BLOGS

LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Bielorrusia cierra el grifo

Mientras la Unión Europea –ahora de los 27, tras la entrada de Rumanía y Bulgaria– acaba de diseñar su futura política energética para reducir la dependencia del petróleo y el gas que llega del Este, Bielorrusia ha decidido cerrar el grifo del oleoducto que transporta el crudo ruso hacia Alemania, Ucrania y Polonia a través de su territorio. El Gobierno bielorruso quiere que Rusia pague un peaje por ese petróleo que llega a Europa. Por ahora no hay motivo de alarma, porque al parecer los países afectados tienen reservas para unos meses, pero queda en evidencia la falta de seguridad energética del viejo continente. Como ya sucedió a principios de 2006, cuando otra disputa comercial llevó a los rusos a cortar el suministro de gas a Ucrania, desde donde llegaba a los países europeos. Precisamente, hace pocos días los dos Gobiernos ahora enfrentados cerraron un acuerdo para garantizar la llegada a Europa del gas ruso, la quinta parte del cual llega al viejo continente a través de Bielorrusia. Mientras que el 60% atraviesa Ucrania y el resto, los países bálticos. El 40% del gas que consumen los europeos es ruso, el 25%, noruego, y el 19%, argelino. Eso explica el enorme interés de la UE por acercarse –sin demasiado éxito hasta ahora– a Vladimir Putin y la manga ancha con que suele tomarse los excesos del imprevisible inquilino del Kremlin. Y también el convencimiento cada vez mayor de que Europa necesita otros proveedores energéticos, otras fuentes energéticas y, por qué no, plantearse el ahorro energético como una necesidad estratégica para garantizarse un futuro menos azaroso.

2 comentarios

  1. Dice ser Soledad

    Antes eran los teléfonos “rojos”, ahora son los “grifos”

    09 Enero 2007 | 11:38

  2. Dice ser Toni

    Vamos a ver, por un lado están ya haciendo el gasoducto Stream Nord, por debajo del mar Báltico, directamente desde Rusia a Alemania. Puede que entre en servicio en torno al 2010. Esto debería estabilizar los suministros de hidrocarburos rusos a la UE, sin pasar por una serie de países de tránsito que son, como poco, inestables.Pero por ese mismo motivo, estos países de tránsito (y eso incluye a alguno de la UE como Polonia) saben que lo que no negocien y cierren ahora, ya será muy difícil que lo negocien y cierren en el futuro.Por otra parte, Rusia no parece tener mucho interés en seguir suministrando a los antiguos “hermanos” de la URSS (Bielorusia, Ucrania) gas natural a precio de chiste. En el caso ucranio está claro, si quieres irte con la OTAN y tal, pues muy bien, pero el gas lo pagas a precio OTAN, no a precio de favor. Lo de Bielorrusia es un poquito más complejo (porque nada le gustaría más a Bielorrusia que restaurar la URSS, o al menos una gran alianza Rusia-Bielorrusia) pero, en el fondo, es el mismo fenómeno.Vaya, que estamos asistiendo a las sacudidas propias del reajuste y expansión de los mercados rusos de hidrocarburos. No es que sea deseable depender sólo de Rusia para ello, pero después de 2010 el suministro será mucho más estable y seguro.

    12 Enero 2007 | 11:50

Los comentarios están cerrados.