De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘asturias’

La infanta Sofía

Sorprende la escasa atención que están prestando los medios de comunicación a Sofía, la hija menor de los príncipes de Asturias.

A la pequeña, que fue presentada ante la Virgen de Atocha por su padres, no se le concede protagonismo si no va acompañada por la infanta Leonor, a pesar de que incluso en China se han hecho eco del acto.

Algunos programas de corazón dieron casi más importncia a las últimas andanzas de Paquirrín y su novia, Tamara, que del acto en sí. Para colmo, cada vez que Leonor, con el empuje arrollador de sus rizos, hace su aparición con la pequeña, anula por completo a su hermana menor.

Y parece que los padres lo prefieren así. Dedicaron mucho menos tiempo que con Leonor a la pensa cuando salieron del Ruber con Sofía. Los borbones nunca se han distinguido como dinastía por ser previsores. ¿Y si a Leonor no le da la gana calzarse la corona? ¿Recibirá Sofía una educación tan deficiente como la que han recibido todas las hermanas de los Príncipes de Asturias a lo largo de la historia? Ni Doña Pilar ni Doña Margarita fueron educadas para poder asumir destinos más regios que el de amas de casa. Y tampoco Doña Cristina y Doña Elena.

Otra guajina real

Por primera vez en la historia de la monarquía instaurada hemos podido conocer el sexo de un infante antes de su nacimiento. Leonor va a tener una hermanita,y ya no hace falta una reforma constitucional urgente.

Dado el título de esta sección, “De todo corazón”, lo oportuno sería hablar de bucles, de tatarabuelas princesas de la Infantita, del amor que se profesan Doña Letizia y el Príncipe y de asuntos por el estilo, pero a mi me entran ganas de hablar de Ibarreche, del pacto de ETA y de que un anuncio como el del sexo de un bebé por nacer tenga tanta carga política.

Los fans de Leonor estamos de suerte. No hay princesa destronada por un varón…Se mantiene la tradición por mucho que la Princesa de Asturias pretenda romper moldes. A fin de cuentas la monarquía no es más que eso y lo de modernizarla, un absoluto contrasentido. Además, la pequeña que nazca podrá heredar las toneladas de ropita que le han obsequiado a Leonor. Todos contentos, o casi todos.