Deportes
El último tiro | Baloncesto El último tiro | Baloncesto

"Not in my house"

Archivo de julio, 2016

DeAndre Jordan y sus tiros libres: hasta sus compañeros se ríen de él

DeAndre Jordan es uno de los peores lanzadores de tiros libres de la NBA y en el partido de preparación de Estados Unidos ante China lo volvió a demostrar con un lanzamiento que no tocó ni el aro.

Tras el airball del pívot de Los Angeles Clippers, sus compañeros en el banquillo no tuvieron piedad y se vio a Carmelo Anthony, Kevin Durant y DeMarcus Cousins reírse a carcadas de ello y lanzar algún grito.

Pocos puntos débiles tiene la selección norteamericana, clarísima favorita al oro en los Juegos Olímpicos de Río y que aplastó a China con un contundente (106-57), pero uno de ellos es los tiros libres de DeAndre.

El jugador, sin embargo, no le dio importancia y aseguró que el equipo es como una gran familia.

Estoy siendo yo mismo, tratando de limitar los tiros del rival, poner las cosas difíciles y disfrutar de este equipo. Nos sentimos como si fuéramos compañeros desde hace años

Anderson Varejao renunciará al anillo de campeón de la NBA

Cuando comenzó la final de la NBA entre Cavs y Warriors, un jugador ya sabía que pasara lo que pasara, el anillo de campeón de la NBA era ya suyo: Anderson Varejao.

Cleveland - Golden State

Anderson Varejao y Kyrie Irving en un partido de la Final de la NBA entre Cleveland y Golden State (GTRES).

El pívot brasileño comenzó la temporada en su equipo de (casi) siempre, los Cleveland Cavaliers. Sin embargo, el papel del pívot brasileño de 33 años estaba siendo residual, lejos del importante rol de otros años, y a en la mitad de su duodécima temporada, fue traspasado a Portland, acabó siendo cortado por el equipo de Oregón y el entonces vigente campeón, Golden State Warriors, que buscaba un ‘5’ para suplir la baja del lesionado Festus Ezeli, acabó fichándole.

La final se decantó para Cleveland en aquel inolvidable séptimo partido, y Varejao, que jugó 31 partidos de la fase regular con los Cavs, tiene derecho al anillo de campeón de la NBA pero según ha anunciado el periodista Sam Amico, el jugador tiene intención de renunciar a él.

Kevin Durant: una decisión para ganar un anillo… y muchos enemigos

RAÚL RIOJA

Han pasado ya casi 24 horas, y el mundo del baloncesto sigue en estado de shock. El fichaje de Kevin Durant por los Warriors supondrá una auténtica revolución. Uno de los tres mejores jugadores del mundo (para ahorrarnos un debate que ahora no proceden) se une al equipo que batió el récord de victorias en temporada regular de los Bulls de Jordan (73-9).

Kevin Durant

Kevin Durant (GTRES).

Y eso, a muchos, no les ha gustado nada de nada. Porque ahora estamos hablando de que un equipo va a tener a dos de esos tres mejores jugadores del mundo (Kevin Durant y Stephen Curry), a otros dos que son, al menos, top-20 de la liga (Klay Thompson, Draymond Green), y a secundarios de lujo como André Iguodala. Esto puede provocar un impresionante desequilibrio en la NBA, una desigualdad como no se recuerda.

Uno de los motivos por los que gusta tanto la NBA es precisamente su igualdad. Da igual que seas un equipo histórico como los Lakers, ello no evita atravesar una travesía por el desierto eterna firmando dos temporadas como el segundo y el cuarto peor equipo de la competición. Ser la franquicia con más títulos, los Celtics en este caso, no evita que lleves seis sin ganar y varios años llegando como mucho a primera ronda de los playoffs. Sí, una de las razones por los que tanto gusta la NBA es porque no hay duopolios como los de Barça y Real Madrid en fútbol. Una buena gestión puede convertir, con paciencia eso sí, a cualquier equipo en candidato al título.

El aumento del límite salarial no solo está provocando que jugadores de clase media firmen contratos parecidos a los de las estrellas hace dos o tres años, también está propiciando que se estén formando súperequipos que, hasta ahora, evitaba en cierta medida el citado límite salarial.

Da cierta rabia, por ello, que Kevin Durant haya escogido el camino fácil, al menos en teoría, después de estar a solo un paso de eliminar hace un mes a los Warriors en playoffs, de demostrar que era posible que lograra el anillo en Oklahoma junto a Russell Westbrook y con refuerzos tan interesantes como el de Victor Oladipo. Supongo que la idea de pasar a la historia como un grandísimo jugador que jamás logró un anillo, al estilo de Karl Malone, Charles Barkley o Pat Ewing, no le hacía ninguna gracia, pero tengo la sensación de que su prestigio queda algo tocado y de que se ha ganado muchos enemigos con su decisión.