De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘gonzalo’

Juan Carlos cae en gracia en Argentina y Eugenia recae

Le he preguntado a una compañera mía argentina cómo vivieron en su país la polémica relacionada con Hugo Chávez y el Rey Juan Carlos. Pasó completamente desapercibida. Casi por las mismas fechas el Monarca medió en un conflicto de la industria papelera que preocupaba mucho a los argentinos. Lo resolvió y se ha recubierto ante la opinión pública con la aureola de héroe. No es un rey florero, para bien o para mal. Está muy bien relacionado y tiene unas facultades persuasivas muy por encima de lo común. En el Río de la Plata se siguen muy de cerca todas las andanzas de la familia real española. De Máxima Zorreguieta, en cambio, por el pasado de su padre, pasan más que Javier Bardem de la maquinilla de afeitar.

Recaída de Eugenia. Su madre decía que lo suyo estaba muerto y bien muerto, pero Gonzalo y Eugenia prometen muchas más caídas y recaídas. Las fotos del ¡Hola! no mienten. La historia se repite de nuevo.

Fotos:Korpa

El Borbón _más divertido

Tuve oportunidad de conocer al fallecido Gonzalo de Borbón, el personaje más fascinante y divertido de entre todos los Borbones contemporáneos. He leído el libro Mi vida con Gonzalo de Borbón, risas y lágrimas al lado de un vividor, escrito por Carmen Hartó, su primera esposa, en colaboración con Joana Morillas. Entretenido y ameno, está plagado de interesantes historias desconocidas sobre importantes personajes. Sin embargo, me dejó un cierto regusto de amargura. ¿Cómo es posible que, como asegura Carmen Hartó en sus páginas, fuera homosexual y ella, a sus treinta y tantos, no se diera cuenta de nada tras un año de noviazgo.

Sexualmente pasivo tal vez, porque bebía

demasiado. Así lo describe una amiga mía, Norma Wassaul, que lo conoció, y mucho. Fuera lo que fuera, Carmen Hartó, que al contrario que Letizia fue represaliada y depedida de TVE por casarse con el primo hermano del Rey, debería haberse callado.

Gonzálo de Borbón y su segunda esposa, Mercedes Licer Foto: Korpa

Sobre Jesús Gil y la pena de Julián Muñoz

No ha sido en absoluto un discípulo aventajado del que fuera su fefe. A Julián Muñoz, amedrentado y famélico, los presos le toman el pelo y haste se pelea con ellos, en clara inferioridad de condiciones.!Qué diferencias con Jesús Gil! Aquél alardeaba de sus estancias en prisión, les sacaba partido televisivo y hasta lanzó a la fama a personajes como El Escorpión, integrante de su guardia pretoriana carcelaria. La mujer de Gil llora su ausencia, y a Julián le lloran en los escenarios. Isabel Pantoja ha resucitado como la diosa del morbo hispano que nunca dejó de ser, pero su pareja, probablemente, no saldrá a flote.

Los clones de Eugenia. No sale con ellos los viernes por la noche, pero le guarda las ausencias. En un bar de la calle Luisa Fernanda de Madrid, Gonzalo Miró, el novio de Eugenia Martínez de Irujo, resistió valeroso los ataques de dos rubias bajitas muy parecidas a Eugenia, dispuestas a comérselo.

Fotos: Korpa

Sobre la perra de Fran , Gonzalo y Eugenia

Cada vez estoy peor, pensé, al entrar en la cocina y oir a Santi Acosta, el de Dolce Vita ejerciendo de sufrido presentador de un espacio de servicio al ciudadano.

Santi, muy amable, destinaba todo el tiempo del mundo a un joven de voz engolada que había perdido a una perrita llamada Wanda, como el pez de aquella desternillante película. Dado el respeto, la entrega y el tiempo, sobre todo el tiempo que se le dedicó al muchacho pensé que indudablemente se trataba, cuando menos, de un primo del sobrino del cuñado de Paolo Vasile o del omnipresente Jesús Vázquez.

Pues no, era Fran Rivera, quien tanto despotricó sobre la prensa rosa recurriendo a los servicios de Dolce Vita para que su hija Cayetana no siga sufriendo la pobrecita. … Me acuerdo de una actriz de teatro, magnífica profesional a quien le secuestraron el perro y ninguna revista quiso publicar la noticia por considerarla demasiado increíble.

Como a mí me lo parecería si fuera más mala, esta historia de Fran. ¿No podía haber puesto un anuncio en el periódico? Casualidades de la vida. Ese mismo día, a la misma hora, como cantaba Chiquetete, Eugenia y Gonzalo se propinaban un apasionado “morreo” de los de película ante los fotógrafos. Jorge París que estaba allí y me lo ha contado, aún no se ha recuperado de la impresión.