BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Una española perdida en… Leicester

BecConsejo: “No intentes hacerte el chulo pronunciando en inglés, porque si lo hablas mal, el ridículo puede ser memorable”

Eran otros tiempos, hacía frío, el Barça aún no había ganado la Liga, el Sevilla y el Atlético  no tenían títulos este año… y nosotros viajábamos a Estambul.

Luego llegó la nube volcánica, la pereza, los compromisos… y los expatriados se fueron quedando en el tintero. Tengo previstos unos cuantos viajes más, así que mejor recuperarlos ahora que ya ha llegado el buen tiempo. Manos en la nuca, pies cruzados… ¡ya! ¡¡¡VIAJAMOS A LEICESTER!!! Allí nos espera Arancha:

1) Nombre

Arancha.

2) Edad

23 años.

3) En España vivía…

En Madrid.

4) Ahora vivo…

En Leicester.

5) Me mudé…

A finales de septiembre.

6) ¿Por qué me fui?

Para mejorar mi inglés.

7) La mejor comida de Leicester…

El Sunday Roast. Aquí los domingos todos los restaurantes ofrecen este plato típico de las familias inglesas, compuesto por carne (pollo, cordero o ternera) distintas verduras de temporada (zanahoria, habichuelas, brócoli…), patata asada y un hojaldre vacío llamado Yorkshire pudding. Todo cubierto con “gravy”, una salsa hecha a base de cebolla.

1) De España añoro…

La familia, los amigos, el sol, el calor, la comida…

2) En España no tenía y ahora sí…

Una cama y una habitación enorme, muchas responsabilidades, más independencia y la oportunidad de hacer lo que quiero, cuando quiero y como quiero.

3) De Leicester no me gusta…

Tener que pagar sólo por entrar en los sitios, sin ni siquiera derecho a una consumición, el transporte público, muy escaso y limitado, y las horas a las que cierran los comercios.

4) Recomiendo que visitéis…

El Abbey Park o el río Soar pero sobretodo el centro de la ciudad y el mercado..

Bienvenidos. ¡Esto es Esparta Leicester!

La llegada

“Hice mi llegada triunfal a Leicester el pasado 24 de Septiembre. Una vez aquí me encontré con una ciudad de la que no había oído hablar nunca, no conocía casi nada y de la que por no saber, no sabía ni pronunciar.

L-e-i-c-e-s-t-e-r. Literalmente “Lester” o como dirían los lugareños “Lesta” pero no “Licester” ni “Lichester”, un error común entre todos aquellos que venimos de nuevas.

Cuando llegas a algún sitio que no conoces lo haces con miedo, incertidumbre e inseguridad. No sabes moverte, ni hacia donde poder dirigirte y dudas de todas aquellas cosas con las que te vas topando por el camino. Así me sucedió a mí. Llegué de madrugada a una ciudad industrial, de aspecto gris y ambiente poco acogedor. Pero pronto el tiempo y sus encantos me convencieron de mi buena elección.

Una ciudad multicultural

Vine a Leicester con la idea de mejorar el inglés y una vez aquí me topé con una ciudad industrial, la más poblada del oeste de Midlans y la octava de Inglaterra. Su población se caracteriza por ser multirracial, se trata de la ciudad inglesa con más hindúes por metro cuadrado, una población que ha sabido mezclarse a la perfección con la autóctona sin perder su esencia, en cuanto a culto y tradiciones de todo tipo, incluso las culinarias, las cuales tienen una importante presencia en la ciudad.

Otra de las cosas que me llamó la atención al llegar aquí fue su amplia población universitaria. En esta ciudad podemos encontrar dos importantes Universidades, la de Leicester, situada en el puesto 28 del ránking de universidades de Reino Unido y  De Montfort, en el puesto número 51.

La juventud mueve el mundo y en este caso la ciudad, por eso cualquier noche es buena para salir por Leicester. En mi caso tuve suerte, los ingleses que he ido conociendo han sido gente amable, abierta y sobre todo muy paciente. En esta ciudad no he encontrado excusa para no practicar el idioma. Y mucho menos para no beberme una pinta de buena cerveza a un precio verdaderamente increíble.

El tiempo: un clásico inglés

¿Y cómo llevas lo del tiempo? Esta pregunta es una clásico que más de uno habrá dicho o habrá oído decir en el alguna ocasión. La lluvia, la humedad, el frío, la escasa luz, son fenómenos medioambientales que al español, acostumbrado al sol, preocupan inevitablemente. He de decir que a mí en un principio también, pero luego la cosa cambia, no parece tan trágico ni tan duro de llevar y uno hasta consigue llegar a acostumbrarse. Aprendes a apreciar el sol y a dominar la molesta lluvia.

He intentado informarme de una manera rigurosa acerca de la siguiente afirmación que le voy a hacer al lector, sin embargo no he podido encontrar nada al respecto. Me baso, por lo tanto, en las palabras textuales de lo que un amigo me dijo al llegar; “debido a la localización geográfica de Leicester, se trata de una de las ciudades de Inglaterra donde menos llueve, a diferencia de Londres por ejemplo”.

Esto es un punto a su favor para todo aquel que deteste la lluvia pero que inevitablemente deba elegir una ciudad de Inglaterra donde pasar su estancia.

No me deja de sorprender, ver, sobretodo, a las chicas en pleno invierno luciendo vestidos de tirantes, en sandalias y sin abrigo ¡EN PLENA CALLE! Claro que a ellos quienes les sorprendemos somos nosotros, y en alguna ocasión nos han llegado a tomar, incluso, por esquimales. De hecho, los españoles nos hemos ido reconociendo los unos a los otros por la cantidad de ropa que llevábamos encima.

El “placer” de comer

Dejémoslo en la necesidad de comer. Un paseo por aquí es un “abrebocas”, al igual que en otras muchas ciudades de Inglaterra dónde he tenido el gusto de estar, las calles de Leicester huelen a todo tipo de artes culinarios, por llamarlos de alguna manera. Los olores a comida rápida, hindú, china, italiana….y un largo etcétera se entre mezclan, combinan y unen sus fuerzas y como si del mejor marketing se tratara invitan al peatón a decantarse por alguna de ellas.

La comida es otro de los clásicos de Inglaterra y no precisamente por su buena fama. Tienen algunos guisos típicos como el Fish&Chips o el Sunday Roast, un completo, nutritivo y tradicional plato que suelen compartir las familias inglesas los domingos, compuesto por varios tipos de verduras, puré de patata, patatas, carne de cerdo, cordero o ternera y un pequeño bollo de pan, todo a su vez regado con una salsa de carne conocida como “Gravy”.

La pequeña excepción a tanto aporte calórico la encontré en el gran mercado que Leicester despliega en el centro todos los días salvo los domingos. Uno de los más antiguos de Inglaterra, donde he podido encontrar gran variedad de verduras y frutas a unos precios realmente sorprendentes. Merece la pena pasarse por aquí media hora antes de su cierre (5 de la tarde) para encontrar todo ese despliegue de vitaminas a mitad de precio, al grito de “one bowl for a pound” (una libra por un bol lleno de fruta o verdura). Yo disfruto mucho los días que visito el mercado, el ambiente, el colorido, los olores… suponen un verdadero placer para los sentidos.

Una gran desconocida

Pocos son los afortunados que saben algo acerca de Leicester. Antes de venir, yo apenas había oído hablar de ella, por eso aprovecho esta oportunidad para acercar este lugar del mundo a más personas y hacer que el número de afortunados ascienda.

Los seguidores del fútbol, son un ejemplo de gente afortunada, seguramente ellos si sepan algo más de aquí, algunos recordarán que este modesto equipo llegó a estar, tiempo atrás, en primera división. Pero sobretodo serán los aficionados al rugby los más conocedores del tema, ya que los Leicester Tigers son considerados como el mejor equipo inglés de la historia del rugby. Si no conoces las reglas, al menos merece la pena ver a las grandes bestias en acción. A mí, por ejemplo, me llamó mucho la atención la brutalidad de este deporte, pero también la forma en que los aficionados disfrutan de él, lo hacen de una manera tranquila, sosegada, animando en contadas ocasiones y aplaudiendo de manera civilizada cuando se produce una buena jugada. Todo un contraste con la batalla que se está viviendo en el campo.

Leicester tiene un eje central, un monumento que recibe el nombre de “Clock Tower” alrededor de él gira todo el ambiente de la ciudad, se despliegan entorno a este monolito tiendas, bares, cafeterías, dos centros comerciales y un sinfín de restaurantes entre los cuales también podemos encontrar la cocina española.

De Leicester también debo destacar su río, Soar, que da encanto a la ciudad, el observatorio espacial del Abbey Park y un gran teatro, el Curve.

A tan solo dos horas de Londres, Leicester es una ciudad perfecta para los estudiantes. Al ser una ciudad eminentemente universitaria el nivel de vida resulta muy asequible para los bolsillos más jóvenes y sus bares, precios y descuentos se ajustan estupendamente a las necesidades de su público.

También tiene sus pegas, como todo, pero no voy a ser yo quién las nombre, el interesado que venga y las descubra por sí mismo, yo al menos me llevo un grato recuerdo de mi estancia aquí. Leicester fue entrando poco a poco en mi corazón y consiguió enamorarme”.

Si vais a Leicester no tenéis excusa. Arancha ha sido una guía formidable.

Las fotos del post son propiedad de Arancha, que amablemente me las cedió para que las usara.

Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección, aunque tampoco tiene mucho misterio, jeje.

PD: Tiene muy buena pinta Leicester, ¿verdad?

Hoy hace un año

Carteles para la historia (un recuerdo memorable)

Anteponer tus creencias a la salud de tu hijo

– Envía el post:

Bookmark and Share

12 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    Repito el comentario porque me ha salido algo extraño-

    Lo siento, no he podido leerlo todo, en cuanto me he enterado de que el Sol no brilla cómo es debido, me he dicho: A mi me gusta es el Sol y las playas, así que si me pierdo, que no me busquen en Leicester o Leichester o como demonios se diga.

    Clica sobre mi nombre

    21 Mayo 2010 | 11:02

  2. Dice ser Sara

    Mmmm parece un buen sitio para pasar unos meses aprendiendo inglés… na mas :). Arancha que mala pinta el ‘Sunday Roast’, los italianos deben ser una bendición 😐

    PD: Don Antonio usté no se preocupe, siempre sospechamos que no pasaba del titular 🙂

    Saludos

    21 Mayo 2010 | 11:13

  3. Dice ser xxx

    el transporte publico se nota que no vives a las afueras de alicante haber cada cuanto pasa un autobus.

    21 Mayo 2010 | 11:17

  4. Dice ser Matt

    Yo vivo al lado en Nottingham. He pasado alguna vez por la ciudad. Maldigo la manera de como pronuncian los ingleses Leisester xD.

    21 Mayo 2010 | 11:40

  5. Dice ser Tamara

    Hola Arancha:
    La verdad es que si conozco esta ciudad, y al igual que a ti me ha llegado al corazon, debo felicitarte por el articulo, me has hecho sonreir en mas de una ocasion porque me has trasladado literalmente a la ciudad!! espero leerte proximamente en otras publicaciones.

    saludos y besos

    21 Mayo 2010 | 11:55

  6. Dice ser Kbzon

    Yo estuve casi 2 años viviendo en Leicester… y lo pasé bomba, grandes recuerdos me traje de allí jejeje.

    Recomiendo un pub por la zona de Narborough Road, “Looking Glass” con música en vivo y buen ambiente.

    Del city center me quedo con el mercado y el “a bowl for a pound” y sobre todo a última hora que el pound se convertía en 50cts. Ah! Y el mejor Kebab del mundo está en Narborugh Road… no recuerdo el nombre… pero es el mejor.

    Go Lestah!

    21 Mayo 2010 | 12:07

  7. Dice ser Sonia

    Yo tb tengo el gusto de conocer la ciudad de Leicester y estoy de acuerdo contigo en todo lo q dices!
    Yo inicié esta aventura con una gran amiga mía y eso me facilitó bastante las cosas, al principio estabamos incluso asustadas, pero hoy por hoy la ciudad es nuestra!
    Sin duda alguna, recomendaría esta experiencia a todo el mundo!
    Por cierto Arancha, nosé a que te dedicas, pero creo q tienes madera de periodista!!Un abrazo y enhorabuena por el artículo! XOX

    21 Mayo 2010 | 12:15

  8. Dice ser uno en nottingham

    yo vivo en nottingham como el de más arriba, Leicester es feo con ganas, pero feo feo, ahora si, al igual que Nottingham, el ambientillo Universitario es muy bueno y la oferta de deportes es muy buena también, lo de que no llueve tanto es porque esta entre dos cuencas naturales… pero a mi no me convence, tambien lo dicen de Nottingham (que está en la cuenca de Trent) y llueve de lo lindo!

    21 Mayo 2010 | 12:20

  9. Pues sinceramente, es una de las mejores crónicas que he leído en este blog. Me han entrado hasta ganas de ir a conocer Leicester.

    21 Mayo 2010 | 12:29

  10. Dice ser antonio larrosa

    Gracias Sara. Por falta de tiempo solo he podido leer lo de “Una española perdida en…” Cuando tenga un poco más de tiempo incluso leeré los dos primeros renglones del hescrito. Agadezco la paciencia de la concurrencia que espera fervientemente a un genio de las letras como yo. Yo no sé inglés pero se que el rumano no es un idioma sino un señor que pide en la puerta del supermercado. Gracias a todos por leer a servidor.

    Clica sobre mi nombre

    21 Mayo 2010 | 12:40

  11. Dice ser Random

    La verdad que no hay mejor manera de describir…esta ciudad…yo volvi hace poco de alli y puedo decir que la experiencia fue irrepetible…me fui vacio y volvi lleno…aunque yo hubiera escrito algo sobre el mejor restaurante de pollo picante a lo largo y ancho de la tierra, Maryland Chicken,Nice Work SH.

    21 Mayo 2010 | 12:43

  12. Dice ser Jesús

    Actualmente vivo en Leicester, y ya viví hace unos años aquí por razones de trabajo. La ciudad es bastante peculiar, fea como comentan algunos pero también tiene su encanto.
    Económicamente es de los más asequible que se puede encontrar en Inglaterra, está bien situada por si quieres hacer turismo y es fácil de recorrer. La gente es amable, tampoco son españoles, pero se puede convivir con ellos. Hay bueno ambiente universitario, aunque el invierno es muy triste, no hay actividades ninguna, más que ir a los pub. Yo la recomiendo especialmente en verano que el calor acosa España, aquí es un lujo estar.

    01 Junio 2010 | 23:55

Los comentarios están cerrados.