BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

Pues va a ser que sí…

Hubo un Estatuto de Nuria, otro de Sau y todo apunta a uno nuevo que puede llamarse de Zapatero. La historia dirá si será para bien o no. El proyecto de Estatuto que salió del Parlamento catalán no fue el de Maragall, ni el de Carot Rovira, fue el que Zapatero alumbró una tarde-noche en la Moncloa con Artur Mas de partero.

Días atrás parecía que los bolos estaban puestos para que no hubiera Estatuto; que Zapatero corría la especie de que una vez intentado con tesón si no salía no pasaba nada; y que la puja entre los dos partidos nacionalistas catalanes y entre los dos partidos socialistas (PSOE y PSC) conducía al bloqueo de la situación.

Pero la Moncloa debe tener efectos mágicos. Los tuvo en aquella famosa entrevista entre Adolfo Suárez y Tarradellas, cuando no se entendieron en nada, lo cual no fue óbice para que el astuto catalán anunciara al salir: completo acuerdo. Los tuvo en los Pactos de la Moncloa y luego en las sucesivas entrevistas y acuerdos de Pujol con González y más tarde con Aznar. Y los ha tenido ahora en las sucesivas conversaciones de Zapatero con los políticos catalanes.

Unos dirán que el presidente ha cedido todo, que ha hecho lo que le mandan sus aliados parlamentarios. Pero eso hay que demostralo y llevará tiempo. Otros dirán que este tipo de León tiene habilidades singulares y consigue lo que se propone.

Al Estatuto le falta aun recorrido, el debate en la Comisión constitucional proporcionará un espacio para el lucimiento parlamentario, especialmente de los populares que tendrán que afinar argumentos. Y finalmente el referéndum en Cataluña, antesala de unas elecciones que pueden devolver a los convergentes al poder y a ERC a la oposición.

2 comentarios

  1. Dice ser MUTANDIS

    Quiero ser del PP.Quiero negociar con ETA cuando estoy en el Gobierno, y censurar al PSOE que anuncie que lo hará cuando estoy en la oposición.Quiero venderle armas y munición a Chávez cuando mando yo, y poner como los trapos a Zapatero por expedirle unas patrulleras y unos aviones de carga.Quiero aprobar en solitario una ley de educación sin contar con el resto del arco parlamentario, y llamar “dictadores” a los socialistas por hacer lo mismo con el apoyo de todos los partidos (menos el mío).Quiero denunciar que ZP pone en peligro la libertad de conciencia, aunque nosotros impusiésemos la enseñanza de la religión en los colegios públicos.Quiero que quede claro que el Tripartito vulnera la Carta Magna con su reforma del Estatuto catalán, a pesar de que el Tribunal Constitucional haya derogado decenas de leyes y decretos impulsados por el Gobierno popular.Quiero proclamar a los cuatro vientos que Zapatero ha roto el consenso instaurado en la Transición, ello a pesar de que la derecha se opuso al Título VIII de la Constitución del 78 y Aznar publicase artículos contrarios al modelo territorial propugnado por nuestra norma fundamental.Quiero que se sepa que el PSC trata de imponer la censura previa al impulsar el Consejo Audiovisual, haciendo abstracción de que Gallardón creó un órgano idéntico en la Comunidad de Madrid.Quiero rechazar, por “anexionista”, la propuesta formulada por el BNG de que el nuevo Estatuto contemple la posibilidad de que se incorporen a la Comunidad gallega municipios de otras regiones, eso sí, obviando que el de Castilla y León —en manos del PP— incluye una disposición en el mismo sentido.Quiero poner en la picota la falta de pluralidad de TVE bajo el mandato socialista, cuando con Urdaci era imposible que los espectadores asistiesen a un debate mínimamente plural, y menos aún a un programa semanal donde los periodistas de la derecha proclaman libremente sus consignas de partido.Quiero impugnar el talante franquista del Presidente del Gobierno, a despecho de que yo y los míos nos enfademos mucho cuando se retiran las estatuas del Dictador o leamos con alborozo los panfletos revisionistas de Pío Mia.En fin, quiero ser del PP para permitirme lo que prohíbo a los demás, y encima, hacerlo sin ningún cargo de conciencia.Y es que los escrúpulos y la coherencia son defectos propios de gente sin recursos ni altura de miras.http://mutandis.zonalibre.org

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Johnymepeino

    Perdone… pero también “habrá que demostrarlo” que el Estatut sea bueno para España y que no lleve una bomba de relojería dentro como afirman los viejos González y otros que algo saben de Constitucionalidad. ¿no?En estos temas, por serios, importa un huevo que “El Monclovita” sea león o gato; que “Mari-Ano” y sus ´derechistas se sumen o no, que los provincianos satisfagan su independencia o no. En estos temas, por serios, importa sólo el Derecho Constitucional… aunque todos los partidos convengan (en eso sí) en considerarlo “El invitado inoportuno”.

    23 Enero 2006 | 10:13

Los comentarios están cerrados.