Estoy dramatizando Estoy dramatizando

"... no me despiertes, si duermo, y si es verdad, no me duermas". (Pedro Calderón de la Barca, 'La vida es sueño')

Archivo de febrero, 2014

“¿Ha venido usted por la Velasco?”

Hécuba

U247414

3estrellas

Me habría encantado preguntarles a los cientos de espectadores que llenaban el teatro: “¿Ha venido usted por la Velasco?”, y confirmar mis sospechas. Apostaría a que Concha, como reclamo, tiene más que ver con el éxito de taquilla de Hécuba que la publicidad del montaje desde su estreno, en el pasado Festival de Mérida.

Y yo lo entendería y aplaudiría, porque, en su papel protagonista, es la actriz la que sostiene una función en conjunto correcta, digna, tibia. Ella muestra de forma magistral el peso de los años y las penas en el personaje de Eurípides.

Hay pasajes en los que se le podría achacar una excesiva linealidad…, pero para dramáticos ya están algunos de sus compañeros de reparto (que parecen salidos de otra producción).

Aunque la dirección de José Carlos Plaza pueda plantear alguna duda en este sentido, no lo hace en absoluto con la escenografía, muy equilibrada, y me gusta en particular –aunque suene horrible– cómo reparte los cadáveres.

También merecen alabanzas la iluminación de Toño Camacho y el vestuario de Pedro Moreno.

Luego, la función va de menos a más. Me parece que la versión, de Juan Mayorga, no ‘anima’ nada la primera mitad, con determinadas redundancias. Tampoco ayudan las canciones: no niego su belleza, pero creo que ralentizan todavía más un ritmo al que, como decía, no contribuye la adaptación.

Sí hay que aplaudir a Mayorga por haber acercado el texto, por haberlo hecho comprensible, sin desvirtuarlo.

Por cierto, en la hora y media que dura la representación, sonaron tres móviles, TRES. Hay una docena de personas trabajando encima del escenario… ¿En serio? 

 

– Autor: Eurípides.
Adaptación: Juan Mayorga.
Dirección: José Carlos Plaza.
Reparto: Concha Velasco, José Pedro Carrión, Juan Gea, Pilar Bayona, Alberto Iglesias, Luis Rallo, Alberto Berzal, Denise Perdikidis, Marta de la Aldea, Zaira Montes, María Isasi.
Iluminación: Toño Camacho.
Escenografía: José Carlos Plaza.
Sonido y música original: Mariano Díaz.
Vestuario: Pedro Moreno.
Producción: Pentación Espectáculos y Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.
Sala: Teatro Español (sala principal), Madrid.

Concha Velasco y María Isasi

Concha Velasco y María Isasi en ‘Hécuba’. (GTRES).

Atmósferas

El policía de las ratas

3estrellas

Los montajes de Àlex Rigola siempre me han llamado la atención por su estética. He podido ver media docena de producciones con su sello, y todas me han dejado una marcada impresión o huella en la memoria en forma de imagen. Me fascina la manera en que dibuja escenarios contundentes, cómo usa los colores, las texturas y la iluminación.

Esa fuerza estética cobra más importancia si cabe en una pieza como El policía de las ratas, en la que crear una atmósfera es fundamental. Aquí la ha logrado con el blanco y el negro, rotos solos por el rojo de la sangre. Tan sencillo como efectivo y hermoso.

El policía de las ratas, un relato de Roberto Bolaño, engancha como thriller: el protagonista, Pepe el Tira, al fin y al cabo, va detrás de un asesino en serie. Luego, la trascendencia se la dan una cuestión formal y otra de fondo. En la formal, la fortísima carga poética del relato, a pesar de su estructura narrativa –valgan como muestra dos citas del primer párrafo, “Luego viene el otro nombre, el alias, la cola o joroba que arrastro con buen ánimo…” o “… es como mezclar arbitrariamente el cariño y el miedo, el deseo y la ofensa en el mismo saco oscuro”–. En la de fondo, las colonias de ratas como imagen de la alienada sociedad contemporánea, la figura de la rata reina como el poderoso de dudosa honorabilidad, la rata comisario jefe como el poderoso corruptible, la rata criminal que, como un humano, mata “por placer, no por hambre”, la rata policía incomprendida con alma de artista… Mucho para reflexionar.

La de Rigola es una curiosa y fiel adaptación, a medio camino entre la lectura dramatizada y la dramaturgia al uso. En palabras del propio director, se trata de “dejar fluir las palabras en boca de grandes actores. Sin prisas y con matices”. Pues, bien, y volvemos a la importancia de la atmósfera, la función la sostienen precisamente las voces de los actores. Hay pasajes en que su prosodia, junto al gotear de la sangre o a la música, recrea el sonido de las cloacas. El fuerte de Joan Carreras, en el papel protagonista, cómo transmite la melancolía del solitario. A Andreu Benito, la cadencia perfecta le permite interpretar con éxito a todos los demás personajes.

 

– Autor: Roberto Bolaño.
Adaptación y dirección: Àlex Rigola.
Reparto: Andreu Benito, Joan Carreras.
Escenografía: Max Glaenzel, Raquel Bonillo.
Vestuario: Berta Riera.
Iluminación: August Viladomat.
Producción: Teatre Lliure y Heartbreak Hotel, en colaboración con Teatro de la Abadía, Temporada Alta, La Biennale di Venezia y Trànsit Projectes.
Sala: Teatro de la Abadía (sala José Luis Alonso), Madrid.

El policía de las ratas

Joan Carreras y Andreu Benito en ‘El policía de las ratas’. (© Heartbreak Hotel)