Dando la nota Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Blas Cantó, un representante inmejorable con una gala de Eurovisión terrible y… ¿con tongo?

La gala de anoche podría haberse titulado “Una serie de catastróficas desdichas“. ¡Vaya bochorno!

TVE emitió anoche el programa en el que se eligió la canción que representará a nuestro país en Eurovisión 2021. Había dos opciones: Memoria y Voy a Quedarme. El público, finalmente se decantó por la balada (tal y como ya auguré hace unos días) aunque no con demasiada diferencia de votos.

Y ahí es donde llega el problema más garrafal de una gala más que improvisada: ¿Debe de ocurrir esto en un programa de televisión de una cadena como TVE en pleno 2021? Lugo nos quejaremos de que el término “tongo” planee siempre sobre Eurovisión:

 

Y seguimos con cutreces escandalosas, sin hacer especial hincapié en lo feo que es el escenario, los grafismos, los problemas de sonido, la desastrosa realización y lo mal iluminado que estuvo Blas en todo momento (a penas se le veía) y en el poco mimo que se le puso a la gala. Insisto, lo mejor que tenemos es a Blas Cantó, que esta mañana no ha dudado en reírse de ese fallo tan tremendo de que veamos a unos señores sujetando la escenografía mientras canta Memoria, la que era mi canción favorita.

 

Esto es lo que tiene contratar a un mercenario de las escenografías eurovisivas: viene dos o tres días antes, revisa así por encima y pasan cositas como esta de las columnas. No hay perfección, ni apego emocional, ni dedicación.

 

Otra de las cosas buenas que tuvimos en el programa fue Edurne, que brilla en cada plató por el que pasa, aunque está a puntito de caramelo con su embarazo y pese a que le pongan una canción de Queen para cantar. ¿No hubiese sido mejor que hiciesen un dueto de su eurovisivo Amanecer? Del soporífero guión de la gala prefiero ni hablar.

 

Otro momentazo, el reencuentro de Blas Cantó con algunas de sus compañeras de Eurojunior. Estuvo genial, pero coló poco eso de que fuese sorpresa… Momento bonito pero cantando una canción de la que nadie se acuerda. Me gustó recordar esa primera vez en la que Blas optó para representar a España en Eurovisión, en esa ocasión en Eurovisión Junior, pero me faltó ver a los Auryn juntos de nuevo porque no hay que olvidar que el verdadero despegue de la carrera de Cantó llegó con la boyband patria más exitosa cuando se unieron para intentar representarnos en Eurovisión 2011.

 

Lo de Cepeda cantando en inglés también fue muy comentado, y lo del look de Roi a lo Harry Styles (con el permiso de Alfred) también. A mí me gustaron.

 

Fallos en el sonido, rankings que se quedan a la mitad, una gala que se vuelve eterna cuando con 50 minutillos ya hubiese estado genial y unos presentadores que estuvieron lidiando con todo aquello como pudieron y que abrieron un sobre, que no tenía ninguna relevancia, ya que el nombre de la canción ganadora lo vimos en una pantalla. Nada tenía sentido.

 

La actuación con Pastora Soler fue brutal, con Vanesa Martín muy bien, con Andrés Suárez… todos estuvieron bien pero se vieron deslucidos por una gala que solo se había hecho para aprovechar que TVE ha construido un plató para grabar una actuación de la canción elegida y enviarla a Eurovisión por si el Festival no puede llevarse a cabo este año. Muchos errores, muy pocas ganas de mimar un producto que es redondo (y más este año) y muchos grandes profesionales que hay en TVE que no sé muy bien por qué nos acaban dando resultados finales tan lamentables como el de anoche.

¿El resultado final? Una preselección eurovisiva que ha cosechado en audiencia el segundo peor dato de la historia. ¿Lo mejor? Blas Cantó, se mire por donde se mire.

¡A por todas!

1 comentario

  1. Dice ser Laborconsulting

    A ver qué pasa al final!!!

    21 febrero 2021 | 19:37

Los comentarios están cerrados.