De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘monaco’

Estefanía de Mónaco

Ahora que por fin, para consuelo de envidiosas se le cae la cara a Carolina de Mónaco, brilla Estefanía. Las imágenes de la princesa díscola junto a su hermano en visita oficial a una guardería de Montecarlo suponen el renacimiento como princesa de la hija menor de Grace Kelly, a quien tanto quiso su padre, el fallecido príncipe Rainiero. Estefanía, muy bronceada y con las arrugas justas para su edad, estaba muy guapa. Alberto, en cambio, parece haber rejuvenecido milagrosamente. Las fotos fueron distribuidas por la propia oficina del Principado. O se utilizó el Photoshop para él y no para Estefanía, o Alberto se ha sometido a una sesión de planchado vitamínico con el Doctor Chams con vistas a su próxima boda con Charlene Wittstock. Ahora que las separaciones son ya un hechonormal en las familias reales, Estefanía no es ya la princesa degenerada y casquivana a quien nunca invitaban no sólo a las bodas reales, tampoco a los funerales. La ovejita negra no está más sucia que las demás. En todos los palacios cuecen habas.

Espartaco, Tita y Carolina

Fue la sorpresa del programa Dolce vita; Paola Santoni, hija del fallecido playboy Espartaco Santoni, de plena actualidad gracias al acoso y derribo contra su ex, Tita Cervera, se descolgó repentinamente con algo sorprendente_ Carolina de Mönaco fue otra de las mujeres que cayó en las redes del venezolano:”Fue hace como treinta años…entre marido y marido”. Según Paquita de Mönaco y su sobrino funambulista, caprichito frustrado de Rosario Mohedano, en el principado se siguen todos los programas de corazón. ¿Habrá denuncia de la aludida? Lo cierto es que fueron muchas las mujeres que perdieron la cabeza por Santoni, a quien hay que reconocer el mérito de haber escrito sus degradantes memorias en vida de las aludidas. Tita le perdonó incluso aquella desagradable descripción literaria sobre sus hemorroides. A pesar de todo lo que le hizo,le guardó siempre cierto cariño. Ella, muy superticiosa,siempre creyó que Espartaco la había embrujado con ritos africanos.