BLOGS Deportes
Sputnik Basket Time

Un blog de baloncesto, desde corta, media y larga distancia, que trata aquellos aspectos poco habituales cuando se habla del deporte de la canasta.

Entradas etiquetadas como ‘Alba Torrens’

España medalla de plata en Turquía: ¡Viva el baloncesto femenino!

Hace ya un tiempo, un mentecato me comentó que para él, el baloncesto femenino “no era baloncesto”. Afirmación estúpida se coja por donde se coja. Dicho esto, a semejante sujeto se le habrá cambiado el gesto al ver lo que ha pasado en el Mundial de Baloncesto celebrado en Turquía estos días. Una auténtica gozada para el espectador del deporte de la canasta. Un espectáculo maravilloso en el que además la selección española ha logrado el mejor resultado de su historia: medalla de plata ante Estados Unidos sin bajar la cabeza y con emisión por el primer canal de TVE.

Selección española

Las jugadoras y el cuerpo técnico con la medalla de plata (EFE)

En el mundillo se lleva tiempo hablando de que el futuro del baloncesto en nuestro país pasa en buena medida por el baloncesto femenino, el primer deporte en cuanto a fichas federadas de chicas y mujeres de España. Asunto que no es menor si además tenemos en cuenta que las selecciones de formación de la FEB están obteniendo excelentes resultados. Por lo que yo veo a pie de cancha, la distancia con Estados Unidos y su fantástico equipo irá menguando. Al tiempo.

Lo que ha logrado el equipo de Lucas Mondelo tiene un mérito enorme. Hace años al grupo que hoy lidera el equipo se las conocía como “las hippies”. Una de aquellas jugadoras era Laia Palau, la hoy capitana de la selección me comentó en una entrevista en 2007: “A mí me gusta bailar un poco entre los conceptos. En este deporte hay unos conceptos, como en la música hay un pentagrama. A mí me gusta interpretar, sobre la marcha. Sobre una base ir construyendo variaciones diferentes, saber adaptarte de la mejor manera. Creo que así se juega al baloncesto. Luego tienes que poner gente que quiere jugar así y que te dejen hacerlo. Tiene que haber un orden y a partir de ahí romperlo atendiendo a esas bases. Para mí sólo hay un baloncesto, y creo que para todo el mundo también, pero hay visiones diferentes”. Unas declaraciones que suenan a música, combinación que -en mi opinión- siempre es perfecta cuando se mezcla con baloncesto.

Algo más tarde de aquél encuentro, tuve la suerte de entrevistar a Alba Torrens, precisamente en Estambul, en su primera temporada con el Galatasaray. Una jugadoraza que ha dado un salto de calidad tremendo al equipo, y que en la semifinal contra Turquía hizo un partido excelente. Son solo dos ejemplos de un plantel en el que se nota una química estupenda y una dirección de juego sensata, lo que genera muy buena sintonía. La lista la completan Laura Nicholls, Marta Xargay, Sancho Lyttle (impresionante y admirable), Anna Cruz, Silvia Domínguez, Nuria Martínez, Laura Gil, Leticia Romero, Leonor Rodríguez y Lucila Pascua.

Los tiempos muertos de Mondelo que hemos podido escuchar por televisión, han sido un estímulo para aquellos que pensamos que un buen banquillo es fundamental para creer en la victoria. Ver la alegría de las jugadoras y la concentración del equipo ha sido verdaderamente una lección de saber estar y competir. A pesar de los ignorantes que piensan que en un vestuario no puede entrar una mujer, pero ven normal que lo haga un hombre; a pesar también de los mentecatos que desprecian el deporte practicado por mujeres.

El baloncesto femenino ha llegado a una cima histórica, nada menos que la final de un Mundial, para mirar sin sonrojo el juego de las estadounidenses que todavía están muy por delante y que tienen jugadoras que cierran bocas a cualquier cretino. La sensación es que buena parte del futuro del baloncesto en España es de ellas, porque su baloncesto es de enorme calidad y genera afición. Motivos para felicitarnos tras este campeonato, que sí ha dejado buen sabor de boca.

Mundial de baloncesto femenino: Competir con cabeza

Empieza el Mundial de baloncesto femenino en Turquía y el asunto merece atención. Más que nada porque la selección española presenta un equipo con opciones y tremendamente competitivo. No es un asunto menor, el futuro de nuestro baloncesto será femenino. El primer deporte practicado por mujeres, con fichas federativas, de nuestro país es el baloncesto femenino. Y los premios en categorías de formación se acumulan, con lo que el futuro parece prometedor.

Alba Torrens

Alba Torrens, pieza clave de la selección (RAQUEL MANZANARES/EFE)

Por lo pronto, las declaraciones de intenciones de nuestras jugadoras muestran ganas y concentración. Una circunstancias diferentes a las que habitó el equipo masculino hace pocas semanas, donde parecía que la confianza fue uno de los excesos que pagamos. Aquí se pueden ver los horarios que tendrá la selección.

Me gusta lo que comenta el seleccionador Lucas Mondelo en una entrevista reciente “Esas jugadoras y yo estamos compenetrados y hablamos el mismo idioma. Eso hace que funcionemos como un equipo más que como una selección”. No es una frase para quedar bien, en los partidos de preparación que he visto me ha gustado mucho el ritmo del equipo y el encaje de las rotaciones. Hay posibilidades de llegar alto, pero la prudencia es una seña de identidad de un equipo que sabe que para llegar arriba hace falta mucho trabajo.

Laia Palau, Marta Xargay, Alba Torrens y Sancho Lyttle, será las referencias de un equipo que promete muchas alegrías, además de la garantía de ser unas jugadoras con una voluntad de conjunto tremenda. Cuestión fundamental cuando se trata de competir en torneos tan difíciles como un Mundial, y eso a pesar de las expectativas de éxito que podría tener el equipo tras ser campeonas de Europa haca un año en Francia. Lo comentaba Alba Torrens hace unos días: “Creo que es mucho más fácil competir tras un éxito siempre que tengas claro que aquello forma parte de un pasado inolvidable, pero que ahora ya es historia. Estamos muy centradas en la dificultad que supone un Mundial donde ya en la preparación hemos podido comprobar que hay selecciones de muchísimo nivel”. Palabra de una de las mejores jugadoras de baloncesto de todos los tiempos.

Ahora habrá que ver como funciona el equipo en Turquía, paso a paso y con cabeza.