Entradas etiquetadas como ‘parking’

Cómo no se debe salir de un aparcamiento

parking_failHace unos meses publiqué una curiosa investigación de una universidad alemana que concluía que a las mujeres les cuesta aparcar por culpa de los niveles de testosterona. Quizás una soberana tontería, pero las instituciones académicas gastan a veces sus dineros en estudios con muy poca base científica.

El caso que nos ocupa hoy podría entrar dentro de la muestra analizada para confirmar tal conclusión. La mujer protagonista de este vídeo tiene un especial cuidado para no golpear ningún vehículo, pero sus ‘habilidades’ para salir de un aparcamiento son dignas de otra investigación.

Al ver las imágenes, todo parece relativamente fácil, pero como manejada por una fuerza superior que le impide girar las ruedas con celeridad, la joven se va metiendo en un jardín del que cada vez es más difícil salir. Eso sí, en su descarga, y aunque le cueste cerca de veinte maniobras, demuestra ser una crack de las distancias cortas ya que es capaz de escapar del atolladero de la manera más difícil y sin rozar al resto de coches aparcados. ¿Milagro o pericia? Os dejo que saquéis vuestras propias conclusiones.

PD. Y de regalo, la pelea de un hombre y su coche con una línea blanca. ¿Quién ganará?

No me preguntes cómo lo hizo

BecConsejo: “Aprende de quién se deba”

Acaban aquí los BecConsejos. Algo inventaremos, más pronto que tarde. Mientras tanto podéis matar el tiempo con otra noticia de coches mal aparcados (bueno, más o menos) que bien podría completar la recopilación becaria de mediados de mes.

No quiero saber cómo lo hizo, pero lo hizo. El coche que tenéis sobre estas líneas pertenece a la polaca Wiola Nowicka, de 67 años, quien con toda su buena fe se disponía a dejarlo en un parking de Varsovia (Polonia). Sin embargo, no llegó más allá de la entrada. “¿Por qué?”, preguntaría Mourinho. Yo os lo cuento.

Cuando Wiola se disponía a aparcar se llevó un susto de los gordos. Los precios del parking superaban lo que ella estaba dispuesta a pagar de modo que la única opción que tenía era salir de allí y buscar otro lugar en el que estacionar. No obstante, como huir de espaldas es de cobardes, en lugar de salir marcha atrás (un método anticonceptivo nada eficaz) prefirió dar la vuelta.

El problema, amigos y muchachos del otro lado, es que como podéis comprobar la entrada es demasiado estrecha como para dar la vuelta, algo que al parecer pasó desapercibido para Wiola, quien empezó a maniobrar mientras cantaba lo de “el caballo camina p’alante, el caballo camina p’atrás” (lo de la canción no lo sé a ciencia cierta, pero le pegaba a la historia) hasta que llegó un momento en el que “no podía ir ni hacia delante ni hacia atrás”, según su propio testimonio.

Las maniobras de Nowicka, que no pretendía ser una “molestia” para nadie, bloquearon el acceso al parking durante cinco horas, el tiempo que tardaron en retirar del lugar el vehículo con ímprobo esfuerzo (esto no sé muy bien lo que significa, se lo he copiado a mi compañero nemosegu).

Confío en que la entrada del parking no fuese también la salida, porque de lo contrario… cinco horas sin poder sacar el coche y con unos precios que asustan a quienes van a aparcar ahí… salud y amor, que es lo que les quedará.

PD: Eso sí, en la parte lateral derecha ni un rasguño.

Felaciones al aire libre: ¡Cuidado!

Woody Allen (… un genio)

Solo existen dos cosas realmente importantes en la vida. La primera de ellas es el sexo, y la segunda… no me acuerdo.

Esta debió ser la máxima que cumplió a rajatabla esta bonita pareja que me he encontrado dando una vuelta por LiveLeak. Estaban en el parking dándose unos besitos y, cuando lo normal sería marcharse a casa a descorchar el champán, la situación dio un giro inesperado. Cegados por el morbo que daban el aire libre y los cientos de neumáticos calientes allí presentes, decidieron dar un paso más, con tan mala suerte que allí estaba una cámara de seguridad grabando.

Si es que no me canso de decirlo, que hay que extremar el cuidado porque de voyeurs está el mundo lleno… y los peores son los que no se mueven (las camaritas estas de seguridad robos no evitarán, pero juego… dan un rato).

De todas formas, y sólo por curiosidad, tengo que confesar que durante ese breve que sí que no previo que se ve en la imagen justo después de los besitos, imagino una conversación como la que mantienen Santiago Segura y Cristina Tárrega en Torrente II, cuando él le dice “una limpieza de sable sí me harás, ¿no?” (pego el vídeo a continuación). El señor del vídeo hizo un comentario así, seguro. El rollo me meto las manos en los bolsillos le delata.

PD: En el fondo hay una cosa que me sabe mal en todo este asunto, y es que no les estoy dando a los chicos el beneficio de la duda. ¿Y si esa felación al aire libre no era una felación? ¿Y si sólo estaba buscando un pendiente que se le había caído? Quizá le estaba atando los zapatos a su novio porque el pobre no sabe anudar… Todos estos ejemplos ponen de manifiesto que uno se puede estar equivocando, ¿o es que no recordáis el famoso anuncio de Ameriquest? Se juzga muy rápido… y las cosas no son siempre lo que parecen.

Envía el post

Bookmark and Share