El confesionario El confesionario

“Observa la verdad y no la traspases. No calumnies a ninguna gente grande o pequeña”, Ptahhotep

Entradas etiquetadas como ‘PSOE’

CiU, ERC… y PSC

El último Debate de Política General en el Parlament de Catalunya ha sido importante porque los partidos catalanes han empezado a poner las cartas sobre la mesa sobre lo que puede pasar en las próximas semanas a nivel de posibles alianzas. Por un lado, el PPC sigue con su idea de crear un bloque antisoberanista, al cual invita a Ciutadans y Unió (sobre todo, le interesa la UDC de Duran i Lleida). Por otro lado, se ha reforzado el bloque pro-consulta (CiU, ERC, ICV-EUiA, CUP), con la aprobación de otra resolución a favor del 9-N. Pero, ¿qué tipo de alianzas se configuran de cara a lo que pueda pasar cuando el Tribunal Constitucional, como todo parece indicar, declare inconstitucional la consulta del 9 de noviembre?

En este punto, hemos visto dos movimientos:

CiU-ERC: Oriol Junqueras se ha ofrecido públicamente a entrar en el Govern, pero solo para “blindar” la consulta del 9-N. La respuesta de Artur Mas no ha sido: “claro que sí, mañana mismo os doy tres consellerías y la vicepresidencia del Govern”. No, más bien le ha dicho a Junqueras que tienen que negociar, porque, de hecho, la consulta ya está “blindada” bajo la legalidad del Parlament, tanto con mociones como con la ley de consultas. Cuando Mas hizo su oferta a ERC para que entrara en el Govern, recibía palos de todas partes por los recortes -en Catalunya- y por el proceso soberanista -desde Madrid- por lo que tener a Esquerra en el Govern le daba más fuerza. Hoy en día, tener a ERC en el Govern tampoco parece tan importante, sobre todo, si el propio Mas lanza la posibilidad de unas elecciones anticipadas (a no ser que una alianza de gobierno se prolongara en una alianza electoral). Pero, ERC, tiene la línea trazada en el 9-N. Por su parte, Mas solo se comprometió a convocar la consulta y eso lo cumplirá, por lo que, aunque el TC la invalide, él se sentirá liberado de su “mandato” parlamentario y de las movilizaciones de la Via Catalana.

Mas y Junqueras se saludan en el Parlament

Artur Mas y Oriol Junqueras se saludan en el Parlament. TONI GARRIGA / EFE

(CDC-ERC: Hay que abrir un paréntesis para ver si la “negociación” a la que hizo referencia Mas, más bien se refiriera a configurar una entente para que CDC y ERC confeccionaran unas listas conjuntas para unas supuestas elecciones anticipadas en las que llevarían la independencia claramente en su programa. Si esta alianza ganara los comicios por amplia mayoría absoluta, tendrían la misma fuerza que los escoceses para reclamar un referendo. Lo que pasa es que esto significaría muy posiblemente romper los lazos entre CDC y UDC, así como deshacer esa “unidad” de acción a la que se ha venido apelando con el resto de partidos pro-consulta -ICV-EUiA y la CUP-).

CiU-PSC: Miquel Iceta, el nuevo líder de los socialistas catalanes, ha ofrecido abiertamente a Mas el apoyo del PSC para ayudarle a agotar la legislatura hasta 2016. Y es que Mas ha admitido que él, por preferir, prefiere seguir gobernando hasta entonces. Iceta lo ha justificado diciendo que, a cambio, deberían firmar lo que él llama “un contrato social”. Vuelve a tomar forma la sociovergencia. Los socialistas, a diferencia del PP, sí que apuestan por una reforma federal de la Constitución y tener más visibilidad ‘social’ en Catalunya les ayudaría de cara a las elecciones generales de otoño de 2015, para las que el Partido Popular parece querer jugar a luchar contra Podemos y ningunear al PSOE. En los últimos días, se ha producido otro movimiento interesante: Jaume Collboni, líder del PSC en Barcelona, le ha ofrecido a Xavier Trias (CiU) negociar un acuerdo para que el alcalde convergente no tenga que prorrogar los presupuestos de 2014 y pueda aprobar las cuentas de 2015 con el apoyo de los socialistas. Es decir, en pocos días de diferencia, el PSC le ha ofrecido dos pactos a CiU: uno, en el Parlament; el otro, en el Ayuntamiento de Barcelona.

Por suerte, esta película tiene fecha de estreno: el 9 de noviembre. Lo que pase ese día acabará por configurar este juego de alianzas.

Choque de trenes en el PSC

Pere Navarro deja de ser primer secretario del PSC tras menos de tres años en el cargo y tras cosechar los peores resultados electorales de los socialistas en unas elecciones autonómicas y europeas. Una de sus banderas ha sido defender la reforma federal de la Constitución como el único camino para “evitar el choque de trenes” entre Catalunya y el resto de España. Pero, la moraleja ha acabado siendo que ahora renuncia a liderar el proyecto socialista catalán en medio del auténtico choque de trenes interno que vive (y vivirá) su partido.

Navarro se va asegurando que quiere favorecer “cambios profundos”, pero, mientras el llamado sector crítico reclama ya “una refundación” del PSC y su alineamiento a favor de la consulta catalana, el sector más pro-PSOE se decanta por mantener una posición centralista que, sin embargo, no parece que le haya dado resultados electorales. Por lo tanto, lo que se van a jugar los socialistas catalanes en el Consejo Nacional de este 14 de junio y en el posterior Congreso Extraordinario no es solo la elección de su nuevo líder, sino acabar de una vez por todas con ese choque de trenes. La incógnita es saber si los dos convoyes (críticos a favor de derecho a decidir vs el ala más próxima al PSOE) llegan, finalmente, a un consenso y siguen juntos con una estrategia común o bien se separan definitivamente y siguen cada uno su camino por vías (y partidos) diferentes. Para ello, tendrán que echar más carbón a alguna de las locomotoras y quitarle a la otra. En este sentido, hay que tener en cuenta varios frentes abiertos:

La pugna Girona-Barcelona. Buena parte del sector crítico del PSC está afincado en Girona, con los exconsellers de la Generalitat, Marina Geli y Joaquim Nadal, al frente. Una de las cosas que ha impulsado Navarro es el proceso de primarias para elegir a los candidatos a alcaldables o a las elecciones europeas. Pero, tanto en Girona como en Barcelona, ha dado algunos problemas. Además, es en el socialismo gerundense donde se da más apoyo al derecho a decidir. Y el PSC no puede aspirar a volver a sus niveles de representación en Catalunya sin contar con los votos de Girona. Casi lo mismo ha pasado en Lleida, donde finalmente el alcalde Àngel Ros no se ha enfrentado del todo al aparato barcelonés, pese a estar muy alineado con muchas de las tesis de los críticos.

Pere Navarro

Pere Navarro, anunciando que deja de ser el líder del PSC. RAFA GARRIDO/ ACN

Barcelona ciudad. Jaume Collboni, el alcaldable socialista que ganó las primarias en Barcelona, no puede presentarse a unas elecciones municipales en 2015 con el PSC dividido. Tras el castañazo en las europeas, donde los socialistas perdieron mucho terreno en los 10 distritos barceloneses a favor de ERC, Navarro tenía una presión añadida para seguir siendo el líder socialista.

El Área Metropolitana de Barcelona. El montillismo y el corbachismo aún tienen peso en el PSC, pero la fuerza que a Montilla y Corbacho les daban los votos del llamado “cinturón rojo metropolitano” barcelonés se ha ido diluyendo en los últimos comicios a favor de Esquerra, Iniciativa, Ciutadans o, incluso, Podemos. Tan solo Cornellà, L’Hospitalet o Santa Coloma de Gramenet se mantienen como feudos más consolidados del socialismo. Navarro ha hablado de que hay “muchas personas” que “quizás ahora no las conocemos” que se pueden postular para liderar el PSC. Si se quiere garantizar ese centralismo perdido, deberían salir de algún alcalde o alcaldesa que aún no ha sido derrotado, aunque ya se intentó esa operación con Navarro (exalcalde de Terrassa) y no ha salido bien. Si se quiere pensar en una línea mucho más pro-PSOE, Carme Chacón ahora está libre. Y si se prefiere evitar una escisión y dar más protagonismo a los críticos, Montserrat Tura (exconsellera y exalcaldesa) aún está a tiro. Otra opción sería rescatar a exlíderes de Barcelona ciudad, como el exalcalde Jordi Hereu o el exprimer secretario del PSC en Barcelona, Carles Martí, que ha acompañado a Navarro durante su rueda de prensa de renuncia al cargo.

Los Maragall. Sin duda, la imagen de Pasqual Maragall apoyando a su hermano, el exconseller Ernest Maragall, en las últimas elecciones europeas, en las que se alinearon con ERC, ha sido una de las grandes estocadas al socialismo, sobre todo, por todo lo que ha significado el exalcalde de Barcelona y expresidente de la Generalitat para consolidar, en su momento, el partido en la capital catalana. Pero, Maragall, después de aquella operación del “Estatut recortado” en Madrid, se ha ido alejando del aparato del partido, más dominado por Montilla y el socialismo metropolitano. Muchos de los críticos del PSC son maragallistas, puesto que formaron parte de su Gobierno tripartito. Y, para poner más leña al fuego, Oriol Amorós, candidato a las primarias de ERC para ser alcaldable en Barcelona, acaba de proclamar que su modelo de ciudad es el de Maragall.

El PSOE y el derecho a decidir. El proceso soberanista está provocando cambios profundos en todos los partidos catalanes. Y el PSC no ha estado al margen de ello. Navarro ha tenido que lidiar con los llamados “diputados díscolos” de los socialistas en el Parlament. Pero, con su dimisión, vuelve a poner en el aire la línea a seguir que trazarán ahora los socialistas. Si se imponen las tesis pro-PSOE, Tura y compañía ya han anunciado que crearán otro proyecto socialista catalán al margen. Si, en cambio, los críticos se imponen, el que quizás se separaría es el PSOE del PSC. Navarro fue elegido primer secretario, en su momento, derrotando ampliamente al exalcalde de Vilanova i la Geltrú, Joan Ignasi Elena, que es pro-consulta y del sector crítico. Pero, eso fue en diciembre de 2011 y, desde entonces, muchas cosas han pasado en la política catalana. Y lo malo para el PSC es que se le acaba el tiempo, ya que, tras el verano, aún se van a suceder más los acontecimientos con la incógnita de lo que pasará con el referéndum del 9N.

En las próximas semanas, los socialistas no solo elegirán a quién debe conducir la locomotora del tren del PSC, sino que deberán decidir si de ese tren se separan algunos vagones más y quién va en esos vagones. Y esto no será cuestión de un Cercanías, sino que todo el proceso están obligados a completarlo en AVE. El tiempo se acaba.

 

La hoja de ruta de Rajoy

Podríamos pensar que estas elecciones europeas son más importantes en clave española y catalana que no por lo que respecta al futuro de Europa. Y es que, dependiendo del resultado electoral (con la pugna PP-PSOE a nivel estatal y CiU-ERC a nivel catalán), se desencadenará una hoja de ruta u otra. Por lo que me explican fuentes del PP, la de Rajoy con respecto a Catalunya sería la siguiente:

1. El PP confía en ganar las auropeas, aunque sea por poco. Poco después de las elecciones, empezarán las ofertas al presidente de la Generalitat, Artur Mas: primero, una mejora de la financiación y, de algún modo, del autogobierno.

2. El PP negociaría en paralelo con el PSOE, que sigue apostando por una reforma de la Constitución. Los dos grandes partidos españoles podrían llegar a algún tipo de acuerdo con respecto a Catalunya y, también, referente a otras cuestiones de Estado, como las pensiones. Incluso Felipe González ha llegado a especular sobre un gobierno de concentración nacional. Los populares creen que se deben acometer grandes pactos en cuestiones muy sensibles. Su idea es cerrarlos con Alfredo Pérez Rubalcaba, que desgastaría su imagen ante el votante socialista y que, una vez concluidos estos acuerdos, daría paso a otro líder del PSOE, que abanderaría después la oposición hasta las próximas elecciones generales.

Consulta soberanista

Papeletas de la consulta soberanista.

3. A Rajoy le fastidiaron dos grandes cosas de Mas. Una, que se reuniera con él en la Moncloa y, acto seguido, el President convocara elecciones anticipadas porque no obtuvo el pacto fiscal (no le gustó, porque se lo hubiera dado si las condiciones económicas del país lo hubieran permitido, pero entonces la crisis estaba en su peor fase y, ahora, Rajoy ya se puede plantear la mejora de la financiación tras las elecciones europeas). El otro gesto que le sentó fatal a Rajoy fue que Mas anunciara, junto a sus socios parlamentarios, la pregunta y la fecha de la consulta. No se lo esperaba. Teniendo en cuenta todo esto, el presidente del Gobierno hará ofertas a Mas por fases. Lo que pasa es que el President deberá someter cualquier hipotético principio de acuerdo o propuesta de Rajoy a una consulta, ya sea por vía de referendo o con elecciones plebiscitarias.

4. Si ERC ganara a CiU en las próximas elecciones europeas, los populares confían en que la más que posible brecha que se abriría entre Convergència Democràtica de Catalunya y Unió Democràtica de Catalunya sea una señal para que Mas acepte una nueva negociación dentro de los parámetros del pacto fiscal, mejora del autogobierno y quizás algún tipo de retoque de la Constitución. El President ya ha anunciado que quiere retomar el diálogo con Rajoy y le ha pedido que “no obstruya” la ley de consultas catalana para evitar “un mayor conflicto”. Mas hace un llamamiento a “no cerrar en falso” el encaje de Catalunya con el resto de España. La correlación de fuerzas ERC-CiU y cómo encaje la coalición CDC-UDC una hipotética derrota electoral en las europeas puede ser determinante para un acercamiento Moncloa-Palau de la Generalitat. Eso sí, lo que está claro es que los catalanes votarán sí o sí, ya sea en una consulta -Mas le pide a Rajoy que proponga él qué pregunta quiere, incluso sobre una reforma de la Constitución- o bien en unas elecciones catalanas en clave plebiscitaria.

Es así como la hoja de ruta de Rajoy empezará justo la noche del 25 de mayo, cuando se conozcan los resultados de las europeas.