Deportes
Sputnik Basket Time

Un blog de baloncesto, desde corta, media y larga distancia, que trata aquellos aspectos poco habituales cuando se habla del deporte de la canasta.

Archivo de octubre, 2014

Pablo Iglesias y Fernando Romay hablan de baloncesto…

Puede parecer complicado juntar a Pablo Iglesias y Fernando Romay en un mismo escenario. Sonará extraño -en estos tiempos de trincheras- afirmar que considero a los dos, cada uno con lo suyo, buenos amigos. Lo cuál no significa decir que estoy de acuerdo con todo lo dicen y hacen, tampoco necesariamente simpatizar con sus equipos.

Pablo Iglesias con Fernando Romay

Pablo Iglesias, Jacobo Rivero y Fernando Romay

Pablo y Fernando tienen en común que ninguno de los dos puede salir a la calle y pasar desapercibidos, algo que no es fácil de digerir y que les une de alguna forma. Con los dos he publicado un libro, algo que me llena de orgullo y satisfacción.

A La Tuerka, el programa que dirige y presenta Pablo Iglesias, acudió Fernando Romay para hablar de baloncesto y sus tiempos de jugador. Un encuentro que puede parecer sorprendente desde fuera, pero que, conociéndoles, no lo es tanto.

En la conversación entre ambos surgen jugadores como Mirza Delivasic, Drazen Petrovic, Fernando Martín o Sabonis. También escenarios olímpicos como Moscú 1980 o Los Ángeles 1984. Lugares y personas que aparecen en el libro que publiqué con Fernando: Altísimo. Un viaje con Fernado Romay (Ediciones Turpial, 2013).

Disfruten la conversación.

Tiros libres: Relatos de baloncesto

La línea de tiros libres te obliga a cierto grado de concentración. La mecánica de tiro es importante a la hora de ejecutar el lanzamiento, cuestión fácilmente comprobable si repasamos la trayectoria de aquellos con mejor y peor porcentaje. Por poner dos ejemplos de ambas posibilidades se puede consultar vídeos de José Manuel Calderón (bien) o de Shaquille O’Neal (horrible). Tiros libres. Relatos de baloncesto es una antología que reúne a dieciocho escritores en un solo libro. Cada uno con su técnica y su mecánica de escritura para contar historias de ficción alrededor del baloncesto.

LIBRO Tiros Libres

Tiros libres. Relatos de baloncesto. (Ediciones LUPERCALIA 2014)

Coordinado por Daniel Ruiz García, David Refoyo y Patxi Irurzun, una de la ventajas del libro es que cada historia es independiente de la otra, trasmitiendo una fuerza narrativa que el lector apreciará. Leídos todos los relatos, creo que el merece la pena un libro que muestra muchas historias de ayer y hoy del baloncesto, desde una óptica universal, que transitan desde lo más personal hasta la absoluta fantasía. Un libro para saborear cada vez que uno de los escritores se acerca a la línea de tiros libres. Ahí donde se puede sacar una primera impresión de la calidad de cada jugador. Visto todo el plantel me resulta un libro (editado por Ediciones Lupercalia) altamente recomendable. Y no lo digo porque yo escriba uno de los relatos, historia que por cierto fue calificada por uno de los coordinadores editoriales como “pop y bolivariana”, sino porque creo que el resultado global es altamente satisfactorio y entretenido. Por lo que a mí respecta, mi tiro libre está construida alrededor de Alexander Gomelski, Mirza Delibasic, Antonio Díaz Miguel, Alexander Belosteny, el KGB y apariciones de personajes históricos dentro y fuera de la cancha. Material incendiario en estos tiempos convulsos. Espero disfruten de las lecturas.

El equipo está formado por: Eloy Fernández Porta, Javier López Menacho, Mario Crespo, Sergi de Diego Mas, Josu Arteaga, Sergi Puertas, Javier Avilés, Ana Pérez Cañamares, David Benedicte, Javier García Rodríguez, Mercedes Díaz Villarías, Miguel Serrano Larraz, Francisco Gallardo, Juan Antonio Corbalán, Patxi Irurzun, David Refoyo, Daniel Ruiz García y un servidor.

Lo puedes comprar a través de la web de la editorial o en estos puntos de venta.

España medalla de plata en Turquía: ¡Viva el baloncesto femenino!

Hace ya un tiempo, un mentecato me comentó que para él, el baloncesto femenino “no era baloncesto”. Afirmación estúpida se coja por donde se coja. Dicho esto, a semejante sujeto se le habrá cambiado el gesto al ver lo que ha pasado en el Mundial de Baloncesto celebrado en Turquía estos días. Una auténtica gozada para el espectador del deporte de la canasta. Un espectáculo maravilloso en el que además la selección española ha logrado el mejor resultado de su historia: medalla de plata ante Estados Unidos sin bajar la cabeza y con emisión por el primer canal de TVE.

Selección española

Las jugadoras y el cuerpo técnico con la medalla de plata (EFE)

En el mundillo se lleva tiempo hablando de que el futuro del baloncesto en nuestro país pasa en buena medida por el baloncesto femenino, el primer deporte en cuanto a fichas federadas de chicas y mujeres de España. Asunto que no es menor si además tenemos en cuenta que las selecciones de formación de la FEB están obteniendo excelentes resultados. Por lo que yo veo a pie de cancha, la distancia con Estados Unidos y su fantástico equipo irá menguando. Al tiempo.

Lo que ha logrado el equipo de Lucas Mondelo tiene un mérito enorme. Hace años al grupo que hoy lidera el equipo se las conocía como “las hippies”. Una de aquellas jugadoras era Laia Palau, la hoy capitana de la selección me comentó en una entrevista en 2007: “A mí me gusta bailar un poco entre los conceptos. En este deporte hay unos conceptos, como en la música hay un pentagrama. A mí me gusta interpretar, sobre la marcha. Sobre una base ir construyendo variaciones diferentes, saber adaptarte de la mejor manera. Creo que así se juega al baloncesto. Luego tienes que poner gente que quiere jugar así y que te dejen hacerlo. Tiene que haber un orden y a partir de ahí romperlo atendiendo a esas bases. Para mí sólo hay un baloncesto, y creo que para todo el mundo también, pero hay visiones diferentes”. Unas declaraciones que suenan a música, combinación que -en mi opinión- siempre es perfecta cuando se mezcla con baloncesto.

Algo más tarde de aquél encuentro, tuve la suerte de entrevistar a Alba Torrens, precisamente en Estambul, en su primera temporada con el Galatasaray. Una jugadoraza que ha dado un salto de calidad tremendo al equipo, y que en la semifinal contra Turquía hizo un partido excelente. Son solo dos ejemplos de un plantel en el que se nota una química estupenda y una dirección de juego sensata, lo que genera muy buena sintonía. La lista la completan Laura Nicholls, Marta Xargay, Sancho Lyttle (impresionante y admirable), Anna Cruz, Silvia Domínguez, Nuria Martínez, Laura Gil, Leticia Romero, Leonor Rodríguez y Lucila Pascua.

Los tiempos muertos de Mondelo que hemos podido escuchar por televisión, han sido un estímulo para aquellos que pensamos que un buen banquillo es fundamental para creer en la victoria. Ver la alegría de las jugadoras y la concentración del equipo ha sido verdaderamente una lección de saber estar y competir. A pesar de los ignorantes que piensan que en un vestuario no puede entrar una mujer, pero ven normal que lo haga un hombre; a pesar también de los mentecatos que desprecian el deporte practicado por mujeres.

El baloncesto femenino ha llegado a una cima histórica, nada menos que la final de un Mundial, para mirar sin sonrojo el juego de las estadounidenses que todavía están muy por delante y que tienen jugadoras que cierran bocas a cualquier cretino. La sensación es que buena parte del futuro del baloncesto en España es de ellas, porque su baloncesto es de enorme calidad y genera afición. Motivos para felicitarnos tras este campeonato, que sí ha dejado buen sabor de boca.

Blake Griffin, la publicidad y el baloncesto

Griffin

Blake Griffin con Serge Ibaka (EFE)

En Estados Unidos hay una larga lista de vídeos publicitarios de enorme calidad relacionados con el baloncesto. De casualidad encuentro este protagonizado por Blake Griffin. Una de las muchas diferencias que separa el baloncesto de uno y otro lado del atlántico es el cuidado por el producto. Algo que por aquí se empeñan en justificar por la economía, razonamiento que no comparte del todo.

Para mí es otra genialidad de guión, producción, edición e interpretación. Localización perfecta y un ambiente excelente. Disfruten.