Un bebé prueba un helado por primera vez y su reacción es maravillosa

Que a nadie le amarga un dulce es de todos sabido. Por eso cuando un adorable bebé saborea por primera vez un delicioso helado, uno ya se imagina cómo puede acabar la cata: ¡¡¡pringosa, pringosa!!!

En el vídeo, que está corriendo como la pólvora por redes sociales, se observa al tierno infante con ganas de dar un enorme lengüetazo al postre.

¡¡¡Mis terosoroooooooos!!!

Pero lo mejor bien después de la primera chupada, cuando no puede resistir la imperiosa necesidad de más azúcar sobre sus papilas gustativas. El poder del dulce en su máxima expresión.

Como si no hubiera un mañana, el pequeño se lanza a la caza y captura de la bola y el espectáculo está servido. “Esta no se me escapa“, debió de pensar. Mientras, los padres no pueden dejar de reír al ver a su peque ‘totalmente rebozado’. 😉

PD. Y por el mismo precio, dos historias infantiles dignas de ser recordadas.

La dura pelea de un bulldog y una bebé contra un sofá, ¿cuál ganará?

Una pequeña dama y un intrépido compañero canino están teniendo un combate sin cuartel por ver quién es el primero que vence a un contrincante duro de roer: un sofá. ¿Cuál se llevará el gato al agua?

El primer asalto comienza con los dos rivales del diván ‘golpeando’ a la vez. Uno tras otro se van sucediendo los arreones para lograr tumbar la defensa numantina del mueble. Lee el resto de la entrada »

El truco más macabro para que tu bebé coma la papilla sin rechistar

Pensé que después de ver al padre que hacía la cola de caballo a su hija usando un aspirador nada iba a superar esa demostración de sapiencia. Como casi siempre, me equivoqué.

Esta vez os enseño a otro progenitor que demuestra que más vale maña que fuerza a lo hora de que su hijo coma la papilla en la trona. Eso sí, su método quizá no guste a la mayoría de los padres, por malvado. Yo me he quedado a cuadros. Lee el resto de la entrada »

(Foto: SapiosexualTWITTER)

2 comentarios

  1. Dice ser Ada

    Flaco favor le hacen si con 6-7 meses ya le dan helado cuando no deberían probar los lácteos, la nata y cualquier componente del helado hasta los 12 meses y el azúcar habría que retrasarlo lo más posible, más aún teniendo en cuenta la oleada de obesidad infantil preocupante a la que nos enfrentamos.
    Que es gracioso sí, porque los niños pequeños cualquier monada que hacen ya te ries, que da un pésimo ejemplo al resto del mundo también.
    Y quien venga a comentar después que me tilde de cortarrollos 😀

    21 enero 2020 | 14:00

Los comentarios están cerrados.