Entradas etiquetadas como ‘universidad de indiana’

¡Extra, extra! Hacer abdominales te puede llevar al orgasmo

Entre los propósitos para el nuevo año que la gente hace mientras engulle como puede las doce uvas, uno de los más recurrentes es hacer ejercicio regularmente. Ellos quieren acabar con esos odiosos michelines y lucir tableta de chocolate en el abdomen; ellas, estar en mejor forma y eliminar las poco estéticas cartucheras. Sin embargo, según un estudio llevado a cabo por una prestigiosa psicóloga estadounidense, mejorar el aspecto y la salud podrían no ser los únicos motivos que empujan a la mujer a hacer ejercicio. ¿Inquietante? El titular lo deja todo claro y los siguientes párrafos lo explican.

abdominales-mujer

La psicóloga Debby Herbenick, codirectora del Centro de Fomento de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana, ha llevado a cabo una investigación que vincula directamente las abdominales con el orgasmo femenino. WTF!!!! La doctora Herbenick sostiene que para llegar al orgasmo no es imprescindible la actividad sexual, sino que también se puede alcanzar realizando “otras actividades físicas”, que ella ha agrupado bajo las siglas EIO (Ejercicios que Inducen al Orgasmo). Entre esos EIO se incluyen el levantamiento de pesas, yoga, correr o las series de abdominales.

Para apoyar esta tesis, un equipo de la Universidad de Indiana ha tenido entre pesas, cintas de correr, bicicletas de spinning y máquinas elípticas a más de 300 mujeres de entre 18 y 63 años durante tres meses. Las conclusiones del experimento son impactantes, al menos para mí:

  1. El 51% de las mujeres que se prestaron al estudio, alcanzaron el orgasmo haciendo abdominales (¡santa madonna!).
  2. El 26,5% llegó al clímax levantando pesas (¡ojiplático!).
  3. El 20% lo consiguió con el yoga (gran sorpresa para mí, pues pensaba que el yoga, por ese rollo espiritual que tiene, sería la actividad más propicia).
  4. En porcentajes menores, el ciclismo (no hagáis bromas con lo del sillín, por favor), el jogging y pasear también dieron resultados positivos.

Confieso que este estudio me inquieta, quizás más de lo debido, por dos motivos. El primero es que me doy cuenta del gran desconocimiento que tengo de los misterios del cuerpo femenino, pero aún soy joven y tengo tiempo para aprender, ¡eh! El segundo es que ahora trataré de no mirar a ninguna mujer en el gimnasio, para evitar pensamientos extraños…