Entradas etiquetadas como ‘mioku’

En China, los ‘frikis’ somos nosotros

Juan Fernández es barcelonés, tiene 18 años y en el Sorteo de Navidad le tocaron 300.000 euros.

Prometió que si le tocaba la lotería se rapaba el número en la cabeza y lo cumplió: ahora luce un hermoso 32.365. Vamos, nada especialmente raro vistos algunos peinados de discoteca y conociendo la locura de la lotería.

Pues la otra tarde eché un vistazo a las webs asiáticas en busca de alguna novedad sobre el caso de Hang Mioku. Mi búsqueda no ha tenido éxito, pero, para mi sorpresa, me he encontrado con la foto de Juan en la web china Sohu (no la busquéis, porque no tenía un enlace directo, así que puede ser un caos).

Estaba en una galería con más de diez fotos, todas ellas muy variopintas. La más curiosa, la de una mujer que iba a comerse un escorpión.

Conclusión, que en China, los frikis somos nosotros.

La preciosa Hang Mioku se inyectó aceite, pero hay casos peores

Hang Mioku, la mujer que se inyectó aceite de cocina porque era una adicta a la cirugía, era una verdadera preciosidad oriental. Vamos, que si la hubiese conocido sería una de mis musas.

Me pregunto quién la llamó fea alguna vez o quién la dejó tan sola para hacer una barbaridad así. Soy joven y aún tengo pesadillas, así que prefiero recordar la figura previa.

Conozco casos mucho peores

El caso es que el de Mioku no es el primer suceso de este estilo, hasta el punto de que podríamos decir que ha tenido suerte de no morir con una de esas inyecciones.

Ya os he dicho que amo profundamente la información internacional, así que os cuento. En agosto del año pasado un travesti colombiano falleció después de inyectarse aceite de freír en los glúteos.

Pero conozco un caso peor. Dos meses antes, una prostituta argentina de 22 años murió tras intentar aumentar sus pechos, nada más y nada menos, que con aceite para aviones.

Por último, tengo debilidad por el caso del culturista Greg Valentino, que se metió Sintol en los bíceps (parecen una pelota de verdad) hasta tal punto de que, por lo visto, un día le estallaron los brazos.

-> Es tu turno: Mándame tus fotomontajes, tus vídeos raros (propios o de YouTube), tus parecidos razonables… cualquier cosa que te haga gracia y quieras que publique, a elblogdelbecario@gmail.com o en la sección “contacto”