BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

Leopoldo Calvo Sotelo, un político decente

Cumplió los 82 en abril y se ha ido sin avisar. Uno de los cuatro expresidentes de gobierno de la democracia; lo fue entre Adolfo Suárez y Felipe González; un presidente accidental, de 22 meses, que llegó al gobierno en 1981, mediada la 1ª legislatura constitucional, tras la sorprendente dimisión de Suárez y con el golpe de estado del 23F-81 como prólogo de su mandato. Disolvió la cámara, agotado por una oposición socialista dura y por las conspiraciones internas de una UCD agonizante. Perdió las elecciones y sufrió el derrumbe de su partido. Iba de nº 2 por Madrid pero no consiguió acta, aunque luego ocupó un asiento en el Congreso, donde pronunció algún discurso memorable, tras la dimisión del candidato centrista, Landelino Lavilla.

Leopoldo Calvo Sotelo respiró política desde su nacimiento, por parte de padres y abuelos (los Calvo Sotelo y los Bustelo), liberales, monárquicos, asentados en Ribadeo (Lugo) y Madrid. Huérfano de padre desde la infancia, ingeniero de caminos, directivo de empresas del grupo Urquijo-Hispano y consejero delegado de una de las empresas industriales más importantes de los años sesenta y setenta Explosivos Río Tinto. También político por vocación y pasión, en las juventudes monárquicas y en las filas de los democristianos.

Fue procurador en representación del sector químico en las penúltimas Cortes de Franco y ministro de Comercio (a propuesta de Fraga) en el primer gobierno del Rey presidido por Arias navarro, el preconstitucional. Luego, con Suárez como presidente, lealtad que Fraga no le perdonó, fue ministro de Obras Públicas (su ministerio natural), ministro de Europa y Vicepresidente económico. Y entre medias, director-organizador de aquella coalición que se llamó UCD, donde confluyeron liberales, socialdemócratas, cristianodemócratas, reformistas y otras especies.

Calvo Sotelo fue un caballero de la política, educado, ingenioso, culto, irónico. Sus tres libros de memorias, bien escritos, inteligentes, generosos en los silencios, son de lectura obligatoria para quienes estudiaron la transición y la etapa Suárez.

Puestos a destacar algunas de las decisiones que tomó creo que la más relevante fue el recurso al Supremo tras la condena, blanda y pastelera a los golpistas del 23F, dictada por un tribunal militar. Fue un gesto relevante de supremacía del poder civil, de normalización democrática. También la integración en la OTAN y la negociación con la Comunidad Europea para la adhesión de España, que materializaron los socilistas.

Leopoldo Calvo Sotelo fue un político honrado, decente, coherente y leal a sus propias convicciones. Le tocaron tiempos muy duros, en lo político y en lo económico y cumplió con dignidad.

6 comentarios

  1. Dice ser Jose M.

    Una preguntas Sr. UrbanejaOposicion dura del PSOE? lo minimo que se le llamaba a Suarez era ladron…dura? le faltan apelativos.Calvo Sotelo, liberales, monarquicos… Jose Calvo Sotelo, fue la oveja negra de la familia?UCD … liberales, socialdemócratas, cristianodemócratas, reformistas y otras especies… donde coloca a Esperanza Aguirre?. si ustedes en estas pginas dicen que es ultraderechista, entoces no puede decir de UCD, que son liberales, and blah, blah, blah,…es cierto o no?Se imagina si en la toma de posesion a presidente hubiera dicho Calvo Sotelo,algo de la herencia de su padre y tio… en lo demas, creo que a todos ustedes, les gustaria que independientemente de las ideas, el que dirigiera el psoe, tuviera solo un apice de Calvo Sotelo.

    04 Mayo 2008 | 05:43

  2. Dice ser Anita Felaciones

    COMENTARIO CENSURADO SOBRE LA RECOGIDA DE FIRMAS DE LA FAMILIA DE MARI LUZLO TRASLADO A LOS BLOGS (Y ASÍ CADA DÍA) DEJANDO ENLACES DE SITIOS MALOS Y FRIKIS (PORNO,FOTOS DE CADÁVERES, PÁGINA DE ANTONIO LARROSA, ETC) EN LOS NICKS QUE VAYA USANDO.UN SALUDO A ARSENIO Y AL MAMARRACHO DE LA BOINA.Aunque me la suda que me den la razón o que me critiquen, y mucho más aquí, nuestro amadopueblo español, el más ignorante de Europa, olvida una cosa fundamental.Vaya por delante que, por mí, no establecería para este tipo de delitos la cadena perpetua,sino una condena que consistiese en la pérdida de derechos humanos para el agresor, quedejaría de estar protegido por las leyes y sería considerado como una pieza de caza.Pero a lo que iba. La democracia NO ES UN SISTEMA DE VIDA, es solamente un SISTEMA PARAELEGIR UN GOBIERNO.NADA en la sociedad funciona democráticamente. NADA. Ni tu curre, ni los transportespúblicos, ni los hospitales, ni la mercería de la esquina, ni las empresas privadas, ni labanca, NADA.El hecho de reunir firmas y creer que hacer caso a eso es practicar la “democracia”, esequivalente a considerar que un grupo de ciudadanos que esperan en la parada de un autobúsdecidan, mediante asamblea, si ese autobús va a donde a ellos les sale de las narices o adonde está indicado en el cartel.Por otra parte, la democracia, en su esencia y origen griego, consistía en que, en asambleapopular, decidían cuestiones fundamentales los CIUDADANOS griegos, no los esclavos, ni lossúbditos, etc.Cierto que hoy, al menos teóricamente, ya no hay esclavos ni súbditos, pero no estaría malque, para ejercer el derecho al voto, para viajar a determinados sitios, etc, hubiese quehacer un examen de “capacitación”.Si a ti te tienen que operar de una hernia quieres que te opere un médico capacitado ytitulado, ¿no?. ¿Por qué entonces no se le da importancia al hecho de que para elegir a ungobierno tengas que tener un mínimo de capacitación o pasar un test psicológico o lo que coñosea?.Por culpa de eso, estamos gobernados por la suma de votos de individuos como el Chikilicuatre(aunque en su caso sea un montaje), Toni Genil, Marujita Díaz, Leonardo Dantés, Tamara AmbarYurena, el propio asesino de Mari Luz, etc, etc, etc, porque ese tipo de gente constituye lamayor parte de la gran “masa social” que puebla la geografía española.De igual forma, habría que examinar a la gente para que pudiese viajar a según que sitios yde esa forma se evitaría que Marianito el del tercero y su simpática familia de mierda,abrasen 5000 hectáreas de bosque haciendo una paellita a la orilla de la Nacional VI mientrasdejan a la abuelita en el arcén sentada en una silla de playa para ver si se la lleva pordelante un coche.Y seguiría… pero, ¿para qué?No hay remedio ni solución alguna y la extinción de nuestra especie es lo único bueno de todocuanto le va a ocurrir a este planeta en los próximos años o siglos.CENSOR, BORRAR ESTO EQUIVALE A SER UN RETRASADO MENTAL Y A DARME LA RAZÓN EN CUANTO A LO QUEAFIRMO EN EL TEXTO. TÚ TAMBIÉN TENDRÍAS QUE SER PRIVADO DE TUS DERECHOS HUMANOS.ANDA, VUELVE A BORRARLO QUE LO DEJARÉ EN TODOS LOS BLOGS CADA DÍA DURANTE TODO EL MES. YREPETIDO CIEN VECES A LO MEJOR.04.05.2008 – 06:12h – Cide Hamete – #144A favor En contra 0 (0 votos)

    04 Mayo 2008 | 06:17

  3. Dice ser Lola

    Buenos tardes,He vivido en España desde los últimos tiempos del franquismo hasta ahora, y sinceramente cada vez me gustan menos los políticos, ahora todo es bla bla bla y el que no corre empuja al de alante, perdone si mi vocabulario no es muy amplio, quiero decir que la política se ha convertido en algo bastante feo con tanto corrupto metido a salvador de la patria. La democracia que tenemos creo que no se parece en nada a la que se soñó en 1977.Un saludo,

    04 Mayo 2008 | 16:34

  4. Dice ser urbaneja

    Querido Jose M. No consigo seguir tu comentario, y lo lamneto. Le recuerdo aquello de setas o rolex, es decir no mezclarlo todo porque no hay forma de seguir el argumento. Agradecido, no obstante. FGU

    04 Mayo 2008 | 21:26

  5. Dice ser Jose M.

    Sr. Urbaneja ( espero que esto lo entienda )Siento que no lo entienda, mi pregunta es si, un presidente o mas bien, dos presidentes ( Suarez y Calvo Sotelo ), que recibieron la oposicion mas dura que se ha conocido en toda la democracia ( PSOE ), que lo minimo se les dijo es que eran unos larones, eso es cierto ono, y eso desde el Pais.Por la misma razon, ahora Calvo Sotelo, le llueven las alabanzas, a Suarez le podran en un altar ( y no digo que no se lo merezca ) pero aun eso, los politicos de este pais seguiran en su misma mediocridad y mierda ( y especialemnet el presidente actual )Por la msima razon, en las ultimas semanas, a Esperanza Aguirre,…bueno las ultimas semanas? si empeizo lo que han hecho los sindicatos de medios de transporte, de basuras, etc, etc, para joder, al personal… eso se llama oposicion? crispacion o tension? y segun sus medios esperana Aguirre es una ultraderechista, que por ser condesa consorte , ni siqueira puede decir nada del dos de mayo, se podra considerar liberal o n o lo dejo para la opinion de PRISA y Ferraz? que curioso Esperanza A. de la UCD… y lo que me pregunto, si ella d ela uCD es ultradeechista, no cabe preguntarme , si lo de democrata, etc a Calvo Sotelo es porque ha fallecido, o porque es la realidad?En cuanto, si el Sr. Calvo Sotelo hubiera estado removiendo su pasado como lo ha estado haciendo el indigente mental de la Moncloa, seguramente lo que tenia que haber hecho, no se hubiera hecho en su momento, ese es igual el ejemplo mas claro, de lo que es la responsabilidad y ser presidente de todos los españoles, no solo el de algunos.Como usted escrib en el ABC, y lo habra leido, le ( copio- pego este articulo de Calvo Sotelo.La segunda transiciónLEOPOLDO CALVO-SOTELOHEMOS venido llamando Transición al proceso que nos permitió sustituir el régimen de Franco y su centralismo autoritario por una Monarquía parlamentaria y el Estado de las autonomías.Con la Transición quedaron atrás, muchos creímos que definitivamente, un par de siglos de fracasos, de dictaduras y de discordias civiles; España dejó de ser, muchos creímos que definitivamente, un problema congénito que esperaba su solución de Europa y pasó a ser un modelo de solución para muchos países europeos y de otros continentes que accedieron a la democracia en la última década del siglo XX.A la vista de este éxito rotundo y brillante han ido apareciendo políticos que intentan ocupar la prestigiosa marca «Transición» con ideas o proyectos a los que dan el nombre de segunda transición. No es que me hiera la usurpación por unos recién llegados de una marca política prestigiosa, pero sí me irrita y me preocupa que bajo el rótulo de segunda transición se intente pasar una extraña y confusa mercancía que traiciona la esencia misma de la primera.La desnaturalización empieza por las bases históricas de nuestra convivencia política, desarrolladas a lo largo de la Transición y cifradas en la Constitución de 1978. Todo edificio constitucional tiene sus cimientos históricos y los del nuestro son los llamados valores de la Transición: la Monarquía, el espíritu de reconciliación nacional, el propósito de no repetir los errores del pasado, la voluntad de mantener un sólido consenso en las cuestiones fundamentales.Han pasado treinta años y creíamos haber integrado y asumido ya aquellos valores, con la tradición política que arranca de ellos -desde UCD y la alta figura fundacional de Adolfo Suárez y, luego, la prudente pasada por la izquierda de Felipe González, hasta los años prósperos de Aznar.Muchos creíamos, y vuelvo a utilizar el pretérito imperfecto, que la Transición es, por fin, un referente aceptable para todos los españoles sobre el que asentar el futuro con los necesarios ajustes no esenciales. Un referente que tienen otras naciones (eso son los Padres Fundadores para los norteamericanos, o la etapa victoriana para los ingleses, o el General De Gaulle para los franceses). Y así muchos hacíamos nuestra la respetuosa ironía con la que Umbral ha acuñado el epíteto Santa Transición.Pero he aquí que la izquierda, vencedora relativa en Marzo de 2004, no se limita al ejercicio normal de una alternativa de Gobierno, sino que, ignorando aquellos valores que muchos habíamos creído asentados, propone una segunda transición y parece como si quisiera edificar el futuro de España sobre los cimientos de la II República.Es muy significativo, en efecto, que el preámbulo del proyecto de Estatuto catalán, que hoy se discute en las Cortes con el apoyo del Gobierno, cite dos veces la Generalidad de la II República y ni una sola vez la Constitución de 1978; o que cuando se decide a escribir el nombre de España lo haga pegándolo al epíteto de Estado plurinacional. Así como el famoso Proslogion de San Anselmo arranca de la blasfemia religiosa Non est Deus, Dios no existe, para refutarla contundentemente, la nueva transición española parece arrancar de la blasfemia histórica Non est Hispania, España no existe: Sintámonos convocados a refutarla contundentemente también.Acaba de ver la luz un excelente libro del profesor Álvarez Tardío titulado «El camino a la democracia de España». Trae un prólogo de Rafael Arias Salgado cuyas últimas palabras -que suscribo íntegramente- son éstas: «Habrá que ahondar en la crisis intelectual y programática de la izquierda democrática. Es ella (la izquierda) la que debe renovarse antes de pretender suscitar una segunda transición para modificar las instituciones y las reglas de juego que emergieron de la primera». Y en el texto que sigue el profesor hace un análisis comparativo y riguroso de las dos transiciones políticas del siglo XX: la de 1931, cuya deriva condujo en cinco años a la guerra civil, y la de 1978 cuyo éxito nos ha dado hasta hoy los treinta mejores años de nuestra historia contemporánea. Atribuye el autor el fracaso de la primera al hecho de que sus protagonistas concibieran la democracia como «un sistema político al servicio de un objetivo de transformación revolucionaria de la sociedad española»; y el éxito de la segunda al hecho de que sus protagonistas entendieran desde el principio que «nadie podía arrogarse en exclusiva el título de demócrata, por lo que la participación de todos era imprescindible para elaborar las reglas del juego de una democracia duradera»; y practicaran, además, la «renuncia expresa a defender una memoria histórica que condujera nuevamente al enfrentamiento civil entre españoles».¡Qué disparate volver la vista con nostalgia desde los brillantes años con los que empieza el siglo XXI hasta los sombríos años treinta del siglo pasado!Algunos tuvimos el privilegio de saber esto muy pronto. En 1943 me afilié a las Juventudes Monárquicas de Joaquín Satrústegui porque en aquellos tiempos, tan próximos a la guerra civil, decirse partidario del Conde de Barcelona era decir que no se estaba ni con el franquismo triunfante ni con la República derrotada. O, en palabras de Julián Marías, que no se estaba ni con los justamente vencidos en la guerra civil ni con los injustamente vencedores en ella. El Conde de Barcelona propugnaba entonces una tercera vía: la que iba a hacerse realidad, es cierto que muchos años más tarde, en la Monarquía Parlamentaria de Juan Carlos I.Nada tiene mucho sentido en esta que se proclama segunda transición. Al cumplir treinta años la España de la primera Transición es un país sólido (así lo calificó el presidente Pujol la semana pasada en Madrid) lo bastante sólido para navegar -si gobernado por un buen piloto- este mar de dificultades en buena parte exageradas, cuando no inventadas, que parece amenazarnos.Nunca segundas partes fueron buenas. Suele citarse como excepción que confirma esta regla el caso de la segunda parte de El Quijote; y, precisamente, al final de ella incluyó Cervantes una copla dirigida a quienes pretendieron ocupar la marca prestigiosa por él registrada. Voy a reproducirla como colofón de estas líneas poniéndola, sin su permiso, en los labios de Adolfo Suárez, autor de la primera Transición, y referida a ella:«Tate, tate, folloncicos,de ninguno sea tocada;porque esta empresa, buen rey,para mí estaba guardada».LEOPOLDO CALVO-SOTELOEX PRESIDENTE DEL GOBIERNO

    04 Mayo 2008 | 22:12

  6. Dice ser URBANEJA

    Querido josem A Suarez y Calvo sotelo les puseiron a caldo; tambien a Gonzalez y a aznar y a Zapatero.Algunos d elos que les han pùesto a caldo lo han hecho a todos ellos y alkgunos d elos que hoy elogian a Suarez o a Calvo sotelo en su día les pusieron a caldo. Es un sino bastante habitual.La dureza de la oposicion depende de quien la padece. Mire usted conocí a Calvo Sotelo desde 1974, me pidió que trabajará con el; no me interesó en aquel momento. Quizá debi hacerlo, pero no me interesaba la política.Y le insisto, no ha sido más amable la oposicion a Zapatero que la que tuvo Calvo sotelo.

    04 Mayo 2008 | 22:58

Los comentarios están cerrados.