BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Un obispo se disfraza de indigente para dar una lección de compasión a sus feligreses

musselman_foto

Dicen que la primera impresión es la que queda. Tomando esta afirmación como premisa, o me imagino que una parecida, David Musselman, un obispo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de la ciudad de Taylorsville, en Salt Lake (EE UU), cambió su rostro y su fisonomía (sus familiares fueron incapaces de reconocerlo), con la única finalidad de dar a su parroquia una clase acelerada de lo que significa la compasión. ¡Olé por las buenas acciones!

Aprovechando un día tan señalado como Acción de Gracias, Musselman se presentó en su iglesia ataviado con ropa andrajosa y un aspecto de haber pasado en la calle muchos años. El pastor recibió reacciones para todos los gustos: cinco personas pidieron que saliera inmediatamente del edificio, otras dos le dieron una limosna y la mayoría bajó la cabeza evitando cruzar ni una mirada con él.

Muchos desviaron su camino casi como un desprecio“, cuenta en una entrevista a un canal local de televisión. “Me acerqué a ellos para decir: ‘Feliz Día de Acción de Gracias’. Ni les pedí dinero, ni alimentos, parecía un ser invisible“, añadió sorprendido. ¿Qué esperaba? Uno piensa que su ‘rebaño’ no le va a fallar. Que las enseñanzas de cada domingo son para aplicarlas todos los días. Hasta que se tiene una ración de realidad.

Al final de la misa, Musselman se acercó al altar y reveló su verdadera identidad quitándose su disfraz. El religioso no esperaba que los feligreses fueran a reaccionar con tanto estupor. Del asombro inicial, se pasó a la vergüenza casi general. “Me empecé a sentir muy mal porque no le había dicho ni ‘hola’. Él estaba tan sucio.“, indicó una parroquiana a un medio online. ¡Ay las apariencias!

(Foto: David Musselman / FACEBOOK)

8 comentarios

  1. Dice ser Irene

    No sé que esperaba este señor. Ya se sabe, los demonios van a misa un día a la semana y se creen santos…

    03 Diciembre 2013 | 13:28

  2. Dice ser Pilar

    Yo poco me fio de la agente que va mucho a misa, aquellos que se acercan solo cuando es necesario es la mejor gente, con mas corazon y menos lengua

    03 Diciembre 2013 | 13:29

  3. Dice ser ciudadana

    En una iglesia cerca de Puerta del Sol a mi me paso lo mismo, no estaba vestida de lujo y unas mujeres comentaban “no deberian dejar a todo el mundo que entre aqui….”. Solamente por no vestirme con ropa de marca? Hay mucha hipocresia, la grente mira solamente la ropa….

    03 Diciembre 2013 | 14:16

  4. Dice ser Gerard Velasco

    A ver si entiende la gente de una vez por toda que Iglesia y clase social han ido siempre cogidos de la mano.

    03 Diciembre 2013 | 15:04

  5. practico la caridad siempre que puedo…me gusta llamarme cristiana pero se que estoy muy lejos de serlo…porque no creo en la iglesia ….quiero y deseo estar muy lejos de satanas pero la misma iglesia te lo sirven en bandeja…por eso no voy a misa…por eso me he alejado de ella y si Dios quiere mi salvacion tendra que ser a traves de mi alma,la cual procuro que se armonice con mi corazon.Cada noche Jehova es mi ultimo pensamiento y cada mañana mi primer aliento….lo amo aunque no sepa hacerlo y siempre lo decepcione…pero mi fe y mi esperanza la tengo puesta en su misericordia.No espero justicia en este mundo….espero la justicia de mi creador…El y solo EL conoce mi corazon y los sentimientos y emociones que en el se esconden.

    03 Diciembre 2013 | 15:21

  6. Dice ser Duke Nukem

    A veces juzgar es importante y te puede mantener con vida. No debemos olvidar que los prejuicios son los que nos sirven para evaluar una amenaza. Me parece por eso, muy buena cura de humildad para sus feligreses, ya que si procesan una religion bondadosa, estas cosas no deberia de ocurrirles.

    03 Diciembre 2013 | 15:40

  7. Dice ser Jonas

    Quizás el problema no sea de los feligreses sino de lo que enseña la iglesia católica, el Vaticano es la sede social de la mayor empresa del mundo ¿que se ve allí? pues ese es el reflejo de lo que ven los feligreses, solo les falta poner como eslogan: todos las “buenas almas” tienen que tener dinero y riqueza

    03 Diciembre 2013 | 15:56

  8. Dice ser gustavo pavlotsky

    Esto solo demuestra algo mas complejo y sencillo a la vez. Lo de las apariencias es un daño colateral.
    La prueba es que todas las enseñanzas de este mismo párroco; y si queremos, de la iglesia; y si subimos el listón, de la religión (cualquiera sea) en si, no ha sido lo “suficientemente didácticas o buenas” como para dejar la impronta en sus feligreses, de lo que está bien y lo que está mal, mas allá de las apariencias. Y deja en evidencia, que la religión no es para nada necesaria, para enseñar buenos valores. Solo hace falta razonar, sentido común, empatía y poco mas.

    03 Diciembre 2013 | 16:35

Los comentarios están cerrados.