La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Archivo del autor

Diez años sin ‘la más grande’

La más grande. La más grande era Rocío Jurado hasta que se murió, pero desde entonces no encontramos fácilmente a alguien que pueda heredar ese título honorífico que le colocó la prensa rosa. Rosa Benito está a años luz, es que ni se le acerca. Rocío Jurado era la que salía una y otra vez en Crónicas Marcianas imitada por Paz Padilla diciendo aquello de “destructores”. Se enfadaba con la prensa, a veces, pero la prensa la quería mucho porque era la más grande. Era buena, era auténtica, era una de esas personas que deja huella. Se fue hace diez años: el cáncer se la llevó el 1 de junio de 2006, maldita sea.

Rocío Jurado, en 1998, de celebración. © Gtres

Rocío Jurado, en 1998, de celebración. © Gtres

Un cáncer de páncreas, concretamente. Un cáncer contra el que luchó durante 16 meses. “Ha muerto como ella quería, rodeada de los suyos”, dijo su hermano, Amador Mohedano, el mismo que ahora apenas se habla con su sobrina Rociíto, la hija de la más grande, que podría hacerle el favor a su madre de hablarse con su familia, por ejemplo. Vale, esto es un juicio como una catedral, qué sabe nadie. Pero sí parece que tal vez a Rocío Jurado, desde el cielo (o si levantara la cabeza), le gustaría contemplar una familia un poco más unida y no esas ridículas peleas y recelos absurdos, ese no dirigirse la palabra… ¡Arreglaos, hombre! Que, como dice el sombrerero en Alicia a través del espejo, sólo hay una familia y es importante.

Tenía 61 años y se la llevaron, ya muerta, hasta Chipiona, como era su deseo. Aquel día yo fui a la capilla ardiente en Madrid a darle el último adiós en silencio. Yo era esa que escuchaba sus coplas sin decírselo a nadie. En España hay cientos de miles de personas que escuchaban y cantaban secretamente “Como una ola” y que vibraban de emoción con “la más grande”, que era enorme no solo por su voz, inigualable, ni por su sentido del humor, inimitable, ni por su increíble porte de artista. Era grande porque se entrega al público con el corazón.

El lugar en el que fue enterrada, Chipiona (Cádiz), fue también el lugar en el que nació. Su padre era zapatero y de los buenos, pero murió cuando ella tenía 15 años. Rocío empezó a cantar, se presentaba a todos los concursos, taconeó en diferentes escenarios hasta que Manolo Caracol y Pastora Imperio la contrataron para El Duende, uno de los primeros tablaos flamencos de la capital.

Con el que fue su primer marido, Pedro Carrasco.

Con el que fue su primer marido, Pedro Carrasco.

También actuó en películas, se hizo cada vez más famosa, y se enamoró locamente de un campeón del mundo de boxeo, Pedro Carrasco, con el que se casó por todo lo alto (500 invitados y toda Chipiona en la calle para verla) en 1976 y tuvo a la niña de sus ojos el 29 de abril de 1977.

Con Pedro Carrasco y su hija, Rocío Carrasco. © Gtres

Con Pedro Carrasco y su hija, Rocío Carrasco. © Gtres

 

El amor se gastó de tanto usarlo, se separaron discretamente y sin añadir polémica a la polémica. Y luego llegó, ya lo saben, el torero, José Ortega Cano. “Estoy enamorada hasta las trancas”, llegó a decir, aunque a lo largo del tiempo fuera un romance muy cuestionado por los sabelotodos del corazón.

Con José Ortega Cano © Gtres

Con José Ortega Cano © Gtres

El resto de la historia, ya la sabéis. Murió en su casa. Murió como ella quería. Y ahora, diez años después, somos much@s quienes seguimos recordándola y cantando secretamente “Como una ola”. Rocío: no te vamos a olvidar.

¡Grande! © Gtres

¡Grande! © Gtres

Pelayo Díaz: “Si te burlas de ti mismo ya no se pueden burlar otros”

Warhol era un intelectual y llenaba de referencias culturales y artísticas todo lo que creaba y hacía, también las bromas, por lo que me parece algo arriesgado afirmar que si ahora estuviese vivo trabajaría un reality de Telecinco, que es precisamente lo que ha hecho Pelayo Díaz en esta entrevista en Abc. Una ha leído sus diarios, y cree que no, que Warhol estaría bien alejado de la televisión-espectáculo, a veces salpicada de gritos y controversia, que ofrece la cadena amiga. Le reconozco todo el mérito a Pelayo, sin embargo. El star blogger español más star blogger de todos los star blogger ha publicado un libro, Indomable, con el que se posiciona en la cima de su carrera.

Pelayo Diaz © Gtres

Pelayo Diaz © Gtres

“Si te burlas de ti mismo ya no se pueden burlar otros, porque tú ya has hecho la gracia”, dice Pelayo. No le ha faltado valentía y dosis de fuerza (creo recordar que en dos de sus tatuajes se lee: fuerza y valor) para seguir con su sueño pese a todas las críticas furibundas que recibe en Internet diariamente, por no hablar de quienes le califican de arribista por haber estado enamorado de diseñadores famosos.

portada_indomable_pelayo-diaz_201605191303

La realidad es que tiene 800.000 seguidores en Instagram (más que los diseñadores famosos de los que se enamoró), lo cual significa una cosa: Pelayo Díaz interesa. Vende. Gusta. Lo que no interesa es ignorado, y él tiene muchísima más repercusión que otros personajes públicos en cada post y en cada publicación que hace. La tenía antes de entrar en Cámbiame, de Telecinco, aunque ahora su fama se haya triplicado. Su caché es muy alto: está forrado. Recibe un dinero considerable por cada foto que pone promocionando una marca: supone publicidad directa con los fans.

Diremos lo que queramos, pero lo cierto es que se lo ha trabajado: estudió Diseño de Moda y Marketing en la prestigiosa Central Saint Martins de Londres (¡el mismo lugar en el que ahora está Antonio Banderas!) e incluso hizo pinitos con un genio como Alexander McQueen, lo cual, estaréis de acuerdo conmigo, no lo consigue cualquiera. Tiene mérito, oiga, como queda claro en su libro, un diario menos íntimo de lo que él ha explicado (apenas habla de sus romances) que sí está lleno de anécdotas de vida, dibujos, creaciones y en muchos casos, belleza.

En España tenemos la malísima costumbre de criticar muchas cosas que triunfan, pero no seré yo quien lo haga esta vez, y os juro que no le conozco personalmente. ¿Qué pensáis vosotros?

La sorprendente afición por los toros de Isabel Preysler hace reaccionar al público

Dicen que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, pero yo no sabía hasta qué punto: Isabel Preysler, poco o nada aficionada al mal llamado arte taurino, acudió a Las Ventas a ver una corrida… de toros. La tarde de David Mora y de Andrés Roca Rey, concretamente. Todo sea por amor. Y es que entre las debilidades del Nobel de Literatura que más ha salido en las revistas del corazón de todos los literatos, figura su amor por el toreo.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler esta semana, en Las Ventas. © Gtres

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler esta semana, en Las Ventas. © Gtres

Según han contado en Vanitatis parece que el recibimiento que tuvieron en las gradas no fue lo que se dice muy generoso por parte del público. Muy al contrario, parece que tanto el Nobel como la reina de corazones recibieron pitidos sonoros por parte del público después de que el torero, orgulloso de tan glamourosa presencia en su corrida, les hiciera mención especial y les lanzara su montera.

¿Qué pudo pasar? Parece que no se perdonó esa mención especial y esa cesión de protagonismo a la parejita, que algunos consideraron innecesaria.

Sea como sea, la Preysler, discreta como siempre, siguió sonriendo agradablemente, sin mover una pestaña. Y en la calle, como siempre, fueron aclamados por los “fans” de todo famoso que se precie.

Ya sabíamos que Vargas Llosa era un defensor de la tauromaquia. “He llevado a mis hijos cuando eran pequeños a los toros y ninguno me ha salido cruel”, declaró en esta ocasión. No sé qué pensáis vosotros/as, queridos lectores…

Raquel Sánchez-Silva: “Soy una gran defensora de soñar a lo grande”

“Soy una gran defensora de soñar a lo grande, con esa energía casi infantil de comerse el mundo, que para mí es lo mismo. Solo en esa extensión de tu deseo y ambición vas a poder abarcar lo que quieres”, cuenta Raquel Sánchez-Silva en una entrevista para el número de junio de Harper’s Bazar. A sus 43 años deja claro que está exultante de alegría, lo cual no era nada fácil, teniendo en cuenta lo que ha vivido en los últimos años/meses.

Raquel Sánchez Silva en la presentación del canal de televisión de Movistar en el que trabaja. © Gtres

Raquel Sánchez Silva en la presentación del canal de televisión de Movistar en el que trabaja. © Gtres

Y es que pese a que el forense italiano confirmó que Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez-Silva, se suicidó, el caso aún colea. Raquel hace oídos sordos y jamás entra a decir una sola palabra sobre este tema tan delicado por el que la familia de Mario fue sentenciada por los ataques a Raquel. Pese a todo, Raquel Sánchez-Silva se muestra vitalista, tratando de centrarse en lo que tiene ahora y de dejar el pasado donde le corresponde: atrás. “Siempre estoy en permanente conquista o, por lo menos, en pequeños retos…”, cuenta en la citada entrevista.

Uno de los retos, dice, es el programa que tiene actualmente, Likes, que además le deja tiempo para estar con su familia. “Tengo dos bebés de nueve meses y necesitan estar conmigo, y yo con ellos. Pero además tenía muchas ganas de aprender, porque el género de la entrevista aún no lo domino. Los cambios tienen que ser así, aunque cueste dar el paso. Quien no arriesga, no gana”.

Raquel con su pareja, Matías Dumont. © Gtres

Raquel con su pareja, Matías Dumont. © Gtres

Concilia bien, por tanto, el trabajo con la familia: sus dos bebés de nueve meses y su pareja, Matías Dumont. Está muy feliz, como dejó claro en Instagram el día de su 43 cumpleaños: “Hoy llegan mis 43. Más años, más arrugas, más ilusión, más amor, más amigos, más razones para ser feliz, más personas buenas cerca de mí, más proyectos profesionales, más aprendizaje, más fuerza, más felicidad cada día. Gracias a todos por vuestras felicitaciones”.

Ella tiene derecho, varios años después de la muerte de su marido, a pasar página, pero parece que hay quien no quiere permitirlo.

Tania Llasera: “Reivindico no vivir amargadas por nuestro cuerpo”

Tania Llasera con su tía, en una imagen de su IG @taniallasera

Tania Llasera con su tía, en una imagen de su IG @taniallasera

“Pese lo que pese, me voy a querer igual”, dijo Tania Llasera en este vídeo impagable.

#cuestiondepeso #incoherencia #salud #kilos #peso #hipotiroidismo #diabetes #quererseeslacuestion #yodoylatalla

Un vídeo publicado por Tania Llasera (@taniallasera) el 27 de Abr de 2016 a la(s) 3:50 PDT

Después de que recibiera ataques más o menos furibundos por Internet, la presentadora siguió dando la cara por sus kilitos de más (30 kilos de más tras su embarazo, concretamente). Mientras el 99,9 % de las presentadoras y celebrities luchan contra viento y marea para esconder sus imperfecciones, Tania se reafirma en el amor por su cuerpo, y lo defiende a capa y espada.

Ahora está a régimen, por los motivos que explica en el vídeo, y le motiva compartir con sus cientos de miles de seguidor@s platos y recetas.

plato 1

plato2

plato3

Una famosa que muestra su lado más humano es un caso raro (siendo joven y guapa, como es ella), pero le está trayendo muchas gratificaciones. Ojalá otras se apunten al carro…

“Reivindico no vivir amargadas por nuestro cuerpo”, publica la presentadora en el nuevo número de Harper’s Bazar. “Propongo que bajemos el nivel de exigencia y dejemos ya de sentirnos gordas o delgadas porque lo diga una puñetera etiqueta. El atractivo, al fin y al cabo, no reside en la dichosa talla. Planteo una acción pacífica: postear en redes con la etiqueta #yodoylatalla y demostrar que la damos simplemente al estar cómodas en la piel que habitamos. Esa será una revolución silenciosa capaz de hablar a gran volumen”

Bibiana Fernández sigue tratando de vender su casa para pagar “el marrón” de Hacienda

Bibiana Fernández es esa mujer que se saca fotos con todo el mundo, que nunca dice que no a un fan y que incluso tiende el brazo a los que se meten con ella. La quiere mucha gente, pero algunos no le perdonan no sé qué deudas que a ella no le corresponde pagar. No hablo de las deudas de Hacienda, asunto que ahora trataremos, sino del precio que en muchos casos ha tenido que pagar por atreverse a hacer realidad lo más grande: vivir su propia vida. No quedarse atrapada en el pasado e inventarse a sí misma.

Bibiana Fernández durante el acto "Torremolinos tiene una historia que contarte ". © Gtres

Bibiana Fernández durante el acto “Torremolinos tiene una historia que contarte “. © Gtres

El otro día amadrinó junto a Manuel Bandera el evento “Torremolinos tiene una historia que contarte”, una fiesta en la sala El Principito ambientada en el Torremolinos de los años 60. La actriz fue abordada por un tema peliagudo: su enorme deuda con Hacienda. “Es un marrón”, dijo, como recoge Paloma Barrientos en Vanitatis. Y a diferencia de otros personajes públicos, que se han lanzado al cuello del ministro Montoro y lo que han considerado una campaña de acoso y derribo, no tuvo palabras malas para nadie: “Con él nunca he tenido nada que ver porque no le conozco. Mantengo una deuda con la Agencia Tributaria y ese es mi problema”. Asegura que de Papeles de Panamá nada de nada, porque no tiene dinero ni dentro ni fuera de España.

© Gtres

© Gtres

Y no, no está nada desesperada. “Yo no me desespero ya por casi nada. En mi vida me han pasado cosas más graves y los problemas económicos mal que bien tienen solución.”

La solución, ya la sabéis, pasa por vender su casa, aunque explicó que todavía no ha podido venderla.

Recordemos que hace poco menos de un mes tampoco evitó preguntas incómodas con este periódico. “Tengo que pagar. Tengo que trabajar hasta los 80, con tacones y taca-taca. No lo hago por frivolidad, sino porque tengo que cumplir por una obligación. Desde aquí él quiera comprar la casa, es preciosa.”, explicó.

No me da ninguna pena, me dio pena perder a mi padre, a mi madre, pero una casa es un bien material. He sido muy feliz y llorado mucho en esa casa, y tengo buenísimos recuerdos y cuando no esté ahí la alegría vendrá conmigo y espero que se mantenga para quien venga.”

Un Premio Nobel de Literatura corrige el blog de Tamara Falcó

Qué cosas. La vida te da sorpresas que una nunca hubiera podido imaginar. ¿Quién le iba a decir a Tamara Falcó, hará un año, que su blog de Hola iba a acabar siendo corregido por un Premio Nobel de Literatura? Pues eso es exactamente lo que ha sucedido.

Tamara Falcó durante la presentación de Hawaiian Tropic. © Gtres

Tamara Falcó durante la presentación de Hawaiian Tropic. © Gtres

Para aumentar mi amistad con Mario le di mi blog para corregir. Mi madre luego me vino: ‘¿Le has dado tu blog a Mario?’ Y yo le contesté: ‘Hombre, claro… Obvio. Literatura, literatura… Evidentemente’. Me corrigió un par de cosas y se rió mucho. Le gustó. Pero, ¿qué va a decir? Si se estaba ligando a mi madre”, dijo Tamara en la presentación de las cremas de la firma Hawaiian Tropic de la que es imagen, tal y como recoge la revista Semana.

No me digáis que no: es total. ¡Tamara es total! Sin filtros, dice lo que le parece, y desde luego no es una chica tonta, como piensa alguna gente. Para mí es inteligente: sabe disfrutar de la vida, y eso es lo más importante. Y os diré una cosa: siempre es amable con los periodistas. Jamás tiene una palabra mala para nadie. ¿Por qué habríamos de criticarla tanto?, ¿tiene ella culpa de haber nacido en una familia rica? Prefiero cien veces a Tamara Falcó que a otros especímenes televisivos que por no aportar no aportan ni energía positiva.

En la citada presentación también dijo sobre la relación de su madre y Mario Vargas Llosa: “Ellos me dan esperanza para encontrarme dentro de cincuenta años al hombre de mi vida”. Lo dice el refranero popular: ¡el amor no tiene edad!

La parejita que más veces ha salido en las portadas de las revistas del corazón este año, por cierto, también es noticia estos días. El Nobel ya está oficialmente divorciado de su exmujer, Patricia. Y ayer dio la noticia la revista Hola: Mario Vargas Llosa ya le ha pedido a Isabel Preysler que se case con él.

El caché de Lara Álvarez sube como la espuma

Me cuentan que varias marcas están interesadas en contratar los servicios de Lara Álvarez: quieren tenerla delante de un ‘photo call’ nada más que regrese de Honduras. ¿Lo que están dispuestas a pagar? 25.000 euros por aparición, según se ha publicado. No está nada mal, aunque no alcanza a lo que cobra Cristina Pedroche, que entre polémica y polémica no hay quien la supere, o Sarita Carbonero, otra de las más cotizadas.

Lara Álvarez en la presentación del programa. © Gtres

La fama de Lara Álvarez, ampliada por el éxito de Supervivientes, la convierten en una de las presentadoras con más proyección. Lo hace muy bien, y todo indica que se la van a rifar para presentar otros espacios en Telecinco. Pero, ¿cuánto ha cobrado por presentar Supervivientes desde Honduras? Se dice, se rumorea, se comenta que podría cobrar unos 120.000 euros por los tres meses, lo cual no está nada mal, aunque Mila Ximénez, a 30.000 a la semana, podría ganar más.

Desde allí, Lara Álvarez está cada vez más morena, aunque este año se cuida más la piel, por aquello de las manchas, como le contó en esta entrevista al gran blogger Gus Hernández.

Está encantada, Lara, aunque echa mucho de menos a su perro Coco. Lo califica como #amorincondicional. Ha hecho un videochat con el perro y ha capturado el momento para compartir la imagen con sus seguidores de Instagram. Hay quien la ha calificado como exagerada por ese ataque de melancolía hacia un animal, pero lo cierto es que yo la comprendo perfectamente. Y me parece que todas las que tenemos perro también.

captura perro

Claro que yo del que soy fan es del hermano, Bosco, que está como un queso.

hermano lara alvarez

Del que no habla Lara (no dice ni mú) es de su supuesto novio, el empresario Román Mosteiro, del que llegó a publicarse que no estaba dispuesto a viajar a Honduras para visitarla. Ella lo negó rotundamente, pero no le nombró. Está claro que eso sí que le dolió…

ex

Yo, qué queréis que os diga, me alegro del éxito de esta chica: es guapa, simpática, hace bien su trabajo y le pone ilusión a las cosas… ¿qué más podemos pedir?

Cristina Pedroche: “Me han llamado de todo: ballena, golfa…”

¿Deja Cristina Pedroche de ser ella misma porque se disfrace para una sesión de fotos? Yo creo que no, pero parece que no piensa así todo el mundo. Madre mía: la que se ha armado. A Cristina Pedroche le siguen lloviendo las críticas, que llegan lanzadas a cuchillo. Sus propias fans le echan en cara, después de su última producción fotográfica para la revista Mujer Hoy, que salga con una imagen falsa de sí misma. Se habla de exceso de ‘photoshop’. Ella, que es tan auténtica. Incluso hay una fan que le ha echado en cara que no defienda los derechos de los animales. “Lo que podrías cambiar es el subirte a los elefantes, esa práctica les jode la espalda. Eres un personaje público, tendrías que dar ejemplo para que los que te siguen respeten a los animales, muchos son maltratados durante horas, días, años para subir a turistas paletos.”, ha escrito Estefanía.

Cristina Pedroche es nueva imagen de la firma Morellato

Cristina Pedroche es nueva imagen de la firma Morellato

¿No os parece un poco exagerado?, ¿de verdad hay tanto abuso de ‘photoshop’ como para la que se ha montado? El marido, que tanto la defiende, en el momento de escribir este post (ayer por la tarde) aún no ha dicho nada sobre El Amor de Su Vida, muy al contrario de lo que sucedió el otro día con Nuria Roca.

cristina pedroche portada

Ya sabéis cuál fue la penúltima: Nuria Roca escribió en su blog una llamada de atención a Cristina Pedroche. “El fomento del control del otro y encontrar virtudes en la posesión del otro son mensajes muy peligrosos y muy perjudiciales cuando se es un personaje público”, dijo la presentadora, y el novio de la de Vallecas saltó en Twitter con un tuit algo desproporcionado si tenemos en cuenta el tono respetuoso (aunque aleccionador, más propio de una madre sabionda que de una compañera) de Nuria Roca que, según muchos, iba dirigido a Pedroche.

Claro que Pedroche dio a entender que David podría enfadarse si la de Vallecas estaba muchas horas incomunicada. Y sí, parece grave, pero, ¿en cuántas parejas sucede algo así? En muchas. ¿En cuantas parejas no hay absolutamente nada de posesión? Las hay, pero son pocas. No es que esté bien, es que es habitual. La diferencia es que Cristina Pedroche es un personaje público: ella se muestra tal cual es, o eso dice. Y por presentar programas tal vez no tenga que ser ejemplo de nada. No lo sé.

Lo que sí sé es que el photoshop de la revista Mujer hoy le está costando bien caro. Las fans no pueden creer que alguien tan auténtica colgara en sus redes sociales una imagen en la que salía claramente photoshopeada.

Sin embargo, en la citada entrevista, como no podía ser de otra manera, hay declaraciones bastante explosivas que bien podrían haber provocado, sin la cortina de humo del photoshop, polémicas por sí mismas.

Seguimos con el tema de la posesión: vuelve a confundir amar a alguien con poseer a alguien. Cuando le preguntan por la boda, dice: “Eran más bien unas ganas locas que teníamos los dos de ser el uno del otro a todos los efectos, incluso a efectos legales.”

Sobre las críticas: “Me han llamado de todo: ballena, golfa, han dicho que ojalá se muera mi abuela…
En el momento te duele, pero después pienso en la tristeza y frustración que tiene que sentir una persona para desearle el mal a otra.”

Sobre lo que le mueve: “Mi mundo lo mueve David porque David es mi mundo.”

Así se muestra la Pedroche: indomable. “Te pidan que seas sincera, pero si lo eres te castigan”, ha explicado, y aquí tal vez tengamos que reconocerle parte de razón, ¿no os parece?

Gwyneth Paltrow recomienda un juguete erótico de 15.000 dólares

Gwyneth Paltrow © Gtres

Gwyneth Paltrow © Gtres

A lo grande, di que sí, Gwyneth. Si tus recomendaciones estilísticas y culinarias se escapaban de mi escueto bolsillo, las sexuales ya no digamos. Me parece a mí que me va a salir más barato echarse un novio a que una se entretenga sola. Que sí, que sé que las actrices de Hollywood ganáis un buen dinero y lo merecéis, pero jolín, acuérdate de cuando en cuando de las periodistas y las trabajadoras de bien que nos ganamos la vida como buenamente podemos.

vibrador gwynethEn otras recomendaciones encontramos un látigo que cuesta nada más y nada menos que 535 dólares o un vibrador de oro que, agárrense, cuesta 15.000 dólares (calderilla), pero bueno, lo mejor es que elijan ustedes, queridos lector@s, cuál de las recomendaciones de juguetitos que propone la rubia les interesa más.

La verdad es que la actriz no deja de sorprendernos. Hace no tanto tiempo nos sorprendió con un jugoso desayuno en forma de batido que costaba baratito: unos 150 euros. 

Lo que nadie puede negar, desde luego, es que Gwyneth ha creado todo un imperio económico. Su web tiene un gran éxito y las marcas la recompensan bien recompensada (económicamente y con regalos, se entiende). Además, por si acaso lo de ser actriz pierde fuelle, tiene una empresa de comida saludable, escribe libros de cocina, tiene una línea de belleza propia y hace poco comunicó al mundo su nueva faceta artística: diseñadora.

Todavía no sabemos cómo será la ropa, pero sí que se trata de un proyecto tangible que pronto será comercializado. ¿Alguien da más?