Entradas etiquetadas como ‘jerusalen’

Dos españoles perdidos en… Jerusalén

¿Qué tal la experiencia en Bogotá? Seguro que lo habéis pasado bien. Pues bien, hoy no me enrollo mucho que nos espera un largo viaje.

Nos esperan las películas Como locos… a por el oro y Comer, beber, amar.

Viajamos rumbo a… ¡JERUSALÉN! Allí nos esperan Jacobo y Mónica. Con ellos os dejo.

1) Nombre

Mónica.

2) Edad

38 años.

3) En España vivía…

En Valencia.

4) Ahora vivo…

En Jerusalén.

5) Me mudé…

En abril de 2007.

6) ¿Por qué me fui?

Porque estoy casada con un israelí.

1) De España añoro…

Mi familia y el jamón.

2) En España no tenía y ahora sí…

A mi marido.

3) De Jerusalén no me gusta…

Sin entrar en cuestiones sobre el conflicto… lo poco que se parece a Valencia.

4) Recomiendo que visitéis…

La ciudad vieja, Akko y el mar Muerto.

5) La mejor comida de Jerusalén es…

Para mi gusto deja mucho que desear, pero hay algo que todos conocen, el Humus (una pasta de garbanzos). Os aconsejo que vayáis al pueblo árabe Abu Gosh a comerla, es de lo mejorcito de Israel.

Bienvenidos a Jerusalén.

Un mundo muy distinto

Conocí este país en el año 2000, vine a conocer a mis futuros suegros y quedé realmente impresionada, atraída por su gente, por lo diferente que era de España y de lo que yo conocía, un mundo muy distinto en muchas cosas y muy parecido en otras.

Hace dos años que vine definitivamente aquí a vivir, cerca de mis suegros que ya están mayorcitos, así que hicimos las maletas y llegamos aquí con una mano delante y otra detrás… y yo sin saber idiomas, ni hebreo, ni inglés.

Nos establecimos en Jerusalén, una ciudad dividida, llena de contrastes y poco accesible, todo lo contrario a Tel Aviv, ciudad llena de vida…que bien podría pensarse que uno está en Europa. En Jerusalén todo es diferente, ser la cuna de las 3 grandes religiones debe notarse, quizá ese sea su atractivo. Aquí debes asumir que la religión lo impregna todo, pero os aseguro que en los barrios periféricos puedes vivir con absoluta normalidad siendo atea como lo soy yo.

Lo peor son los sábados

Lo que peor llevo son los sábados, como sabéis en el Shabbat todo queda paralizado, desde el viernes por la tarde hasta el sábado al anochecer, que es cuando a uno le apetece salir a tomar algo, a comprar, etc..; hasta en eso me voy acostumbrando, ahora aprovecho el sábado para ir al monte y pasear… qué le vamos a hacer.

Una de las cosas que más me sorprendió fue encontrarme con mucha, mucha gente que aún habla ladino, el español de los judíos antes de su expulsión. Me agradaba sobremanera escuchar el castellano antiguo, es sorprendente cómo más de 500 años no han hecho mella en sus costumbres, y cómo se produce una conexión entre ellos y yo absolutamente familiar gracias a un idioma común que te transporta a aquella España donde convivían judíos, árabes y cristianos.

Es este un lugar poco convencional para vivir, está claro, pero muy parecido a España en el carácter abierto de su gente, aquí hay mucha gente, millones de personas que desean convivir en paz, los gobiernos cambian y algún día podremos encontrar soluciones al conflicto. Creo que es necesario decirlo, porque aquí convivimos árabes con judíos, musulmanes, cristianos y ateos. No siempre el odio gana la batalla.

Gracias a Mónica, que nos ha tratado estupendamente. Ahora vamos a hacer una visita a Jacobo, a ver qué nos cuenta.

1) Nombre

Jacobo.

2) Edad

20 años.

3) En España vivía…

En Ceuta.

4) Ahora vivo…

En Jerusalén.

5) Me mudé…

Hace más de dos años y medio.

6) ¿Por qué me fui?

Para empezar mis estudios universitarios, y quién sabe si para residir aquí.

7) La mejor comida de Jerusalén…

Falafel (croqueta de garbanzo o habas), Shawarma (más conocido en España como Dönner Kebbab) en laffa, que es una masa como la de un burrito mejicano, pero más bueno y humus (crema de garbanzos).

1) De España añoro…

Sinceramente, el botellón, las fiestas hasta las 7 de la mañana y, aunque suene raro… la empanada de atún. ¡Ah! Y tener el domingo como festivo.

2) En España no tenía y ahora sí…

Un gran cruce cultural, reflejado en ámbitos como el arte, la comida…

3) De Jerusalén no me gusta…

Lo mal estructurado que está el transporte público (las líneas de bus al centro pasan cada 30 minutos), pero, sobre todo, el hecho de que en invierno a las 5 de la tarde ya es noche cerrada.

4) Recomiendo que visitéis…

Desde la Ciudad Vieja (Muro de las Lamentaciones, Iglesia del Santo Sepulcro, el Domo de la Roca,…) hasta el mercado Mahane Yehuda, pasando por la calle peatonal Ben Yehuda, donde se concentran los mejores ‘stands’ de comida rapida.

En medio del conflicto

Lo sé, muchos pensaréis… “¿Israel? ¿Pero qué quieres, que te mate un terrorista suicida o un misil? Desgraciadamente esta es la imagen que nuestra televisión nos muestra sobre Israel, pero la realidad es bien distinta. Es verdad que se ve mucha más seguridad que en otros lugares, pero aún así, en el día a día no hay diferencia entre vivir aquí o vivir en España.

Jerusalén, por el hecho de ser la ciudad de deseo de todos, es muy cosmopolita. En un bus bien puedes encontrarte un rabino con su sombre o un cura con su sotana y su cruz en el pecho o un árabe que va a la universidad o a su lugar de trabajo.

La parte este de Jerusalén es el llamado barrio árabe. Baja desde la Universidad hasta la Ciudad Vieja y la mayoría de los árabes israelíes residen allí.

Qué visitar

Empezaremos con una visita a la ciudad vieja, barrio a barrio, desde el Muro de las Lamentaciones en el barrio judío, hasta la Iglesia del Santo Sepulcro en el barrio cristiano, pasando por el Domo de la Roca (abierto a visitantes solo por la mañana) en el barrio árabe o por la Iglesia Armenia, en el barrio armeno.

Después nos daremos una vuelta por el centro comercial Mamila, abierto hace poco mas de un año justo en la puerta de la Ciudad Vieja. Una galería comercial descubierta donde encontraremos también numerosos restaurantes donde sentarnos a reponer fuerzas.

Continuando con el recorrido, nos dirigimos a la calle peatonal Ben Yehuda. Ahí encontraremos mas tiendas de ropa y más restaurantes, pero sobre todos encontraremos tiendas de souvenirs. Es una calle internacional, en ella podremos oír personas hablando en todos los idiomas, hebreo, inglés, francés y también, como no, español.

Más tarde, cuando caiga un poco el sol y el calor sea más soportable (en invierno esto ocurre a las 16.00 horas, en verano sobre las 18.30 horas), iremos a Mahane Yehuda, el mercado de la ciudad. En él, encontraremos todo tipo de cosas, desde carnes, quesos y pescados hasta ropa y, como no, souvenirs. Una visita a Jerusalén bien merece un buen recuerdo. Tampoco puede faltar el museo del Holocausto, Yad Vashem.

Vida nocturna

Como para todo universitario, lo importante son las fiestas, esos momentos donde desconectar de todo el ámbito académico. Aún siendo una ciudad con gran influencia religiosa, no son pocos los locales donde pasar una buena noche.

En la zona centro se concentran la mayoría de ellos, algunos son más del estilo pub inglés, pero también hay discotecas. Dos problemas: la vida nocturna empieza temprano, digamos que cuando en España aún se está comprando el Pack Botellón, aquí ya se va con el puntito. Y a eso de las 3.00, rumbo a casa. El segundo problema es la edad. El ejército es obligatorio, 3 años para hombres, 2 para mujeres, con lo que en cualquier discoteca te encuentras gente de +22 aproximadamente.

Para compensar, los locales hacen fiestas 3 o 4 veces por semana. Los lunes es el Studen day, que no difiere nada del resto de la semana, simplemente es un reclamo más como otro cualquiera. La música suele ser internacional, dejando el final de la noche a la música israelí.

Y si uno se harta de la rutina, hay taxis compartidos que funcionan 24 h para llevarte a Tel Aviv. En 50 minutos, y por el módico precio de 22 shekels (la moneda israeli, que al cambio serían unos 13 €) estas en ‘La ciudad Non-Stop’, pero ésa es otra historia….

Las fotos del post son propiedad de Mónica y Jacobo, que amablemente me las cedieron para que las usara.

Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección, aunque tampoco tiene mucho misterio, jeje.

PD: Son dos visiones bien distintas de Jerusalén, pero ambas merecen la pena, ¿verdad?

Hoy hace un año…

Obama y Michelle hacen magia juntos

¿Qué es una ucronía?

– Envía el post:

Bookmark and Share