BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

Inmigrantes sin papeles, ¿cuántos?

Les decía días atrás que la propuesta Rajoy de un “contrato” para inmigrantes era interesante y merecía análisis detenido, que podría ser una oportunidad. El señor Arias Cañete la abarató a los diez minutos con unos comentarios de taberna de las de antes. Los socialistas rechazaron la propuesta sin entrar en detalles.

Más tarde Rajoy insistió en dos consideraciones de brochazo grueso, de titular grande pero sin notas a pie de página, las que explican los fundamentos: la primera es la del lema “regularizaciones jamás” y la segunda pretende que los “sin papeles” vuelven a superar el millón, especialmente por el “efecto llamada” de otra posible “regularización”.

El País publica hoy un artículo de uno de sus periodistas con fuste, Tomás Bárbulo cuya lectura les encarezco. Les ahorro comentarios adicionales.

El “contrato” de Rajoy podría ser una buena idea para encauzar la integración, para incorporar derechos y deberes a todos, Como lo es la idea de crear una Agencia del Estado con profesionales especializados en el tema para gestionar uno de los fenómenos más novedosos e importantes que han ocurrido en la reciente historia de España. Por favor con la inmigración pocas bromas.

P.D. Y puestos a recomendar artículos no es menos interesante el del antiguo director de Le Monde, Jean-Marie Colombani, sobre la figura de Sarkosy y su primera cabalgada como presidente, antes de cumplir un año en el trono. Complicado personaje este Sarkosy que corre el riesgo de quedarse en muy poco. Francia no ha cambiado nada, sigue leal a su dulce descanso en la riqueza heredada. El activismo del presidente apenas ha movido un obstáculo.

7 comentarios

  1. Dice ser peleznas

    señor Urbaneja, a parte de las decisiones racionales y pensadas, están las viscerales e inmediatas, por ejemplo, a nivel general estoy en contra de la inmigración y soy algo xenófobo, pero mi dentista es argentina, mi hijo tiene amigos de color guineanos (que me caen bien), las mujeres asiáticas me aparecen increiblemente guapas, a veces voy a algún sito de salsa que está llenos de latinoamericanos y mi profe es inglés es americana (de USA), es decir, a nivel personal me caen bien los inmigrantes, pero a nivel general percibo que hay algo que está yendo muy muy mal, alguien sabe qué es lo que está yendo muy mal?

    19 Febrero 2008 | 09:30

  2. Dice ser Ricardo

    Interesante post.La regularización no solamente afecta a los inmigrantes, afecta a toda la sociedad.Una vez dicho esto:La economia no debe, ni puede aceptar trabajadores no regulares.Todos debemos tener las mismas condiciones, si un empresario contrata ilegales se beneficia por dos caminos extra, el importe de la seguridad social se lo queda como beneficio y el coste sanitario nos lo trasfiere a la sociedad via sanidad compasiva lo que produce menos recursos en global y en especial para sanidad, educacion e infraestructuras. Y via mercado introduce competencia deslegitima.

    19 Febrero 2008 | 09:41

  3. Dice ser Otro

    El artículo de Tomás Bárbulo me parece muy parcial, como ya he comentado en la propia página de El País. Ofrezco dos muestras.Primero, para minimizar el número de sin papeles en España, D. Tomás asume que todos los inmigrantes ilegales están empadronados, lo cual es ingenuo y, además, a partir de mi experiencia yo diría que es rotundamente falso.Segundo, para minimizar el efecto llamada de la regularización del PSOE, D. Tomás se dedica a destacar los aspectos negativos de las regularizaciones del PP… como si eso explicara o dejara de explicar el efecto llamada de una regularización masiva!

    19 Febrero 2008 | 13:23

  4. Dice ser Videos

    Hay muchisimos, demasiado,s deberian de hacer una regulacion cuanto antes.

    19 Febrero 2008 | 13:44

  5. Dice ser Jan H.

    Otro, me parece mucho más cientifico e imparcial tu modo de calcular el número de inmigrantes ilegales basados en tu experiencia.Quizas no sea del todo correcto pero si puede ser utilizado como un método de aproximación.De todas formas la única manera de acabar con la inmigración ilegal es la de penalizar (de Código Penal) al empresario que contrate ilegales.En cuento al tema de las regularizaciones, me parece muy acertado recordar las tres que hizo el Gobierno del PP (quizas deberian explicarnos porqué estas no generaron “efecto llamada” ¿De donde salieron el millón de ilegales del posterior proceso de regularización)

    19 Febrero 2008 | 22:24

  6. Dice ser cilindro crítico

    Acusaba Rajoy de haber tenido una “ocurrencia” a Zapatero a propósito de alguna mejora fiscal que ahora no recuerdo, pues bien a mi me parece que en el tema de la inmigración está diciendo ocurrencias, queda claro cuando los periodistas quieren ahondar en el tema y Rajoy suelta respuestas simplistas para un tema complejo. Es desilusionante para un espectador comprobar que detrás de estos grandes temas, no hay grandes programas de solución sino respuestas de marketing y maquillaje. Es solución para la inmigración firmar un contrato que ni siquiera el PP sabe su contenido. Dan “pinceladas” sin decir qué, cómo y cuando. Todo fachada. Ahora parece muy preocupado por la ablación del clítoris, y con el velo no sabe qué hacer, porque le han salido dos plazas peperas y de velo, Ceuta y Melilla. De las monjas y sus tocas no ha dicho nada. Total un revuelto de sainete. Pero recordar que muchas de sus ocurrencias ya están previstas en el Código Penal. Ah… también endurecer el secuestro express

    19 Febrero 2008 | 22:57

  7. Dice ser urbaneja

    El comentario d epeleznas me parece muy ilustrativo, la respuesta la debe dar el mismo, constatada la realidad ¿se puede mantener la teoría general previa? En general somso resistentes al cambiop, a la noivedad, nos asusta quiza porque estamos asombrados d enuestra propia realidad. pero superado ese miedo quiza merezca la pena aceptar el progreso. buenos comentarios. Gracias.

    20 Febrero 2008 | 08:09

Los comentarios están cerrados.