Entradas etiquetadas como ‘seatle’

La miss que no soporta la ciudad a la que representa

Lo mío con las misses es prácticamente una devoción absoluta. Tanto, que si yo tuviera lo que hay que tener (dinero, más tiempo libre, una pizca más de picardía…) les dedicaría una sección. Fijaos si siento pasión por el tema que yo fui uno de los precursores del concurso Miss y Mister ’20 minutos’. Por eso hoy os cuento la historia de Jean-Sun Hannah Ahn, Miss Seattle, a quien le llueven las críticas después de que hace unos meses diera un señor hachazo a la ciudad diciendo que Seattle no le gustaba.

Es evidente que no tiene por qué gustarte la ciudad en la que vives. Por ejemplo: tú puedes ser de Murcia, pero de Murcia de toda la vida, que pase un reportero de televisión por delante y te pregunte que qué te parece el río. En ese momento tú te llenas de sinceridad y, confesando algo que jamás habías dicho fuera de tu círculo de amigos (suponiendo que tengas círculo de amigos), dices… “¿el río?… Una mierda”. Estas cosas pasan.

Pero claro, eso te lo puedes permitir si tu cara no da imagen a tu ciudad. Difícilmente veremos a este señor en los carteles de Murcia, qué hermosa eres (no porque sea más guapo o más feo, sino por su frase… no me liéis). Ahora bien, ¿qué puede pasar si llega Victoria Beckham y dice que Madrid huele a ajo? Pues que le caen tortas hasta en el carné de identidad, y eso que ella no tenía más compromiso con Madrid que el de su marido (poco, en cualquiera de los dos casos). Pues bien, imaginad que elegís a una chica como la más guapa del pueblo y dice que los chicos guapos son los del pueblo de al lado. Algo así, pero a lo grande (porque Seattle es algo más grande que Villajoyosa), es lo que le ha ocurrido a Jean-Sun Hannah Ahn (lo siento, no sé acortar el nombre; dudo si quedarme con Jean, con Jean-Sun, con Hannah o con Ahn).

Jean-Sun Hannah Ahn (JSHA, abreviado, aunque escrito así parece una organización de Japoneses sobrios hasta que anochece) fue coronada como Miss Seattle hace unos días. Nada que objetar, porque esta muchacha de 22 años es todo belleza. Ahora bien, cuando empezaron a documentarse sobre la bella manceba y recurrieron a su cuenta en Twitter, descubrieron que en diciembre había escrito “Odio a Seattle ahora mismo”, además de otras lindezas como “¡llevadme de vuelta a Arizona! No soporto la fría y lluviosa Seattle y la molesta gente”, según recoge la prensa estadounidense.

Claro, tú imagínate que lideras una facción dentro de la oficina para que asciendan a Pérez. Entonces llega el día en el que Pérez sube al poder y descubres que en su Facebook, dos meses antes de que tú lideraras el movimiento a su favor, había escrito que ojalá y te despidieran, porque eras un borde. Gracia, lo que se dice gracia no te hace, como es lógico.

Pero claro, para Jean-Sun Hannah Ahn la cosa no es fácil, porque no es lo mismo que Pérez se enfrente a ti a que una inocente muchacha de 22 años se ponga en contra a toda la población de la ciudad que la ha elegido como Miss (bueno, la ciudad no la ha elegido, es una forma de hablar). Ahora la pobre va por todos los medios diciendo lo maravillosa que es Seattle, lo mucho que le gusta y justificándose por aquellos tuiteos que, obviamente, ya ha borrado.

Explica que esos mensajes de diciembre eran porque echaba mucho de menos a sus amigos de Arizona (nació en Seattle pero fue a la universidad en Arizona) y que con los comentarios de “la molesta gente” hablaba en general. Ahora se muestra encantada con todo lo que tiene que ver con la ciudad, le encanta el verano, ha vuelto a conectar con sus viejos amigos, le gusta todo… vamos, que seguro que si le buscas las vueltas te dice que es la fan número 1 de Anatomía de Grey, cualquier cosa con tal de redimirse.

[El vídeo está en inglés, pero no lo traduzco porque viene a contar todo lo que os he dicho ya. Lo pongo simplemente por si alguien tiene mucho mucho mucho… pero que mucho interés en el tema]

“Me he dado cuenta de que puedo enseñar a otros cómo ser cuidadosos con lo que pones en Internet”, dice la pobre. Evidentemente, en un anuncio de antes y después, ella sería el antes. En uno de acierto y fracaso, ella sería el ejemplo a NO seguir. Pero sí, enseñar puede enseñar, que de los errores también se aprende.

PD: Aún le queda mucha carrera por delante, porque aspira a ganar Miss Washington en julio y, con suerte, ganar Miss America (si Sandra Bullock no lo impide, claro).