Entradas etiquetadas como ‘asesinato’

Un gato, el principal sospechoso de un intento de homicidio

En la localidad de Mifune (Japón), una investigación sobre “intento de homicidio” de una anciana ha señalado como principal sospechoso a un ‘lindo gatito’, tras una exhaustiva investigación. O-O

La hija de Mayuko Matsumoto halló a su madre cubierta de sangre, como consecuencia de al menos 20 cortes en su cara. La mujer, de 82 años, que se encontraba postrada en cama, fue sometida a una intervención quirúrgica de urgencia por la gravedad de las heridas (espero y deseo que se recupere lo antes posible). Lee el resto de la entrada »

Pidió volver a la cárcel porque no quería vivir con su suegra

carcel

Un hombre, acusado de homicidio, se encontraba en arresto domiciliaria a espera de juicio, pero se presentó en la sección tercera de los juzgados de Trelew (Argentina) y pidió volver a la cárcel porque no quiere seguir viviendo en la casa de su suegra ya que, según él, “estar tras las rejas es mejor que vivir con ella”.

El preso, identificado como Nelson Miguel Amaya, está acusado de haber asesinado a su cuñado tras una comida familia, se desató una discusión que derivó en una agresión con cuchillo que acabó con la vida de la víctima. Lee el resto de la entrada »

Una jueza condena a un hombre por asesinato y acto seguido oficia su boda

patriciacooksonLa señora de la foto que abre este post es la jueza del Tribunal Superior de San Diego Patricia Cookson y en esa mirada que parece implacable esconde algo tierno. Haced, si no lo creéis así, un ejercicio sencillo. Tapadle la mitad inferior de la cara. ¿No advertís un gesto compasivo en sus ojos? Este rasgo dual de su mirada acaba de aflorar en una curiosa sesión en un juzgado californiano.

La jueza Cookson, severa, administró la justicia con puño de acero enfundado en un guante de seda. Me explico. Su señoría decidió condenar a 53 años de prisión al ciudadano Danne Desbrow, considerado culpable de un asesinato cometido diez años atrás. Sin embargo, instantes después de mandar al hombre a prisión para prácticamente el resto de su vida, cambió el rictus firme y ¡¡¡¡ofició la boda del propio reo!!!! Incluso, le ofreció un trocito de tarta para celebrarlo. Puño de acero en guante de seda.

El abogado defensor no pudo salir de su asombro ante lo vivido en la Corte de San Diego. “Fue un día inusual de principio a fin. Aprecio que (Cookson) honrara la solicitud de casar a mi cliente”, aseguró mientras lamentaba la condena de su defendido, ya que consideraba que “no es un caso de asesinato, sino que Desbrow actuó en defensa propia durante una pelea”. ¡Puño de acero en guante de seda!

Mientras, la gran olvidada en el día de su boda fue la novia. Los flashes no la apuntaron a ella, como suele ser habitual, sino a su convicto esposo y a la peculiar jueza. Destiny, que así se llama la ya esposa de Desbrow, reconoce que no tenía muchas esperanzas de que su señoría Mrs. Cookson aceptara oficiar la ceremonia y que se sorprendió cuando le dijo que sí.

La feliz (?) pareja no pudo disfrutar de más de diez minutos de luna de miel. Pasado ese tiempo, los alguaciles trasladaron al convicto a un furgón policial en el que le llevaron a la cárcel, donde pasará los próximos meses, a la espera de que se tramite la apelación de su condena.

Danne dice que no cometió asesinato. Su esposa le cree y mantiene la esperanza: “tengo fe en que Dios va a traerlo pronto a casa”. Veremos si la justicia californiana también cree la versión del preso y da marcha atrás. Mientras tanto, ¡que vivan los novios!

Se comen a su jefe por no atender sus reivindicaciones laborales

FOTO: FLICKR / anieto2k

Desde que el sindicalismo se generalizó para luchar contra la opresión y casi el sistema esclavista que sufrían los trabajadores allá por el siglo XIX, muchas han sido las protestas y manifestaciones que han desencadenado en tragedia, e incluso, en una guerra, como la revolución bolchevique. Pero la reivindicación laboral que supera lo imaginable por su crudeza y violencia es la que sucedió en el estado indio de Assam hace unos días.

Un matrimonio de terratenientes de una plantación de té fueron asesinados por una horda de cerca de 1.000 personas. Hasta este punto, el relato podría entrar dentro de la lógica. Lo que ya no es de recibo es que después de quemarlos vivos dentro de su casa, varios integrantes del grupo se comieran parte de los cuerpos calcinados, según han relatado dos testigos a la Policía. En este caso, la venganza sí parece que se sirvió fría y en bandeja de plata (perdón por la comparación, pero viene que ni pintada).

El desencadenante de la tragedia parece ser las penosas condiciones laborales de los trabajadores de la plantación. Llevaban sin cobrar varios meses, malvivían en barracones insalubres y el jefe había denunciado a dos representantes sindicales, que fueron detenidos y puestos a disposición judicial.

En declaraciones a un medio local, el inspector jefe de la Policía, el señor Singh, indicó que ya habían identificado a 14 implicados en los hechos basándose en el relato de varios testigos. Ahora hay que esperar los informes de las autopsias para determinar si realmente los cuerpos de los fallecidos sirvieron de festín a la jauría de enloquecidos trabajadores.

Confío en que este tipo de protestas violentas no se generalice porque muchos jefes van a tener el miedo en el cuerpo cada vez que vayan a trabajar.