“Oh, sí, nena, tú sabes lo que quiero”

Hay gente que debería estar encerrada bajo llave por prescripción médica, y si no leed atentamente la historia del australiano Adam Michael Kelly.

Este angelito de 25 años y que, en teoría, se dedica a jugar al rugby, tuvo que ser detenido la noche del pasado 31 de agosto por intentar violar a un parquímetro. Se pilló la cogorza del siglo y decidió atacarlo sexualmente.

Según cuenta la policía, el tipo estaba hecho un animal. Por lo visto, cuando llegaron al lugar de los hechos alertados por una mujer asiática a la que le había hecho un comentario racista, Adam estaba prácticamente partiéndose la pelvis a empujones contra el poste al grito de “oh, sí, nena, tú sabes lo que quiero”. Un romántico, vaya.

Por supuesto, pasó toda la noche en el calabozo, pero la multa es irrisoria. El juicio, que se celebró esta semana, dictaminó que tenía que pagar una multa de… ¡150 dólares! Así nos va. Con ese escarmiento de la justicia seguro que no bebe más.

PD: El lumbreras de su abogado, Richard Kelly O’Shane, alegó que el pobrecito había bebido mucho celebrando con sus compañeros de equipo el fin de la temporada. Ah, bueno, si es por eso no pasa nada.

– Envía el post:

Bookmark and Share

54 comentarios

  1. Dice ser el quemao

    Ya era hora, bastante tiempo llevan las dichosas maquinitas dandonos por Q_LO sin que pase nada, por una vez que reciban su medicina.

    27 septiembre 2009 | 10:23

  2. Dice ser ME-262

    ¡No se! ….es que son tan tiernos estos parquímetros cuando los penetras……..(.con la moneda,se entiende).

    27 septiembre 2009 | 12:19

  3. Dice ser cristobal

    Buena noticia para perder el tiempo, Pobre hombre.

    28 septiembre 2009 | 17:02

  4. Dice ser mauro

    che la verga se le hizo bosta

    18 diciembre 2009 | 4:47

Los comentarios están cerrados.