BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

La foto que no vió el juez Hidalgo y la “mochila de Vallecas”

Esta es la foto del intento de agresión de los dos angelitos del PP contra el ministro Bono que seguramente el juez Hidalgo no pudo ver antes de firmar su sentencia “extrafalaria”(recurrida ante el Supremo) condenando a tres policías a trece años de cárcel.

Con dos días de restraso, y cuando el silencio era clamoroso, El Mundo ha recogido hoy, en titular a dos columnas, la noticia que dio El País, 20 minutos, etc., de que “Una militante socialista asegura que los dos detenidos por el ataque a Bono sí le agredieron”.

Algo es algo.

Su primera noticia iba más allá y llevaba, el jueves 18, este otro titular con el verbo preventivo “estudia”:

El PP estudia denunciar por falsedad a una socialista navarra

Hoy, por fin recoge la noticia con sujeto, verbo y completementos (y hasta con foto.

Claro que el verbo “reafirma” está cogido por los pelos:

Una socialista reafirma que vio a los miembros del PP agredir a Bono

Sin embargo este titular no hace honor al texto que le sigue ya que, en ningún momento, se menciona que la socialista hablara de que vio “agredir a Bono”.

Todo lo que dice es que los militantes del PP “intentaron golpear” y también que “intentaron agredir físicamente a José Bono, y no lo lograron porque varias personas nos interpusimos entre ellos”.

A la vista de los acontecimientos, llama especialmente la atención el interés que El Mundo y algunos dirigentes del PP tienen en destacar que lo grave del asunto no es si le pegaron o no al ministro Bono o si detuvieron ilegalmente o no a estos dos angelitos del PP. Lo grave para ellos -y así lo recogía El Mundo en su página editorial del jueves 18 de mayo- es “la falsificación”:

Bajo el título:

“El Gobierno trata de emborronar el “caso Bono”…

El Mundo dice:

“Pero nadie debe perder la perspectiva: aún cuando se probara que aquel día hubo una agresión, las falsificaciones de los policías del “Caso Bono” seguirían siendo hechos delictivos y su condena seguiría exigiendo de Rubalcaba y de Alonso una explicación minuciosa de lo sucedido”.

Lo que parece interesarles más es la presunta falsificación de los tres polícias, pero especialmente la del jefe de la Brigada de Información, Rodolfo Ruiz, -si se pudiera demostrar algún día- ya que este policía era el comisario de Vallecas, donde se guardó la “mochila” que ayudó a descubrir a los terroristas islamistas de Atocha y, de paso, a dejar en ridículo a José María Aznar, a Angel Acebes, a Eduardo Zaplana y a todos los embusteros que veían perder su puesto si la gente no se tragaba la farsa de que fue ETA quien puso las bombas del 11-M.

En efecto, al día siguiente de este comentario editorial, el 19 de mayo, El Mundo publicó toda una página sobre el 11-M con este exótico titular:

El PP dice que pruebas importantes del 11-M ahora parecen “un escándaloso montaje”

En esa información se relaciona la “famosa mochila de la Comisaría de Vallecas” con “pruebas falsas” del 11-M. O sea, que si fuera cierto lo que dice el juez Hidalgo sobre las falsificaciones de los policías en su sentencia “extrafalaria”, ¿por qué no ibamos a pensar que estos mismos policías han podido falsificar también la mochila de Vallecas?

O sea, quien hace un cesto hace ciento…

Y esta fue la página de El País que olvidé incluir ayer en el blog, donde estaba la famosa foto de los presuntos agresores del PP.

De esto ayer no salió ni una línea en El Mundo, que sigue ere que eree con el 11-M y la mochila de Vallecas.

28 comentarios

  1. Dice ser gonzalo

    Sr. JAMS:Miro la foto y con solo ver la cara de odio que tiene la “señora” que empuña la bandera es suficiente para comprender que si no hubo agresión, fue porque alguien lo impidió.Posteriormente ví en un reportaje de televisión a la “presunta” agresora y resulta que se hacía la “martir” y decía haber pasado por un calvario durante su “detención”.!Que fresca y que hipócrita!. Seguro que todavía no se había visto en la foto.

    20 Mayo 2006 | 22:44

  2. Dice ser Lisístrato

    – ¿ Por una foto así detener y/o condenar a alguien ?.- En cuanto pueda me cambio de país, ya que parecen correr malos vientos para la libertad de expresión.- Espero que la justicia siga haciendo… eso… justicia , y contribuya a preservar los derechos fundamentales de los ciudadanos frente a las sucias maniobras políticas que se van viendo

    20 Mayo 2006 | 23:36

  3. Dice ser PR

    He comentado anteriomente las falsedades e irregularidades judiciales que se han producido en todo el caso “Bono” / “Hidalgo”. Creo que es admirable la voluntad de estos tres ciudadanos que ante la flagrante injusticia han decidido dar una paso adelante y luchar por la verdad. Aunque sus testimonios llegan tarde, pero ya conocemos el dicho. Espero que la Justicia ponga finalmente las cosas en su sitio, y se acabe con sentencias inverosímiles y sin ningun tipo de fundamento jurídico.A continuación adjunto información que he presentado en blogs anteriores:La instrucción del caso estuvo viciada: Con esto me refiero a que el juez instructor no era imparcial, condición inherente a todo juez. Para ello me baso en lo sigüiente:- El PP presentó la querella ante el juzgado de instrucción que le convino, puesto que nuestra ley judicial dentro de los criterios de competencia, jerarquía, domicilio…, puede elegir el juzgado que mejor le convenga. Y asi lo hizo el PP, ante un juzgado cuyo juez pertenece a la organización ultra católica y de extrema derecha Opus-Dei y para más inri la fiscal instructora es la esposa de Manuel Lamela (EL consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid. Creo que con estos datos lo he dicho todo.- El juicio en la Audiencia Provincial: fue una pantomima. Me explico, la vista oral terminó el día 28 de Abril, y ese mismo día se indicó a las partes que la sentencia se haría pública el día 8 de Mayo. Si cuentas los días laborables, porque el puente de mayo esta por medio, a mi me salen cinco días. Tiempo excesivamente corto para una sentencia de 61 páginas y para un caso de relevancia. Lo que unido a que el tiempo medio para dictar una sentencia en la audiencia provincial de madrid son tres meses, creo que es muy llamativo y excepcionalmente grave. Lo que unido a que la decisión de la audiencia la toman tres magistrados, por ende no hubo tiempo para que entre ellos debatieran el caso. Por tanto la única conclusión a la que llego es que la sentencia estaba hecha de antemano.Adicionalmente voy a hacer un breve inciso sobre la vida personal del Sr. Hidalgo. Este magistrado, antes fue policia, de hecho obtuvo la carrera de Derecho compaginando trabajo y estudios (La policia se los patrocinaba) trabajando en la tristemente famosa Brigada Politico-Social de la Policia del Régimen Fascista-Franquista. Para los que no lo sepan, los integrantes de esta brigada aparte de estudiar en la universidad, informaban sobre universitarios que fueran opositores al régimen Fascista-Franquista, y que en muchas ocasiones estas informaciones terminaban en detenciones ilegales, con torturas incluidas.Comentar las falsedades de la sentencia exige, que la gente se la haya leido, pero me temo que muchos que se atreven a opinar sobre el tema, en realidad no se la han leido detenidamente. Pero en fin voy a tratar de demostrar las falsedades:- Coacciones: La acusación particular únicamente hizo referencia a este delito el último día del juicio oral (en los informes que presentan oralmente los abogados), es decir en el escrito de acusación pervio y necesario para la apertura del juicio oral no se hacía referencia a ellas. No hace falta tener grandes conocimientos en materia jurídica para saber que todo el mundo tiene saber de que se le acusa para poder defenderse, ya que en caso contrario habría indefensión. El Sr. Hidalgo condena por coacciones a seis meses de multa, para ello se fundamente en una sentencia del Supremo, pero la interpretación de esta sentencia es vaga y pueril. El supremo pondrá las cosas en su sitio.-Inspectores no reintegrados en su puesto: Estos dos personas firmaron su salida libre y voluntariamente de la Brigada: Esta prueba documental se aportó en el juicio oral. Pero la sentencia no la menciona, se olvida de ella, para poder condenar por coacciones.-Detención Ilegal: El Sr Isidoro Alvarez y la Sra Antonia de la Cruz, se les llamó para tomarles declaración. No se les esposó, no se les tomó ni fotografía ni huelllas dactilares (No se les fichó), tuvierón en todo momento los teléfonos móviles y ningun policia les custodió en la Brigada (disponían de libertad ambulatoria), en definitiva no hubo detención. Pero el Sr. Hidalgo para fundamentar en la sentencia la detención ilegal dice que el Sr. Isidoro Alvarez y la Sra Toñi de la Cruz, firmarón el impreso de detención, y no otro contemplado en la ley, que sería más apropiado para la situación de esas dos personas. Pero lo que no contempla la sentencia es el testimonio del antiguo Jefe Superior de Policia de Madrid (El Sr. Rancaño) que dijo en juicio oral que ese impreso no se utiliza, ni existe físicamente en la práctica en ninguna comisaría de Madrid ni de España.En definitiva respecto a la detención ilegal, hay que preguntarse si sustancialmente fue una detención, y a la vistá esta que no lo fue.Aunque de nuevo, el Sr. Hidalgo no apreció en la sentencia nada de lo anteriormente expuesto.- Falsificación de Documento: Es cierto y no lo dudo que la elaboración del atestado fue una chapuza, pero de nuevo si se comparán el documento inicial y el documento final, las variaciones no afectan a la esencia del documento. Por tanto no hay falsedad del documento.-Testimonio de los escoltas de Bono: hay una clara falsedad en la sentencia respecto al testimonio de los escoltas del sr. Bono, puesto que en el juicio oral testificarón que ellos fueron los que libremente decidieron ampliar su declaración inicial, puesto que, cito literalmente, “Se habían quedado cortos”.Respecto a otras falsedades e incorreciones descritas en la sentencia pordría seguir escribiendo y escribiendo, aunque todo puede resumirse en lo que ya he comentado anteriormente, la sentencia estaba hecha de antemano, ya que que unicamente reflejó las tesis presentadas por el partido popular. Con esto de das cuenta del vergonzoso sistema judicial que tenemos, que cuando hay politica de por medio y ambición personal, el resultado es injusticia.Algunos podrán criticarme por repetitivo, pero mi intención en dar a conocer la verdad, por ello seguiré escribiendo.

    20 Mayo 2006 | 23:48

  4. Dice ser guronial

    Vaya vaya.INtentando justificar coacciones, detenciones ilegales y falsificación de atestados policiales….El franquismo sigue vivo.

    21 Mayo 2006 | 01:02

  5. Dice ser desilusión

    Gracias por el blog. Me has enganchado. Es que soy un exlector del mundo (sigo leyendo otros periódicos…), y gracias a ti puedo mandarles a tomar por culo, y criticarles, sin necesidad de ayudarles a hacer su periódico (vamos, sin comprarlo). Gracias.Y por lo del juez Hidalgo, por lo que comentáis, esto, si la justicia no dependiese de la ideología del juez, debería de terminar en algo parecido a una sentencia por prevaricación, ¿no?Pero no se,… un amigo mío y yo pusimos una demanda contra la Aguirre por la campaña publicitaria sobre las listas de espera, y el juez dijo que no había delito, o algo así creo que entendimos, me estuve mirando en Internet esos artículos en los que se basaba la resolución del juzgado…y bueno, no se.Para mi estaba clarísimo que o era publicidad engañosa o mentira directa o malversación de fondos públicos… cada uno que escoja.Fue en el juzgado instrucción nº 29, ¿alguien conoce de la inclinación ideológica de este juzgado?. Si me decís que son de la APM me dais una alegría.Y como soy consciente de esta peculiaridad de la justicia española (que depende de la ideología del juez), pues lo dejamos pasar.Que eso de que la justicia es gratuita se lo cuenten a otro. Es gratis escribir una carta al juez, que te haga caso ya no es gratis. Hacen falta abogados que sepan a donde dirigirla, como escribirla, que documentos aportar, ¡¡¡que artículos, y legislación, mencionar y recordarle al juez!!! como recurrir, en que forma, en que juzgado…etc, en fin, cada vez que lo pienso me da un asco… fíjate si sirven de algo los abogados que puedes conseguir una condena de alguien inocente… caso Hidalgo…Aunque, claro, habrá excepciones o jueces muy honrados, pero… si aman su profesión deberían meter mas caña por que esto empieza a ser escandaloso…

    21 Mayo 2006 | 01:18

  6. Dice ser guronial

    Uhmmmm…..si no fueron detenidos ilegalmente……..¿por qué les leyeron sus derechos como detenidos? ¿por qué les obligaron a rellenar un formulario de detención?….El franquismo sigue vivo.

    21 Mayo 2006 | 01:27

  7. Dice ser paaq

    Cada vez que leo la palabra “ahora” en un titular, dios mata un gatito. En El Mundo la usan todos los días para intentar deshacer el entuerto en el que llevan dos años metiéndose.Obviamente, el PP ataca al Gobierno por la falsificación de documentos, de la misma manera que Clinton fue denunciado por mentir y Al Capone condenado por evasión de impuestos. El legalismo permite estas cosas.De todas formas, ojalá el PP pida explicaciones al ministro de Interior por cada chanchullo que se cometa en las comisarías españolas. En las últimas semanas hemos tenido noticia de tres o cuatro.”Reafirmar” me parece una palabra horrorosa.

    21 Mayo 2006 | 01:27

  8. Dice ser guronial

    Que pesaditos con el 11M.No os impacienteis.El Mundo tiene previsto sacar la información fuerte dentro de poco.

    21 Mayo 2006 | 01:28

  9. Dice ser guronial

    Otegi en la calle y la policía del PSOE dedicando todos sus esfuerzos a detener ilegalmente a jubilados del PP………el nacionalsocialismo sigue vivo…

    21 Mayo 2006 | 02:03

  10. Dice ser guronial

    Todos los imputados por el 11M trabajaban para la policía.Tranquilos, no os pongais nerviosos, dentro de poco El Mundo tiene previsto sacar las noticias fuertes.

    21 Mayo 2006 | 02:11

  11. Dice ser kuik

    El día 25 de enero de 2005 se celebró en Madrid una multitudinaria manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo con el lema “Memoria, Dignidad y Justicia con las Víctimas del Terrorismo”. Entre los manifestantes se hallaban dos militantes del Partido Popular, Isidoro Barrios y Toñi de la Cruz. Una vez comenzada la marcha, hizo su aparición el entonces ministro de la Defensa, José Bono.Durante algún tiempo, el ministro caminó flanqueado por varias víctimas del terrorismo etarra, alguna de ellas procedentes de Navarra, sin que nadie le hiciera objeto ni de muestras de aprobación ni de desaprobación. Uno de ellos, Salvador Ulayar, le relató el calvario que padecieron desde el asesinato de su padre, que había sido alcalde en los últimos años del franquismo de Echarri Aranaz, municipio navarro que de ser un feudo carlista había pasado a convertirse en granero de terroristas de ETA.No debió gustarle esta conversación al ministro, porque en un momento dado sacó su teléfono móvil, hizo una llamada y abandonó a sus acompañantes para encontrarse poco después con la eurodiputada socialista Rosa Díez. Fue entonces cuando se produjeron los primeros incidentes. Mientras algunos vitoreaban a la valerosa militante socialista, otros comenzaron a increpar a José Bono. Se oyeron insultos amenazadores (también algunos aplausos) y en vista de que la tensión iba en aumento, los tres policías que le acompañaban, más otros tres de la escolta de Rosa Díez, a los que se sumaron cinco policías de la Brigada Provincial de Información más otros tres de la Primera Unidad de Intervención Policial, es decir, un total de catorce agentes, formaron una “cápsula de seguridad” para evitar que nadie pudiera acercarse al titular de Defensa del Gobierno de Rodríguez Zapatero.Finalmente, Bono optó por abandonar la manifestación. Para ello los catorce policías de escolta hubieron de emplearse a fondo y esta fue la causa de que se produjeran algunos empujones y zarandeos, pero finalmente lograron su objetivo sin que el ministro hubiera sido objeto de agresión alguna. Rosa Díez regresó a la manifestación donde fue recibida con muestras de simpatía.El baile de los instructoresEn la Brigada Provincial de Información se hallaba aquel día como jefe del servicio de retén, su inspector-jefe Javier Fernández Gómez que ordenó la apertura de diligencias policiales para depurar las posibles responsabilidades penales. Uno de los inspectores (número 56.589) que había prestado el servicio de escolta redactó una nota informativa en la que consideraba como un “logro” que las autoridades protegidas no hubieran sido objeto de agresión alguna. Esto debería de haber bastado para cerrar el asunto. Pero el comisario jefe de la Brigada Provincial de Información, Rodolfo Ruiz Martínez, decidió que esto no era suficiente.El lunes 24 de enero de 2005, es decir, dos días después del suceso, el comisario Ruiz Martínez ordena al instructor inicial de las diligencias que ceda la instrucción al inspector jefe de la Brigada Provincial de Información (número 16.444). Se toma declaración a los agentes que formaron parte del operativo policial de protección al ex ministro quienes afirman que no se produjo “ningún tipo de agresión física en las personas que en ese momento se protegían”. Además el instructor procedió a “visionar” los vídeos grabados por las cámaras de televisión que, casualmente, habían acompañado a Bono.Mientras el nuevo instructor y el secretario se hallaban en la sala de televisión de la Brigada Provincial de Información entró el comisario jefe de la misma, Rodolfo Ruiz Martínez y se produjo el siguiente diálogo: “Jefe, no se ve nada”, le comentó el instructor. La respuesta fue antológica: “Si el ministro dice que le han pegado, le han pegado y eso no se cuestiona”. Por cierto, que este comisario, otra casualidad más, antes de ser promovido por el Gobierno socialista a la Jefatura de la Brigada, se hallaba al frente de la comisaría de Vallecas, donde en la madrugada del 12 de marzo de 2004 “apareció” la decimotercera mochila.A pesar de ello, Javier Fernández Gómez redactó una nota informativa donde se refleja que “se logró que las autoridades en ningún momento fueran agredidas físicamente por parte de esos incontrolados”. Esta nota se remitió a la Dirección General de la Policía. Poco después, el Delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Constantino Méndez, en rueda de prensa declaró con manifiesta falsedad que “calculaba que pronto habría identificaciones y detenciones porque había suficientes indicios en la investigación policial”. El comisario jefe de la Brigada de Información y el inspector-jefe Javier Fernández Gómez escucharon por la radio al Delegado.”Hazlo o vamos a tener problemas”El martes 25 de enero entra en escena el diario El País. En él se informa que dos militantes del PP de Las Rozas, Isidoro Barrios y Toñi de la Cruz, habían sido identificados entre los presuntos agresores del ministro Bono. El inspector Javier Fernández Gómez telefonea a Isidoro Barrios requiriendo su presencia en las dependencias policiales acompañado de abogado. Para facilitar su traslado, le envía un vehículo, sin distintivos policiales, a recogerle. Barrios contacta con su compañera de partido Toñi de la Cruz Bravo que decide acompañarle a prestar declaración.Mientras esperan la llegada de los citados, comparecen ante el instructor los tres escoltas del ministro Bono quienes tras ver el vídeo del incidente coinciden en que no hubo agresión física por impedirlo la cápsula de seguridad. Los tres comparecientes firmaron su declaración iniciada a las 10:45 horas. Pese a ello, el inspector-jefe Javier Fernández Gómez indica al instructor (16.444) que cuando llegaran los dos militantes del PP procediera a detenerlos y les leyera sus derechos, todo ello según órdenes del comisario Rodolfo Ruiz Martínez. El instructor se niega a hacerlo por no encontrar motivos para su detención. Javier Fernández Gómez le conmina: “Hazlo o vamos a tener problemas”.Poco después, el inspector-jefe indica al instructor que no se preocupara por nada, porque él iba a ser quien ejerciera tal función, requiriéndole para que le asistiera como secretario, a lo que aquél se negó. En ese instante, hace acto de presencia el comisario jefe de la Brigada y cuando el instructor trata de argumentarle que no había motivos para practicar la detención ordenada, Rodolfo Ruiz Martínez le interrumpe para comunicarle que “estaba cesado como instructor de las diligencias” y que “abandonara el despacho inmediatamente”.Cuando llegan los militantes del Partido Popular, en torno a las 13 horas, el inspector jefe, ya en funciones de instructor, les hace “información de derechos del detenido”. Los detenidos estuvieron en dicha situación hasta las 16 horas, en que el nuevo instructor decide ponerlos en libertad.Mientras se tomaba declaración a los detenidos, los escoltas del ministro Bono comparecen de nuevo ante el instructor para entregar una nota manuscrita, inducida por el Jefe de la Brigada, en la que ampliaban su declaración anterior para dejar constancia de que “en un determinado momento se produjo una situación de violencia extrema, hasta el punto de que en algunos momentos nos vimos superados por la gran cantidad de personas que intentaban agredirle con sus manos, pies y algunos objetos contundentes al ministro”. Añadían en su nota que “por esta razón centramos nuestra actuación en repeler e intentar evitar las agresiones, hechos por el cual no pudimos prestar especial atención a la fisonomía de los agresores”.El instructor procedió a incluir el manuscrito en el texto de la comparecencia practicada al comienzo de la mañana. El acta de la comparecencia así complementada figuraba como instructor el inspector número 16.444, lo que obligó a imprimirla de nuevo consignando como instructor al inspector-jefe Javier Fernández Gómez, firmándola los escoltas del ministro Bono.Falseamiento del atestado policialA las 5 de la tarde de ese mismo día, ante el revuelo creado por la detención de los dos militantes del PP, el Jefe Superior de Policía de Madrid, Miguel Ángel Fernández Rancaño, ordenó que se le remitiera por fax copia de las declaraciones y diligencias practicadas. Fue entonces, cuando el Jefe de la Brigada Provincial de Información, Rodolfo Ruiz Martínez, y el instructor, Javier Fernández Gómez decidieron rehacer el original del atestado, omitiendo lo actuado por los dos primeros instructores e introduciendo un nuevo relato donde inflaron o abultaron los hechos “para que sirviera de justificación de las dos detenciones que habían practicado” (folio 19 de la Sentencia de la Audiencia Provincial).Para dar mayor verosimilitud al nuevo atestado requirieron la presencia del primer instructor a quien conminaron a firmarlo, cosa que hizo porque “no quiso aumentar la situación de tensión que se vivía en la Brigada” y evitar correr la misma suerte que el segundo instructor. El jefe de la Brigada y su inspector-jefe destruyen el original primitivo. En el atestado se incluye la referida nota manuscrita de los escoltas del ministro Bono como si se hubiera producido a las 22 horas del día 22 de enero. También incluyeron unas manifestaciones del ministro de Defensa que había declarado a los medios de comunicación que “había sido objeto de amenazas, empujones y puñetazos, uno de ellos en las costillas”. Añadieron asimismo que los militantes del PP se hallaban en las proximidades del ministro de Defensa “adoptando una actitud y gestos amenazantes”, lo que no se desprendía en modo alguno del “visionado” del vídeo del incidente. No contentos con haber falseado las diligencias, los jefes policiales “hacen desaparecer informáticamente el cuerpo original del atestado 305, destruyen la inicial comparecencia de los agentes 56.589 y 79.914, así como su diligencia de gestiones, ambas impresas, firmadas y selladas, y destruyen la inicial comparecencia de los escoltas del señor Bono, igualmente impresa, firmada y sellada” (folio 23 de la sentencia de la Audiencia Provincial).El atestado así falsificado se remite al Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, quien con fecha 14 de junio de 2005, dictó auto acordando el sobreseimiento provisional por entender que no había quedado acreditado que los acusados por la Policía participasen en la agresión referida por el ministro Bono o en el intento de agredirle.El relato anterior es fiel reflejo de los “hechos probados” de la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que el pasado 8 de mayo de 2006 dictó sentencia contra Rodolfo Ruiz Martínez y Javier Fernández Gómez, a quienes condena por un delito de detención ilegal a la pena de dos años de prisión, inhabilitación absoluta por tiempo de ocho años, y a una indemnización solidaria de 12.000 euros, cantidad que serán satisfechas ambas a la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Asimismo, condena por un delito de falsificación de documento público a la pena de 3 años de prisión, multa de seis meses, con una cuota diaria de seis euros (1.080 euros en total) e inhabilitación especial para empleo o cargo público de dos años, a Rodolfo Ruiz Martínez, Javier Fernández Gómez y José Luis González Salqueiro (secretario del atestado falseado). Finalmente, condena a Rodolfo Ruiz Martínez, como autor responsable de un delito de coacciones, sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a una pena de seis meses de multa, con una cuota diaria de 6 euros (1.080 euros en total). Los condenados deberán hacer frente a las costas procesales, incluidas las de la acusación particular.—————El que fuera ministro del Interior y hoy ministro de Defensa, José Antonio Alonso, compareció en el Congreso a requerimiento del Grupo Popular para dar su versión de lo ocurrido. Sostuvo que hubo agresión contra el ministro Bono y avaló la versión de los policías condenados, llegando incluso a rechazar que hubiera habido “tres instructores de las diligencias”, afirmando además que “es falso que el comisario-jefe expulsara de las dependencias policiales a un funcionario”.Los hechos probados por la Audiencia Provincial demuestran que el ministro Alonso no sólo no dijo la verdad en el Parlamento sino que defendió y, por tanto, encubrió la conducta delictiva de los condenados. Consintió, además, que se enviara al ostracismo al inspector número 16.444 que, dando prueba de una encomiable entereza, se negó a cumplir la orden de detención ilegal.La petición al ministro Alonso para que presente la dimisión es proporcionada ante la gravísima violación de los derechos fundamentales de los dos militantes del Partido Popular. Conviene recordar que el artículo 17.1 de la Constitución proclama que toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad y determina que nadie puede ser privado de su libertad sino en la forma y en los casos previstos por la ley.En las proximidades del ministro Bono se hallaba un sinnúmero de personas, aunque la “cápsula de seguridad” impidió que pudieran acercarse al mismo y, por tanto, agredirle, si alguien tuvo intención de hacerlo. ¿Por qué se detuvo, precisamente, a los militantes del PP? Sin duda para transmitir la idea de que la oposición practica o convive con actitudes de la extrema derecha. Se trató de una detención por razones políticas. Resulta sospechoso que fuera el diario El País quien identificara precisamente a los dos militantes del PP de las Rozas. Y más aún que el delegado del Gobierno, que sin duda actuó con el conocimiento de la cúpula del Ministerio del Interior, hubiera anunciado las detenciones cuando no había ni un solo dato objetivo que avalara tal decisión. La Audiencia Provincial es en este punto prudente, pero “tiene la leve sospecha de que las previsiones o vaticinios de las detenciones” que hizo Constantino Méndez –que al menos ha tenido la gallardía de asumir sus responsabilidades políticas, tal vez con la esperanza de servir de “cortafuegos” del incendio que podía abrasar al compañero de pupitre del presidente Rodríguez Zapatero– “pudieron haber influido en el proceder de ambos acusados, quienes se olvidaron que son Policía Judicial, sirvieron a fines o criterios que son contrarios a la justicia que propugna un Estado de Derecho e hicieron ciertas las afirmaciones del señor Delegado del Gobierno en Madrid”.Memoria histórica: la doctrina del PSOE sobre la responsabilidad políticaHagamos un poco de memoria histórica. Recién instaurada la democracia en España se produjo un hecho que puso en pie de guerra, y no sin razón, al Partido Socialista. El 27 de agosto de 1977 se produjo un grave incidente en Santander. Jaime Blanco, diputado socialista, fue detenido en el curso de una algarada por defender a un ciudadano que estaba siendo reducido por un agente de la Policía Armada como autor de los disturbios producidos al término de una manifestación convocada por la izquierda en pro de la autonomía de Cantabria. El alborotador, a causa de la intervención del diputado, pudo darse a la fuga. Hubo dos versiones contrapuestas. El diputado afirmó que se había identificado como tal y a pesar de ello había sido detenido y conducido a dependencias policiales. En el camino al cuartel de la Policía Armada fue agredido por un agente de paisano fuera de servicio. Los policías que practicaron la detención mantuvieron que no conocieron la condición de diputado de Blanco hasta que estuvieron en el cuartel policial. Tan pronto como el jefe de la Policía Armada fue informado de su detención ordenó su puesta en libertad. Se abrió expediente disciplinario al agente agresor del diputado.El portavoz socialista, Gregorio Peces Barba, denunció lo ocurrido de inmediato a la Mesa del Congreso que designó una comisión de investigación integrada por el centrista José Luis Navarro y el entonces comunista Pablo Castellano. El informe se debatió en la sesión del día 13 de septiembre de 1977 y al día siguiente se presentaron diversas mociones. El PSOE no pidió la dimisión del ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, pero sí lo hicieron los socialistas catalanes. Las mociones de reprobación del ministro no prosperaron. Fue el primer pleno de la democracia y la detención ilegal constituyó el único punto del orden del día.En aquella histórica sesión, los socialistas abogaron por la urgente necesidad de reconvertir a los cuerpos policiales procedentes del régimen franquista para transformarlos en una verdadera policía democrática no represiva sino garante las libertades recién estrenadas.Merece la pena recordar la postura de Felipe González:Nosotros concebimos y defendemos la existencia de las Fuerzas de Orden Público. No pretendemos, como se hizo en los comienzos del régimen franquista, ni supresiones ni creación de Cuerpos generales distintos. Simplemente queremos que las Fuerzas de Orden Público se sitúen en el papel que les corresponde. Es decir, en el papel de defensores de la legalidad democrática que, en definitiva, es la voluntad emanada de la mayoría del pueblo… Queremos que las Fuerzas de Orden Público actúen con reglamentos claros, que en su propio seno se elimine cualquier comportamiento arbitrario; que conozcan sus derechos y facultades, que actúen, en definitiva, al servicio del pueblo y para el pueblo.Más contundente se mostró Alfonso Guerra:Hay, sin duda, una responsabilidad directa de los números de las Fuerzas de Orden Público que puedan cometer una falta, pero ésa es una responsabilidad menor; la mayor es la delegada, la que pertenece a las autoridades gubernativas, en este caso al Gobernador Civil y al Ministro del Interior… Para nosotros se trata de mucho más que del hecho del incidente con un Diputado. Se trata del respeto de los derechos humanos, porque sino hubiese sido un Diputado, tal vez los jóvenes golpeados el 27 de agosto en Santander no hubieran podido hacer llegar a la opinión pública la existencia de este incidente. Se trata, por tanto, del respeto de los derechos humanos que todos debemos defender, entre ellos las Fuerzas que, justamente por ser de Orden Público, están comprometidas en su respeto.Y sentenció:Pero en verdad, ante estos sucesos, ¿quién tiene que responder ante las Cortes? Desde luego, no los autores materiales, que están cumpliendo órdenes, instrucciones. Tiene que responder el Gobierno, y concretamente el Ministro del Interior… Y de todo esto, ¿quién es el responsable? El responsable es usted, señor Martín Villa, usted, señor ministro del Interior; usted, que es el símbolo del franquismo en este Gobierno.Los hechos posteriores demuestran que Rodolfo Martín Villa, procedente de los sectores reformistas del franquismo, tuvo éxito en la difícil y delicada tarea de transformar a la temida Policía Armada en una policía al servicio del binomio libertad-seguridad. A él se debe el cambio de denominación –Policía Nacional– que llevaba implícito el abandono de comportamientos represivos para convertirse en un cuerpo de defensa de las libertades y de la seguridad de los ciudadanos.Por eso resulta inconcebible que un partido, cuyos máximos dirigentes defendían con tanta contundencia la necesidad de esa policía democrática, olvide cuando está en el poder que el respeto a la ley y a los derechos humanos figura en el frontispicio de nuestro Estado social y democrático de Derecho.Con el agravante de que el ministro del Interior, encubridor de una actuación tan manifiestamente ilegal, pertenece a la carrera judicial. La Justicia ha hablado y ha desautorizado, a pesar del bochornoso amparo de la Fiscalía General del Estado, no sólo a los policías que tan abusivamente actuaron sino al ministro del Interior y al Gobierno por mandar al ostracismo a un policía ejemplar que cumplió con su deber al negarse a ejecutar una orden ilegal, injusta y arbitraria. Al ponerse, por puro sectarismo político, del lado de los que delinquieron para beneficiar al partido en el poder, el ministro Alonso ha menguado casi hasta el extremo la legitimidad moral para sentarse en el Consejo de Ministros. También el ministro Bono mintió, según la sentencia, cuando afirmó haber sido agredido.Pero Alonso resistirá. Su estrategia pasa por parapetarse en primer lugar detrás del presidente del Gobierno y después en los recursos interpuestos contra la sentencia de la Audiencia Provincial demorando ad calendas grecas cualquier asunción de responsabilidad. Pero los hechos probados son irrefutables y las responsabilidades políticas, ineludibles.Post scriptumDespués de escrito este artículo, y el mismo día en que en el Congreso el Grupo Popular iba a exigir la dimisión del ministro Alonso, la cadena SER revela que una ciudadana navarra, que quiere mantener su identidad en el anonimato, había presentado en el Juzgado número 4 de Pamplona una denuncia acusando a los dos militantes del PP de intento de agresión al ministro Bono. Según su versión, no sólo vio el intento sino que consiguió evitar que los denunciados lograran su propósito. Pronto supimos que se trataba de una militante socialista y otros testigos presenciales han declarado que se trata de una incalificable fabulación. Por otra parte, se olvida que la sentencia de la Audiencia Provincial ha establecido de manera indubitada que el ministro no fue objeto de agresión alguna. Ampararse en el falso testimonio de una de sus militantes o el de su marido demuestra que el PSOE no tiene ninguna intención de regresar al idealismo democrático de la transición. Pobre España.

    21 Mayo 2006 | 02:17

  12. Dice ser encappsulamiento

    al de arriba, que dice:”un total de catorce agentes, formaron una “cápsula de seguridad” para evitar que nadie pudiera acercarse”¿pero no ves la foto?en esta misma página al principio.Si.¿donde ves tu “una capsula de seguridad” de 14 agentes?bueno, si que hay uno que se agacha, ¿es un agente?, ¿por que no ha puesto denuncia? intentar pegar a un agente también es delito…”…ah!, pero yo no quería pegar al agente, …yo lo que quería es pegar al ministro…” pillado!!!

    21 Mayo 2006 | 03:51

  13. Dice ser Shakti

    Mi duda es… La agresión a un ministro se considera delito? Es decir, si mis mínimos conocimientos legales no me confunden:- Si una acción es considerada delito, el sólo hecho de intentar llevarla a cabo, aunque no se consiga, es considerado igualmente delito, es una infracción penal.- Si no es considerada delito por el código penal, ha de regirse por el código civil, en el que el intento de actuar, si la acción no se consuma, no se puede denunciar, o al menos castigar.¿De qué caso estamos hablando? Si es delito, la acción policial está plenamente justificada y la sentencia debe ir contra los agresores. Si no lo es, en previsión de daños mayores, veo justificada también la actuación policial, y como ya se ha comentado en alguna otra noticia a este respecto, si se considera que ha sido inadecuada, se pide disculpas y en paz. Como al resto de ciudadanos.Por cierto, guronial, si no eres capaz de contrastar datos objetivos y leer cosas como que no existe ese tal documento de detención… procura abrir tu mente, y sé crítico, pero de verdad, y argumenta de verdad, que tus mensajes suenan ligeramente repetitivos. Dudo mucho que esto se pueda comparar ni con el franquismo ni con el nacionalsocialismo. No te tengo que decir quienes son los herederos del franquismo actualmente, ¿verdad?

    21 Mayo 2006 | 04:15

  14. Dice ser guronial

    “No te tengo que decir quienes son los herederos del franquismo actualmente, ¿verdad?”No. No hace falta q me lo digas.Los herederos del franquismo son todos aquellos q continuaron con el terrorismo de estado, con torturas y asesinato de inocentes, los GAL, la corrupción, los chanchullos, la demagogia, la propaganda para borregos, la detenciones ilegales, los caso Rumasa, Filesa, Roldán, Vera, Barrionuevo, Juan Guerra, etc etc etc etc etc etc etc etc etc etc etc etc …El NO a la Guerra de Irak pero SI a la de Afganistán.El Quise saber del 11M pero ahora No quiero saber.Es decir, el heredero del franquismo es el PSOE junto con su grupo mediático de propaganda, PRISA.Es decir, el heredero del franquismo es el socialismo.Por cierto, q el falangismo defiende las ideas socialistas económicas.¿Y quién es el enemigo del franquismo y del socialismo?El liberalismo.Uhm…..¡cuánta gente intentando justificar detenciones políticas ilegales, coacciones y falsificación de documentos públicos!…………..el franquismo sigue vivo.

    21 Mayo 2006 | 04:35

  15. Dice ser Loupar

    ¡Alerta Troll!¡Alerta Troll!

    21 Mayo 2006 | 08:23

  16. Dice ser imagina

    La justicia es un artículo de lujo y no “es un cachondeo”, como apostilló un político andaluz; no se debe tomar a cachondeo a la pandilla ultra derechistas, que dirige al PP que está socavando, con sus actuaciones, las bases de la democracia, en todos los estamentos ciudadanos, sobre todo en el último baluarte de un Estado de Derecho, la judicatura.Gracias a PR por su participación, que me ha parecido tan esclarecedora y pedagógica, que me he tomado la libertad de copiarla y reproducirla.Saludos

    21 Mayo 2006 | 10:15

  17. Dice ser Ricardo

    Hay delitos que se miden en grado de tentativa por que no se llegan a consumar.Las detenciones de esos personajes con los videos en la mano son absolutamente legales.Si a una persona la ves en la puerta de una casa con una palanqueta y se graba lo logico es que la policia la detenga y lo interroge.Eso es hacer bien las cosas.Evidentemente no es lo mismo que me amenacen a mi que a un ministro, siempre que se atenta contra la autoridad es mas grave.DE hecho los jueces dictan sentencias en causas por tentativa. Homicidio en grado de tentativa.

    21 Mayo 2006 | 10:22

  18. Dice ser seluron

    La señora que aparece en la foto como “denunciante” no es la misma de la otra foto. Vamos, ni punto de comparación.La bandera no la porta la PPera denunciada, sino el señor del jjersey blanco. Puede parecer que la PPera denunciada intenta, con cara de odio, empujar la bandera hacia el Sr. Bono.

    21 Mayo 2006 | 10:45

  19. Dice ser Falete

    Esto me recuerda a un episodio de los Simpson, en que al actor secundario Bob le acusan de intento de asesinato, y él responde al tribunal:”¿Intento de asesinato? ¿Qué es intento de asesinato? ¿Acaso existe el Premio Nobel por intento de Química?”

    21 Mayo 2006 | 11:12

  20. Dice ser Felipe Punto G

    Yo también estoy indignadísimo con lo que está pasando en este país. Intentan agredir y agreden a un ministro. Se identifica a dos de esos agresores y se les detiene, pero resulta que son del PP, por tanto son detenciones políticas. ¿A los militantes del PP ni se les puede detener ni se los puede condenar? Son inocentes por naturaleza. En este sentido debemos tomar también las declaraciones de Rajoy en las que dice que le parece “muy raro” lo que está ocurriendo: las detenciones en la Diputación de Lugo, la denuncia contra Zaplana, los casos de corrupción pepera que empiezan a saltar por doquier. ¿Es eso raro, señor Rajoy? O es usted un caradura o un idiota (o las dos cosas). Lo que sí que no es raro es que durante los 8 años que estudes mandaron no hicieran nada por impedirlo.Definir a El inMundo como periódico es una aberración. ¿Un periódico decente, serio y profesional pondría un titular a 5 columnas resaltando las declaraciones (las que le interesan) de un immputado en un atentado terrorista y convertirlas en LA VERDAD? Periodismo sectario, falsario, más propio de publicaciones rosa que de diarios decentes.

    21 Mayo 2006 | 11:28

  21. Dice ser JAMS

    Gracias PR por su último comentario.La información y el análisis que nos ofrece ilustran muy bien este triste y penoso caso judicial.Debo confesar que yo me he tomado este caso como algo personal, ya que no hay nada que me produzca más rabia y malestar que la injusticia.Investigaré en mis ratos libres y seguiré aportando todos los datos que pueda para contribuir con mi/nuestro grano de arena a restaurar la Justicia en el Caso Hidalgo.Comentarios como el suyo justifican de sobra la existencia de este blog, a pesar de que aparecen en él algunos trolls que son, como diría Machado, “mala gente que va apestando la Tierra…”Gracias.SaludosJAMS

    21 Mayo 2006 | 12:48

  22. Dice ser Mafa

    Es una verguenza condenar a policias a 13 AÑOS.-El pp, aunque en la oposición quiere seguir manteniendo el miedo hacia el pueblo Español, que se largen de este país, son enemigos de la patria que solo quieren poder y oprimir al que no opina como ellos.-VIVA LA DEMOCRACIA Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

    21 Mayo 2006 | 13:04

  23. Dice ser pericles

    Después de leer lo que diferentes medios de comunicación han publicado sobre el tema de las detenciones supuestamente ilegales.Después de leer todos los comentarios, especialmente el aparentemente muy documentado de kuik que ha pegado en diferentes lugares y que intenta justificar la desproporcionada sentencia del juez Hidalgo. Después de ver la fotografía de arriba, en la que me parece bastante evidente que la señora, con cara de verdadero odio, intenta golpear con la bandera al ministro Bono y que el señor del jersey blanco intenta detenerla. Después de toda esta ensalada de datos, mi conclusión personal es que el PP, nada preocupado por los derechos civiles de los que no son de los suyos, intenta utilizar políticamente lo que sea para desgastar al gobierno. Desde luego, entiendo que haya otras personas que lo vean de otra manera. Pero creo que si con los datos que se tienen sobre este tema, con la injusta sentencia del Juez Hidalgo sobre la mesa, siguen pidiendo la dimisión del ministro Alonso, siguiendo una proporcionalidad en estas argumentaciones, casi la mayoría de los ministros que gobernaron con el PP (Trillo, especialmente), muchos de los presidentes de comunidades autónomas, y consejeros y concejales de ayuntamientos de todas las filiaciones también tendrían que presentar la dimisión. Quien sabe, a lo mejor salíamos todos ganando y todos estos políticos que cuando llegan al poder se olvidan de los verdaderos problemas de los ciudadanos, y cuando no intentan sacar beneficios personales, se lo pensarían mejor antes de hacer las cosas que hacen. Pero me temo que va a ser que no.En cuanto a Pedro J., me parece evidente su intento de relacionar la supuesta falsificación de documentos por parte de funcionarios de la policía para poder justificar sus delirios conspiratorios con el 11-M. Su lógica es evidente. Si en esta ocasión falsificaron pruebas, pues seguro que también falsificaron las pruebas sobre la mochila de Vallecas. Pero siguiendo la misma lógica, como de cada diez asuntos de investigación previamente seleccionados que denuncia El Mundo, acierta dos y de los otros ocho nadie vuelva a saber nunca más nada, pues mantenemos el beneficio de la duda sobre todo lo que publica este diario y esperamos a que sean los jueces los que dictaminen. Pero como las sentencias de los jueces nos parecen a todos bien o mal según sean o no de nuestro gusto, pues no nos creemos nada y cuestionamos todo. Y así hasta el infinito y más alla…

    21 Mayo 2006 | 14:11

  24. Dice ser Carmen

    Discúlpenme pero en la foto veo un odio irracional hacia el Señor Bono, para qué iban a recibirlo, es curioso no? Se recoge una instantánea del momento en qué ocurrió. Desde siempre la información se mediatiza en función de los intereses políticos, y sinceramente me harta, se han preguntado por qué los jóvenes se alejan cada vez más de la política? Soy militante socialista y me exaspera el caciquismo que impera todavía en parte de la oposición, a quién se le ocurre ir a pegarle con una bandera a un ministro? Creo que todavía no está digerida la derrota…curiosa forma de democracia el intentar agredir no?

    21 Mayo 2006 | 15:53

  25. Dice ser Falete

    Pero si tiene más credibilidad una portada del Marca que del Mundo….Querido Pedrojota: cuando no hay chivatos de por medio largándolo todo (como en el caso GAL) ya se ve el tipo de periodismo de investigación que haces. Jubílate ahora con un mínimo de vergüenza antes de seguir haciendo el ridículo portada tras portada.

    21 Mayo 2006 | 17:55

  26. Dice ser Demócrata

    Salgo en defensa de Pedro J. y “El Mundo” porque creo que están haciendo un servicio impagable a la democrácia en España, pais muy dado a que prevalezcan las versiones oficiales de los hechos (Ahora este importante papel lo hace El Pais, a quien debemos agradecer el poder enterarnos de muchas cosas algo antes de que las decida el Gobierno, que las suele filtrar oportunamente al diario amigo). Siguendo una tradición arraigada en el franquismo y que el sr. Cebrián( factotum de El Pais ) conoce bien, se tiende mucho a pensamiento y versiones únicas de los hechos, a explicaciones oficiales ante las que hay que asentir, a llamar enemigos de España a los que no están de acuerdo con las posturas gubernamentales. Ante esta postura rebañil es bueno que se disienta , se contraste, se investigue por otros derroteros , lo que pone muy nerviosos a algunos que siguen con esos tícs heredados del franquismo.Asi que , Pedro J. ¡¡¡Ánimo !!!. Algunos estamos muy agradecidos por la contribución de El Mundo a la pluralidad, a la lucha anticorrupción, a la investigación no-oficial, a la libertad de expresión…

    23 Mayo 2006 | 18:57

  27. Dice ser pepeluis

    Conozco a alguien que estuvo en el lugar de los hechos, y lo vio todo. Primero: No hubo AGRESION. El señor Bono y quien afirme eso es un mentiroso.SEgundo: No hubo tampoco INTENTO DE AGRESIÓN, al menos respecto a los señores a los que se inculpó por AGRESIÓN que no por intento. Si hubo algun intento no fue en las circunstancias que apaarecen en la foto, que es el que Bono denuncia porque hay por medio militantes del PP. Interes partidista o estrategico sin duda.Tercero: Sí hubo VIOLENCIA contra el señor Bono, en el sentido que fue insultado en numerosas ocasiones, el insulto más repetido fue traidor y sociata.Cuarto: Respecto a la foto y si alguien tiene el video que lo mire. Yo me fio de una persona que estuvo precisamente en el sitio. No me meto en si los que ahora han denunciado EL INTENTO de agresión (¿fue agresión o se queda solo en intento?) son militantes socialistas, eso no es delito en este pais por ahora (ser del PP por lo que se ve sí lo es). Pues bien, alguien que vio el episodio comenta que la tal bandera fue arrancada de las manos de una señora y rota con el mayor desprecio. La señora logicamente se sintio ofendida. De la agresión o del intento de agresion na de na.

    23 Mayo 2006 | 22:07

  28. Dice ser Falsificación.

    Aquí parece que hay mucha gente dispuesta a pasar de tapadillo sobre lo más grave de todo elasunto: unos funcionarios policiales FALSIFICARON un atestado. Mi mujer trabaja en los juzgados y si se le ocurriera hacer algo semejante iría a la cárcel ipso facto, el código penal es muy clarito al respecto y no deja lugar a muchas interpretaciones.

    26 Mayo 2006 | 11:08

Los comentarios están cerrados.