Entradas etiquetadas como ‘córdoba’

Creían que su obra era magnífica y resultó ser un #epicfail monumental

El tremendo error de unos trabajadores, en una obra en una azotea de Córdoba (Argentina), ha desatado un tsunami de carcajadas en las redes sociales.

Un soldador no se percató de que la barra de acero que estaba terminando de fijar en una pared había ‘atrapado’ un objeto de grandes dimensiones como por arte de magia. ¿¿¿¿???? Lee el resto de la entrada »

Multada por circular sin casco en ¡¡¡su coche!!!

No es una piloto de carreras compitiendo con su monoplaza, ni una experta motociclista negociando curvas en MotoGP, simplemente circulaba con su coche por una pequeña localidad argentina y fue sancionada por ¡¡¡ir sin casco dentro de su vehículo!!! ¿Qué se había tomando el agente? ¿Se le fue el dedo a la tecla equivocada?

La mujer, que reside en el municipio de San Francisco, Córdoba, compartió en las redes sociales su indignación de proporciones casi bíblicas al comprobar que la habían multado por no llevar puesto el casco cuando conducía su utilitario. ¡¡¡Estamos locos!!!
Lee el resto de la entrada »

Sufren un accidente de tráfico mientras tenían sexo al volante

¿Recordáis cuando el personaje que se hacía llamar Arlequín y la mujer rubia oxigenada y siliconada cuyo nombre he olvidado empotraron su coche contra la Cibeles sólo por llamar la atención de la prensa rosa? Pues en Argentina ha pasado algo parecido, sólo que los protagonistas no eran famosos y la causa del accidente es mucho más plausible. Hace unos días, de madrugada dos jóvenes argentinos estrellaron su coche contra una rotonda… ¡mientras hacían el amor! Sí, porque en vez de parar en un descampado a oscuras, como suele ser costumbre, la pasión agarró a los muchachos en pleno viaje y decidieron seguir su camino mientras se lo montaban. ¡Qué alarde! Imprudencia al margen (¡cuidado al volante, hombre!), el muchacho, que conducía con la joven aupada sobre su regazo, debería tener una placa en el panteón de los ídolos del siglo XXI, junto a Rafa Nadal y… Rafa Nadal, no se me ocurre otro.

Así quedó el Ford Ka tras el accidente. Fuente: Cadena 3.

Así quedó el Ford Ka tras el accidente. Fuente: Cadena 3.

Los hechos ocurrieron en la Ciudad Universitaria de Córdoba y fueron relatados por Francisco Centeno, reportero de la emisora de radio Cadena 3, que fue testigo directo. Según Centeno, que lo cuenta con el gracejo que se gastan los argentinos, “a las ocho u ocho menos diez de la mañana, delante de nuestro coche había un Ford Ka sucio y viejito que venía zigzagueando. Mi comentario con el chófer fue que el conductor iba medio tomado, pero el propio chófer me comentó que no, que un hombre iba manejando el auto con una mujer sentada encima de él, ‘face to face’. ¡Iba manejando y haciendo el amor! Lo advertimos porque el auto no tenía vidrios polarizados y circulaba a baja velocidad”. ¿Qué querías, Centeno? ¿Que fuese a 160? Para empezar, es un Ka y el muchacho era consciente de que las prisas no son buenas en determinandas situaciones.

¡Y menos mal que iba despacio! Porque la imprudencia de nuestro particular Romeo acabó en accidente. Sigue contando Francisco Centeno que poco después de adelantar al ‘coche del amor’ escuchó una fuerte explosión. Se dieron la vuelta y comprobaron que el Ford Ka se había tragado una rotonda y que había reventado uno de sus neumáticos. “Fue tan fuerte el impacto que afectó al paragolpes del auto”. ¿Anuló el golpe la libido de Romeo y Julieta? ¿Imagináis que el reventón del neumático coincidiera con el clímax? ¡Cuánta justicia poética habría!

El caso es que como colofón al revolcón o provocando un coitus interruptus, el Ford Ka acabó hecho unos zorros, sin paragolpes y a tres ruedas, lo que no amilanó a Romeo, que se vistió por momentos de Fitipaldi y huyó del escenario a medio vestir, con una muchacha seguro que un poco asustada y con un coche destartalado. Ahora, me gustaría saber qué milonga habrá contado en casa para justificar el accidente, porque fijo que no tiene arrestos para decirles a papá y mamá “es que estaba cogiéndome a Julieta, perdí la concentración y…”. Porque, querido Romeo, como ya hemos dicho en alguna otra ocasión, NO TODO ES COGER EN LA VIDA.