Entradas etiquetadas como ‘lagrimas’

Un hotel ofrece habitaciones solo para lloronas

llorar

Mitsui Garden Yotsuya es un hotel de Tokio que ha anunciado una ‘curiosa’ promoción en la que ofrece ‘habitaciones del llanto’ solo para clientes femeninas (los hombres no tienen derecho a ahogar sus penas en soledad o acompañados), según publica el Huffington Post.

Estas suites, que cuestan 75 euros por noche, cuentan con pañuelos de papel “de lujo” (no valen unos desechables, pura seda) así como películas ‘típicamente femeninas’ (las masculinas deben de ser las de mamporros), que permitirán a las mujeres “llorar con ganas” (a moco tendido) con comodidad y discreción. Esto último son frases sacadas de la publicidad del hotel. Lee el resto de la entrada »

Los niños que lloran sangre

Ayer leí que un joven de 15 años del estado de Tennessee llamado Calvino Inman llora sangre tres veces al día. Además, por lo visto se ha convertido en un fenómeno de Internet gracias a Youtube y ha sido entrevistado por numerosos periódicos y canales de televisión en Estados Unidos. “Casi todos mis amigos han dicho que estoy poseído. Al principio lo pasaba bastante mal, pero la verdad es que ya estoy acostumbrado”, ha dicho el chaval.

Asegura que a veces la arden los ojos y su madre está muy preocupada, pero en ninguno de los exámenes médicos han logrado dar con la causa. No ven nada raro. Los oftalmólogos dicen que lágrimas se mezclan con sangre sin una causa aparente y que es un caso entre un millón. Pero hay un precedente conocido.

La verdad es que esta noticia no me sorprende porque hace casi un año que supimos de la historia de la india Twinkle Dwivedi, que con sólo 13 añitos tenía que aguantar todo tipo de insultos porque un extraño trastorno hacía que perdiese sangre a través de su piel. Sudaba y lloraba sangre, tanto que la tuvieron que hacer varias transfusiones para compensar la sangre que se filtraba a través de sus ojos, nariz, cuero cabelludo, cuello y planta de sus píes.

Algún médico ya ha apuntado que puede deberse al tipo II de la enfermedad de Von Willebrand, una deficiencia cualitativa o cuantitativa de una proteína requerida para la agregación de plaquetas que deriva en anomalías de la coagulación, provocando distintos grados de hemorragia. Pero no hay nada claro.

PD: Si hace un año ya se sabía de un caso, ¿por qué no se estudió? ¿Sólo porque le pasa a uno entre un millón ya no merece la pena? Claro, así no se gana dinero, ¿no? Si se hubiese estudiado, quizá Calvino Inman no fuese hoy noticia.

PD2: Ya que nadie tiene una explicación médica, al menos que les presten ayuda psicológica, porque lo que tienen que aguantar estos críos…

– Envía el post:

Bookmark and Share

La mujer que lloraba cuando comía se cura con botox 15 años después

¿A qué no adivináis donde lo he leído? Pues no, esta vez ha sido en el ‘Daily Mail’. Resulta que Patricia Webster, de 58 años, llevaba 15 años llorando cada vez que comía (todo lo contrario que yo, que soy un feliz ‘tragaldabas’) debido a una extraña enfermedad relacionada con las fibras nerviosas que regulan la salivación, las cuáles alteraban el funcionamiento de la glándula lagrimal.

El caso es que una década y media después y gracias al botox, que no sólo sirve para inflar rostros, esta mujer puede volver a degustar la comida sin necesidad de llevar encima un pañuelo. Si es que no hay nada que la ciencia no arregle.

En 1991 le diagnosticaron el síndrome de Guillain-Barré, que según la Universidad de Virginia “es un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico (…) y que es poco frecuente, ya que lo sufren entre una y dos personas de cada 100.000”.

Las lágrimas fueron un efecto secundario de la parálisis facial sufrida por culpa de su efermedad. Y así quince años que ella resume así:

“Incluso con una taza de sopa o té en casa me pasaba”.

“Yo nunca podía llevar maquillaje en los ojos”.

“Caí en una depresión porque no quería salir”.

Pues bien, su infierno ha terminado. Patricia sabe que el tratamiento con el botox es caro y que puede tener sus efectos secundarios, pero es feliz por volver a poder mostrar su cara a todo el mundo, como ella dice.

PD: Ya sabéis, una o dos veces por semana abandonamos el humor malo por alguna buena historia de superación personal, como la del guitarrista del otro día.