BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

Elecciones USA2008, ¡vaya espectáculo!

Las elecciones norteamericanas son siempre apasionantes, largas e intensas; exigentes para los candidatos y pródigas en noticias, emociones y enredos. Así es desde hace dos siglos largos, con un ritual complejo y muy localista. La elección de este año 2008 contará entre las más competidas, tanto en la aun incierta fase de primarias como en la recta final, que va desde septiembre al primer martes de noviembre, cuando se materializan los votos presidenciales por estados, que determinan quien será el nuevo presidente (y el vicepresidente) que tomará posesión en febrero para un mandato de cuatro años. Elecciones con muchos defectos,, tal y como se puso de relieve el año 2000 cuando Bush no ganó pero fue elegido.

Incluso para los que no simpatizan con esa nación, el espectáculo electoral merece la pena. Más aun para quienes admiran esa compleja sociedad que no está exenta de errores y patinazos, pero que es capaz de interrogarse a si misma, de criticarse y de rectificar, como ninguna otra.

A lo largo del día que comienza, en las dos docenas de estados, que representan más de la mitad de la población (entre ellos California y Nueva York) los simpatizantes de cada partido, por muy diversos procedimientos, elegirán los delegados que apoyarán a uno u otro candidato en las convenciones de cada partido en las que se unge al candidato final.

En el partido republicano es probable que el senador Mc Cain, 71 años, héroe y prisionero de guerra en Vietnam, obtenga una ventaja determinante al acabar el día sumando suficientes delegados como para que sus competidores desistan. Evitaría el desgaste y el gasto que suponen otras veinte primarias.

En el lado demócrata es más improbable que los votos de hoy determinen candidato; sale con ventaja la señora Clinton pero Obama se acerca lo suficiente como para que siga el partido. Obama es un candidato inexperto en política nacional y sorprendente, significa cambio e ilusión. No se parece ni al primer Clinton ni a Carter, que habían sido gobernadores en estados poco relevantes. Tampoco a Kennedy, aunque le quieren dar ese aire.

Los demócratas, cualquiera de los dos candidatos, tienen posibilidades de ganar en noviembre y de dar carpetazo a la política Bush (que cada día más se percibe como fracasada) para abrir una nueva etapa con consecuencias para ese gran país y también para el resto del mundo.

1 comentario

  1. Dice ser Viajes

    Pues a ver como termina la cosa, por que estan dando mucho de que hablar … esperemos que la situacion alli cambie, asi cambiara el rumbo del planeta

    05 Febrero 2008 | 14:16

Los comentarios están cerrados.