Un hombre pasa tres horas lamiendo el telefonillo de una casa

La policía estadounidense está buscando a un hombre de Salinas, California, que fue captado por una cámara de seguridad mientras lamía el timbre de la puerta de una casa durante casi tres horas. ¿Lo qué? ¡¡¡No doy crédito!!!

Los dueños de la casa, situaron en el barrio Rossi Rico, llamaron a emergencias cuando observaron en sus móviles, que están conectados al circuito de seguridad de su residencia, que un extraño deambulaba por el jardín.

Con la ayuda de las grabaciones, los agentes identificaron al sospechoso como Roberto Arroyo, de 33 años de edad, que estuvo en busca y captura por robo durante unas horas.

¡¡¡No puede ser!!!

El caballero, además de mostrar su ‘atracción fatal’ por el portero automático de la casa de los Dungan, sustrajo unos cables eléctricos de la decoración navideña e hizo sus necesidades en el patio trasero.

Nos sorprendió mucho que su imagen fuera tan clara, así pudimos identificar rápidamente al sospechoso“, dijo Miguel Cabrera, portavoz del Departamento de Policía de Salinas. ¡¡¡Sin pudor!!!Para que me voy a ocultar si me lo estoy pasando pipa”, debió de pensar Mr. Lick.

Las correrías nocturnas del Sr. Húmeda no terminaron en la residencia de los Dungan y parece que repitió la ‘jugada’ en otro domicilio del vecindario. Su obsesión por los timbres no tiene parangón. 😉

Finalmente fue detenido por unos agentes a las afueras de Salinas. El caso ahora ha sido trasladado a la oficina del fiscal del Condado de Monterey y Arroyo se enfrenta a varios cargos de robo, violar la libertad condicional y merodear por las casas.

PD. De regalo os dejo la historia de otro caballero que también ‘saca su lengua a pasear’.

Detenido por robar sillines de bicis de mujeres para “olerlos y lamerlos”

Fuente: Sergi Gisbert (Flickr)

Fuente: Sergi Gisbert (Flickr)

En términos de fetichismo, los occidentales somos extremadamente comedidos, si nos comparamos con los japoneses. Años atrás, tuvimos conocimiento de un próspero negocio en el país del sol naciente, consistente en vender bragas usadas que los compradores olisqueaban para excitarse. Lo llaman Burusera y llegó a ser tal el volumen de ventas que se pusieron hasta máquinas expendedoras, posteriormente ilegalizadas. Esta obsesión nipona por las bragas yo la descubrí con Chicho Terremoto y, desde entonces, me sorprenden poco las excentricidades que llegan desde allí. Lee el resto de la entrada »

(Fotos: YOUTUBE)

6 comentarios

  1. Dice ser ignotis parentibus

    Tiene complejo de perro abandonado.

    09 enero 2019 | 14:27

  2. Dice ser Gramola

    Ojalá mi novio fuese tan constante y entregado XD XD

    09 enero 2019 | 15:00

  3. Dice ser Natalia

    Qué mono!!! me encanta su carita de corderito mirando la cámara mientras lame el telefonillo… tiene unos ojos muy dulces.

    09 enero 2019 | 19:21

  4. Dice ser jojojo

    Lástima que no le soltara un corrientazo.

    09 enero 2019 | 20:49

  5. Imagino que drogado más su paranoia habrá pensando que es una vulva.

    10 enero 2019 | 7:53

  6. Dice ser Laura

    Si mi novio lo hiciese con esas ganas, no me tendría que pedir nada

    15 enero 2019 | 10:42

Los comentarios están cerrados.