BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Dos regalos en El País de hoy

Sobre la crisis político/religiosa más grave de los últimos meses -tratada con grandes titulares en toda la prensa de Occidente- no puedo recoger hoy ningún titular de la primera página de El Mundo. Ni siquiera aparece una pequeña mención en “Otras noticias”.

O sea, para la primera de El Mundo se trata de una “no noticia”. Creo que los editores de la portada- obsesionados por Cataluña y País Vasco (la Caixa y ETA) se han colado.

Por tanto, sólo puedo referirme a la primera de El País que dedica al “caso Mahoma” la foto central y un titular a tres columnas:

Irán busca un frente islámico para responder a las viñetas de Mahoma

En las páginas interiores de El País he encontrado dos regalos que me gustaría compartir con ustedes.

Uno es el último párrafo del artículo de Jean Daniel, que reproduzco a continuación ya que veo que es muy difícil de leer en el PDF.

Cita nada menos que a dos de mis autores favoritos: Averroes y Voltaire y de este último incluye una frase que es uno de los lemas sobre la libertad de expresión que más han influido en mi vida. Por eso les recomiendo su lectura.

Una frivolidad trágica

JEAN DANIEL

EL PAÍS – Opinión – 04-02-2006. El artículo termina así:

(…) ¿Por qué no se podría decir que algunos musulmanes utilizan el nombre de su profeta para entregarse a vergonzosos crímenes?

Se trata de una diferencia de cultura que está muy próxima a una incompatibilidad de concepciones. Los unos han sacralizado la ley y los otros la fe. Pero hay también una filosofía de la libertad que es diferente. No data de hoy. En la Edad Media, Averroes, un gran musulmán nutrido por Aristóteles, intentó trazar los límites de la fe para liberar al pensamiento. Los musulmanes, más tarde, no han creído necesario aprovechar el mensaje de su personalidad más importante contra el pensamiento teológico. Hasta el Siglo de las Luces no hemos dejado de enfrentarnos por las nociones de tolerancia y libertad. Voltaire sentó los principios de una civilización cuando escribió: “No estoy en absoluto de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte para que nadie le impida decirlo”. Era la idea de que podía haber varias verdades y de que se tenía la libertad de elegir una. Dicho de otro modo, las caricaturas del periódico danés pueden ser condenadas en nombre del arte y de la sensibilidad. Pero no pueden prohibirse en nombre de los principios de una civilización.”

(Jean Daniel es director de Le Nouvel Observateur. Traducción de News Clips para El País)

El segundo regalo lo encontré en la segunda página del suplemento de Madrid. Se trata del dibujo/chiste/tratado filosófico del El Roto, uno de los pensadores más agudos y profundos de nuestro tiempo.

Le conocí cuando fundamos el semanario Cambio 16, en un pisito con permanente olor a cocido madrileño, en la calle García de Paredes, a finales de 1971. Hace tantos años que seguramente él no lo recuerde. Yo tenía entonces mucho pelo, incluso barba, y, desde que la fundamos hasta que fundé el semanario “Doblón”, yo era el corrector, redactor, redactor jefe y director en funciones de esa pequeña revista, empeñada en descubrir nuevas palabras y titulares creativos para sortear la censura de la ominosa dictadura franquista. El Roto, joven y silencioso, ya era famoso por su obra, que firmaba entonces en Triunfo y en Cambio 16 como OPS.

En torno a la mesa del comedor de aquel piso cocinábamos los titulares, animándonos con una botella de vino Savin y unas aceitunas. Allí cabía toda la redacción.

Me acompañaban Manolo Saco (autor auténtico de los mejores titulares, aunque, como es costumbre, yo me llevé casi siempre la fama), Antoñito Ivorra (un rojo perdido que nos conectaba con Marcelino Camacho cada vez que salía de la cárcel de Carabanchel), Onésimo Anciones (nuestro confeccionador, que ahora se llama director de arte, gran dibujante y pintor) y Carmenchu Rico Godoy (una verdadera joya periodística por descubrir, que compartía la cocina con Barbarita, archivera mayor y esposa del promotor de la empresa, Juanito Salas para los amigos, que luego fue aristocratizado como Juan Tomás de Salas y Castellano).

Pues bien, cuando oíamos llegar por el pasillo a nuestro insigne colaborador, con su dibujo a cuestas, Onésimo Acciones, que repartía el vino, gritaba, como los camareros más castizos de Madrid y con un vozarrón grave que parecía salido una cuba de aguardiente:

”¡Atención! ¡Marchando un vasito de sangre, que viene OPS!”

Y ahí tenemos hoy a aquel OPS convertido en El Roto y, como el buen vino, mejorando con el tiempo.

Aunque no soy adivino, ya entonces pensaba yo que Goya era como El Roto pero de colores.

Su dibujo de hoy, en el contexto de la guerra medieval/digital sobre las viñetas de Mahoma no precisa comentario. Precisa, quizás, un minuto de silencio por los crímenes que se han cometido y se comenten en nombre de todos los dioses.

Me voy a comer a Ávila. Feliz fin de semana.

17 comentarios

  1. Dice ser Montanelli

    Seguramente teneis razón.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Belial

    http://www.drawmohammed.com/displayimage-lastup-0-2.htmlPues menos mal que no han visto mi dibujo…..

    04 Febrero 2006 | 14:26

  3. Dice ser Montanelli

    Este es un tema realmente complejo. Siento mucha simpatía por los musulmanes, en cuanto que creo que han sido maltratados en el pasado e incluso actualmente. Cierto que en muchos casos los peores daños se los han causado sus propias élites. Y es incuestionable que tienen derecho a justicia o cuando menos a una cierta dignidad, que en el caso de los palestinos es pisoteada.Pero lo que dice Jean Daniel de la casi “incompatibilidad” es exactamente lo que intentaba (y no conseguía) decir el otro día en el post anterior. ¿Será verdad que no podemos entendernos? A ver como evoluciona esto.

    04 Febrero 2006 | 17:28

  4. Dice ser imagina

    ¿Que pueblo o país o cultura?, Montanelli, no ha sido maltratado por sus élites, por sus gobernantes, por sus dominadores, por sus ocupantes.Saludos

    04 Febrero 2006 | 18:18

  5. Dice ser pericles

    Tengo sensaciones y sentimientos con el Islam que son contradictorios y que no sé explicar. Por un lado quiero respetarles. Pero por otro, siento una rabia contenida que no quiero que se transforme en repugnancia ni en aversión. Quiero respetar sus sentimientos religiosos. Pero las costumbres que derivan de sus creencias o que interpretan de sus creencias. Su fanatismo. Su intransigencia. Su machismo. Su falta de amor a la libertad. No puedo explicarlo, me causan repulsión. Dicen algunos que son un pueblo (¿un pueblo, no son una religión?) que ha sido maltratado por la historia. Y no puedo estar de acuerdo. Tien una élites, desde siempre, que han vivido entre los mayores lujos, mientras que su pueblo era oprimido o vivía en la pobreza. Con dar una limosna de vez en cuanto, parece que ya cumplían con su fé. Si quieren quitarse de encima la opresión que soportan, que se quiten de encima a sus jeques y a sus príncipes que viven en la opulencia. Que luchen por su libertad.Y de lo que no tengo ninguna duda es de que sus costumbres y las de los occidentales, como bien dice el artículo de Jean Daniel, vamos por caminos opuestos. Ellos piden respeto por lo suyo, pero luego son intransigentes con nuestro liberalismo y nuestras costumbres. No me gustaría terminar en un choque de civilizaciones. Pero no puedo evitar que los regímenes saudí, iraní o el que tuvieron los talibanes en Afganistán me repugnasen. Sin querer entrar en el análisis de otros países de mayoría islámica. Me gusta ser occidental. Me gustan nuestras libertades y nuestro concepto del mundo. Salvo unos cuantos intransigentes, estamos mucho más abiertos a los cambios y somos mucho más tolerantes. No lo sé. No consigo ser imparcial. Desde el 11 de marzo de 2004, cuando salvé la vida por unos segundos en Atocha cuando acababa de bajarme de un tren y luego supe que los responsables de tanto horror como ví eran fanáticos religiosos musulmanes. Viendo a multitud de otros fanáticos en la televisión, más preocupados por la imagen de Mahoma que por luchar por su libertad y por la mejora de sus condiciones de vida. No consigo ser imparcial. Me desagradan y no puedo evitarlo. Mis principios, que creen en el respeto y la tolerancia y lo que siente mi corazón están en continua lucha.Me gustaría leer otras opiniones, en este caso, más sensatas que las mías.

    04 Febrero 2006 | 18:27

  6. Dice ser Miguel

    Coincido totalmente con las opiniones de Pericles, no podría yo haberlo expuesto mejor.En cuanto a que El Mundo no comente el tema, no debería extrañar a nadie. Cuando se trata de la defensa de la libertad El Mundo se agazapa (se acojona?). Ya hizo lo mismo el 23-F, cuando EL PAIS sacó una edición especial titulando a toda página EL PAIS CON LA CONSTITUCION El Mundo esperó a ver por donde iban los tiros para tomar partido; pues ahora lo mismo, según vean como se desarrolla el tema saldran por un lado u otro. Luego eso sí pontificando y tergiversando los hechos

    04 Febrero 2006 | 19:09

  7. Dice ser Montanelli

    No me he explicado bien. No justifico su violencia, al contrario, creo que les hace perder parte de la razón que tienen. Y tampoco comparto muchas de sus costumbres, especialmente en el trato a la mujer. Solo digo que estamos ante un problema serio de convivencia de culturas. Y que tampoco nosotros tenemos el 100% de la razón. Ellos desde luego que no. Con los movimientos migratorios tenemos a 20 años vista un problema a resolver. Por ahi iba lo de que J.Daniel había dado en el clavo, ¿existe o no incompatibilidad? Es difícil decir que si o que no.Pericles, a mi humildemente, tu opinión me ha parecido bastante sensata.No estoy seguro, pero creo que El Mundo como tal no existía en 1981. Aun así, Pedro Jota va a su aire, con la “trama asturiana” erre que erre, dirigiendose nadie sabe a donde.

    04 Febrero 2006 | 20:28

  8. Dice ser Babel

    Vaya por delante en relación con este desencuentro que supone la publicación de las caricaturas de Mahoma y la reacción de sus seguidores, que la libertad de expresión no deja de ser un logro ideológico de la sociedad avanzada occidental, por lo demás irrenunciable, de la misma forma que las expresiones disciplinadas de la fe –sin distinción de credo- no dejan de ser un valor que los mentores místicos respectivos están en la obligación de proteger.Probablemente estaríamos de acuerdo – todo los mundos que habitan este mundo- que el hombre es una unidad natural en la que podríamos distinguir entre mente y cuerpo, al menos a efectos didácticos. Se da la circunstancia de que cada uno de estos elementos no ignora lo que acontece en el otro, de manera que amores y desamores son gozados o sufridos indistintamente por ambos.La sabiduría del género humano, en la que no cabe distinguir colores de piel o ideológicos, nos ha llevado a evaluar, comprender y predecir los efectos mortales que se derivan de toda pandemia. Sin ir más lejos, todos (religiosos, mujeres, canis, heterosexuales, reaccionarios, culés, radicales de todo signo, agnósticos, prostitutas y el resto de los grupos en los que seguramente terminaríamos por aparecer todos y cada uno de nosotros y que no se pueden citar por imposibilidades de espacio) somos conscientes del riesgo potencial que entraña la gripe aviar y que, según que voz, llega a ensombrecer nuestra existencia.La sabiduría del género humano nos une ante estas enfermedades multitudinarias como la gripe aviar… no obstante, está en peligro el género humano. Sin embargo, no acontece de igual manera cuando de lo que se trata es de establecer medidas profilácticas en beneficio de nuestra cordura.Es fácil –no para mi desde luego- detectar, señalar y poner nombre a los virus y, si nos ponemos a la obra, luchar contra ellos de manera universal. Pero pese a esa incapacidad que me reconozco para la ciencia avanzada, tengo la impresión de que cualquier credo es sinónimo de pandemia. ¿Cuándo la sabiduría humana alcanzará la madurez necesaria para declarar como enfermedad epidémica toda religión? Probablemente nosotros, a los que nos cabe el honor y el orgullo de abanderar el progreso, que nos vanagloriamos de haber trascendido de la moral cristiana o protestante, que –en algunos o muchos casos- nos creemos en posesión de la razón, deberíamos dar los primeros pasos, más allá del institucionalizado laicismo de nuestras sociedades –en algunos casos más teórico que práctico -, para declarar nocivas para la salud toda religión y, al igual que al tabaco, acotar su uso. Podríamos comenzar por poner (p.e.) encima de la puerta de cada iglesia una leyenda que dijera “El credo de los preceptos religiosos es nocivo para la salud”. Tal vez dando ejemplo consigamos evitar polémicas que parecen eternas… o tal vez no.

    04 Febrero 2006 | 23:34

  9. Dice ser seis

    Estoy leyendo los comentarios sobore los “musulmanes” (como si no hubiera no practicantes y “opusinos” entre ellos como entre los católicos) y me recuerdan a otros comentarios similares pero refiriéndose a catalanes o vascos.Hay más información en una viñeta de El Roto que en el resto de ese diario.

    05 Febrero 2006 | 09:35

  10. Dice ser Oscar

    Estoy de acuerdo con Mr. Seis.No sólo hay no-practicantes en la cultura árabe sino que entre los creyentes hay muchos, seguramente la mayoría, que interpretan el Islam como un mensaje de paz y de tolerancia. He leído trozos del Corán que ponen los pelos de punta y no sé cómo se pueden interpretar como mensaje de paz, pero lo mismo me ha pasado con el Antiguo Testamento cristiano.Son los radicales integristas los que han liado el asunto y están consiguiendo imponer su interpretación del Islam, la que les interesa políticamente. Yo creo que los occidentales no deberíamos caer en la trampa de considerar esto como un problema cultural o étnico, aunque lo tenemos difícil con radicales como Bush haciendo fuerza en la misma dirección, también por interesas políticos.Los árabes y los europeos hemos vivido mucho tiempo juntos y lo volvemos a hacer ahora en muchas ciudades (en mi barrio al menos la integración está siendo muy buena). Que podemos vivir juntos es evidente. Son ellos los que tienen que solucionar sus problemas con el integrismo, pero si desde aquí podemos ayudar no es precisamente provocando ni dando razones a los radicales. Con esto no me refiero a las viñetas, que en otra época habrían pasado inadvertidas, sino a las políticas occidentales que están ayudando a los integristas a ganar más y más poder.Saludos.

    05 Febrero 2006 | 10:48

  11. Dice ser Montanelli

    La verdad es que sigo confundido con este tema. No lo veo nada claro.En el blog de Manolo Saco un anónimo recomendaba este artículo:http://www.diariodecadiz.es/diariodecadiz/articulo.asp?idart=2408…Me ha parecido una perspectiva interesante. Es de un antropólogo de la universidad de Sevilla.Estoy más de acuerdo en la parte que critica a Occidente que en la que (en cierto modo) disculpa ciertas actitudes del Islam.¿De verdad aquí hay tanta libertad de expresión como creemos? Quizá no somos los más adecuados para dar lecciones. Quizá es que intentamos ajustar el mundo entero a nuestros patrones. No lo sé. Algo pasa cuando millones de personas (sin duda una gran parte manipuladas interesadamente por gobiernos infames) reaccionan así.Espero que os guste el artículo.

    06 Febrero 2006 | 17:47

  12. Dice ser person

    Pericles, te comprendo. Suele pasar.La ideología de izquierdas en los países democráticos tiene como paradójicos compañeros de viaje al ecologismo, la lucha por los derechos de gays y lesbianas, el afán desmedido por todo lo extranjero, incluyendo ideas, religiones e incluso personas en detrimento de lo propio, etc, etc, y eso no lleva a la larga más que al absurdo, a la contradicción y al desasosiego interior.Yo me pregunto:¿Como respetar las creencias “de fuera” si no respetamos a nuestros vecinos creyentes?¿Como podemos incentivar la inmigración si es lo que tira por los suelos los sueldos de los trabajadores españoles? ¿Es esto la protección de nuestros trabajadores de la que hablaba Iglesias?¿Están suficientemente protegidas y apoyadas las familias españolas como para iniciar “nuevos frentes” de reconocimiento de derechos (principalmente económicos)de los homosexuales?

    06 Febrero 2006 | 19:04

  13. Dice ser pericles

    Person, cordialmente te digo, que creo que confundes un poco algunas cosas. Cuando dices que comprendes lo que digo, creo que sacas unas conclusiones equivocadas. Sobre todo, creo que estás un poco confundido con lo que son las posiciones de izquierdas en los países democráticos. Estas posiciones, se basan, por lo general, en el respeto a los derechos humanos, en la búsqueda de la libertad, la igualdad y la justicia social y el respeto a todos los colectivos, siempre que sean algo personal. Y aquí entran los derechos civiles de colectivos marginados tradicionalmente, como son los homosexuales. O creemos también en el desarrollo sostenible y que llegue al mayor número de personas posibles. Y por esa razón también compartimos inquietudes con los ecologistas.Y es en esta búsqueda, donde pueden aparecer sentimientos contradictorios. Por un lado, se trata de intentar comprender a aquellos que se encuentran en una situación socioeconómica difícil. Y de intentar ponerse en su lugar, para comprender el porqué de su rabia hacia occidente. Que, por otro lado, también tenemos nuestros propios problemas socioeconómicos. E intentar comprender por qué su rabia se expresa dentro de una concepción teológica del mundo que hace que odien todo lo que relacionan con el capitalismo, como son el laicismo y los valores occidentales. Porque el capitalismo no tiene religión, es simple y sencillamente la acumulación de riqueza y de poder y el movimiento de dicha riqueza por el mundo, según la necesidad de acumular más riqueza lo demande. Y esta rabia contra este nuevo tipo de colonialismo la relacionan con nuestro valores occidentales. Y es aprovechada por sus dirigentes políticos, económicos y religiosos, como fuerza de choque, para presionar a los occidentales y seguir manteniendo privilegios de élite. A esto me refería.Y en cuanto a la supuesta persecución de la religión católica en nuestro país, yo no creo que esa situación exista. Lo único que existe por parte de los progresistas es la necesidad de que realmente exista una verdadera separación entre un estado laico y los sentimientos religiosos, que son puramente personales. Sólo puedo hablar por mí, pero creo que las mayoría de los progresistas respetamos las creencias de todos los credos religiosos, aunque no los compartamos. Lo que no aceptamos son sus privilegios ni la imposición de su moral en la sociedad civil.Un saludo.

    07 Febrero 2006 | 18:19

  14. Dice ser person

    Pericles. Sí, creo que estoy confundido. La noche me confunde…Es más, por mucho que lo pienso, y lo hago a menudo, todavía no sé con certeza cual es el ideario completo de los partidos de izquierda europeos y menos de los de este país…Es curiosísima la actitud de los grupos de izquierda europeos frente a las “libertades” y a las diferentes religiones.Digo esto porque para empezar, las ideas en las que se basan los partidos de izquierda ( y de ello se jactan en cada congreso con el puño en alto) son de todo menos democráticas (en la acepción que hoy le damos a la palabra). Son claramente intervencionistas y negadoras de los derechos individuales tales como la libertad de expresión, de culto, etc.Donde triunfaron esas ideas (véase Rusia, China, Corea del Norte) creo que no hacían procesiones de Semana Santa, precisamente.Sin embargo, los partidos de izquierdas europeos siempre han fomentado el amor a todo lo que oliera a Islam como “contrapoder” frente a EEUU que a su vez, era el enemigo de la “madre patria” Rusia.Como resultado, tenemos la paradójica situación de personas de izquierda que “atacan” al cristianismo de la mejor forma que pueden ( con dibujos, películas, ideas expresadas en público, acusaciones en público sin pruebas (otras no), etc) pero que les “encanta el islam”. El islam, como todos sabemos, es una religión que favorece la igualdad de la mujer, los derechos de los homosexuales, la “justicia social”, la democracia, la reinserción de los reos, la libertad sexual, etc…Los que somos cristianos estamos hartos de que los “defensores de la libertad” no hagan más que atacar nuestra libertad a ser creyentes. Por supuesto, no con ataques físicos (que constituirían falta o delito) sino como he dicho, con insultos, comentarios, películas,etc.Ahora, cuando el islam ha mostrado su verdadera cara (ante un ataque injustificado, tambien hay que decirlo), los libertarios amigos del islam habeis entrado en contradicción ideológica. Algunos se han llegado a quedar “colgados”.Pues nada.Control+Alt+Sup.

    09 Febrero 2006 | 15:16

  15. Dice ser pericles

    Person, creo que en cierto modo, como cristiano que dices que eres, te pasa lo mismo que a los musulmanes radicales, pero por supuesto, siendo mucho más civilizado.Creo que existe una confusión entre lo que es criticar una posición, una ideología, una moral, unas creencias o cualquier otro tipo de portura ante la vida, con atacarla. Atacar a alguien es impedirle que se puede expresar, o que no pueda manifestar sus creencias. Atacar a alguien es coaccionar su libertad. No creo que sea este el caso, ni para los cristianos, ni para los musulmanes. Lo que se critica, en algunos casos en un tono irreverente, es el tipo de moral, las imposiciones, los privilegios o las actividades de ciertos grupos, que no de todos estos creyentes. Salvo a algún radical, que también los hay, a nadie con una actitud progresista se le ocurre impedir el ejercicio de los derechos de nadie o que cumpla con su culto.Y no me vengas con que los progresistas europeos apoyábamos a los países del Este y nos simpatizaba su falta de libertades y la vulneración de los derechos humanos que sufrían. Sólo una minoría lo hacía. Sólo hay que ver los resultados de las elecciones en los países europeos en los ultimos 50 años, para comprobar quienes eran procomunistas y quienes eran socialdemócratas.Además, que manía con pensar que apoyamos a los musulmanes. Hemos podido simpatizar por los palestinos, porque los veíamos como un pueblo oprimido por los israelíes. Pero desde luego, y hablo por mí y por los que conozco como yo, desde luego que no simpatizábamos con sus actos terroristas sobre personas civiles, ni desde luego, con sus costumbres y su moral islámica. Las creencias de todo el mundo son respetables, las actitudes y sus actos no.Un saludo.

    09 Febrero 2006 | 16:03

  16. Dice ser QUEREMOS SABER

    lO QUE NO CUENTA EL SEÑOR mARTIN sOLER ES QUE EL pAÍS SUMA 7 + 5 = 11 Y ASÍ YA TIENE 11 MOCHILAS Y 11 TERRORISTA.PERO ES QUE HASTA HOY 7 + 5 = 12, AUNQUE A LO MEJOR ESTO TAMBIÉN CAMBIA AHORA CON zp Y A PARTIR DE AHORA EL QUE SUME BIEN ES UN FASCISTA.EN CUANTO A LA DEFENSA DE LAS LIBERTADES DEL MUNOD HABRIA TEMA PARA RATO. LO QUE ESTA CLARO ES QUE LA LIBERTAD DE LOS ASESINOS DEL GAL NO LA DEFENDIO Y QUE LOS GAL NO FUERON NINGUN COMPLOT DE LA DERECHA CONTRA FG.PRONTO SABREMOS LA VERDAD DEL 11M Y LOS MAMPORREROS DE ZP SEGUIREIS CLAMANDO POR LA FALSA VERDAD.ANTEPONEIS LA IDEOLOGIA A LA JUSTIOCIA Y ESO SOLO TIENE UN NOMBRE.

    13 Febrero 2006 | 15:54

  17. Dice ser miguel

    que es mafroita

    05 Noviembre 2009 | 20:37

Los comentarios están cerrados.