha confesado todo. En contra de lo que escribe la revista ‘Diez Minutos’, en su matrimonio sí ha habido terceras personas”.

El colaborador en su discurso daba a entender que recientemente habrían vuelto a encontrarse con Lapiedra, pero que prefería reservarse ‘cómo había sido ‘ y que quiere ser feliz, como casi todo el mundo, digo yo. Una mentira sostenida durante tanto tiempo tiene que ser un lastre importante, y a pesar de que está hundido, se habrá dado cuenta de que nadie puede hacer feliz a una familia si no es feliz como individuo, ni a una familia ni a nadie. Las especulaciones de sus compañeros giraban entonces en torno a la pregunta esencial, ¿sigue Gustavo enamorado de María? Su respuesta dejaba entrever que sí.

Pero este pinball de secretos que se revelan en platós también le está pasando factura a Lapiedra con su marido, “es arquitecto y no una persona mediática, no quiere comentar nada en la tele, pero me ha dicho que cuando se le pase el cabreo que tiene ya hablaremos, porque hasta ahora no hemos tratado el tema. Yo también necesito tiempo para tener esa conversación, está todo muy reciente. Hay que pensar las cosas. En este momento no dormimos en la misma cama, él está en otra habitación”. 

Lo de que “hay que pensar las cosas”, deberían habersélo aplicado los dos hace tiempo para no llevar una situación al límite y menos frente a las cámaras, cuando ésta envuelve a terceras personas, y cuando ambos trabajan en televisión y saben perfectamente que este tema tiene cuerda para rato.

**Fotos: Telecinco.es

 

2 comentarios

  1. Dice ser un pimiento berciano y dos si son pequeños

    Ay poobre … lo mejor que puede hacer es venderlo. Ah calla, que ya lo ha hecho.

    15 diciembre 2017 | 21:49

  2. Dice ser infoshow

    Cuando iba de bueno en la 3 me caia un poco pero cuando comenzó a IR DE BORDE cualquier cosa que le ocuirra se lA TIENE MERECIDA.

    16 diciembre 2017 | 21:48

Los comentarios están cerrados.