BLOGS

Franco, bajo palio. !Qué foto tan oportuna!

El 20-N se celebra -aunque no todos lo hagan con este verbo tan festivo- el XXX Aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco. Otros le llaman Caudillo, Generalísimo, Salvador de la Patria o Centinela de Occidente. El dictador prefirió definirse a sí mismo, en las monedas que él mandaba acuñar, como:

Caudillo de España por la Gracia de Dios“.

Esa era la tarjeta de visita que todos los españoles llevabamos en nuestros bolsillos. Estaba grabada, incluso, en las “rubias” y en los “duros” cuando ya eran apenas calderilla. Y ese título, de origen tan divino, siguió rompiendo nuestros bolsillos muy entrada la democracia.

Los obispos, nombrados por el dictador, se lo creyeron a piés juntillas y le trataron como representante de Dios en España. Franco caminaba bajo el palio sagrado que se reserva a las imágenes de la Virgen, de los santos y a la Custodia sólo cuando lleva dentro la hostia consagrada que, para los católicos, es el cuerpo de Cristo.

Aquí está el documento que lo prueba, muy oportunamente publicado hoy por El País (pág. 68 de Televisión), al día siguiente de la manifestación que reunió en Madrid a algunos (millón arriba, millón abajo) nostálgicos de aquella época de monopolio católico y prohibición y persecución de las demás religiones.

Poco a poco, las monedas del dictador fueron sustituidas, tímidamente, por las de Juan Carlos I, que había sido coronado Rey de España porque así lo había dejado “atado y bien atado” el general Franco en función de los poderes que le atribuía la mismísima Gracia de Dios. Menos mal que, el 6 de diciembre de 1978, el pueblo soberano sustituyó a la G. de D. y coronó, esta vez, de verdad, a Juan Carlos I como rey constitucional de España. Desde entonces, le reconozco yo como tal.

Mil años antes, en la Ceca de Córdoba, Abderramán III, otro caudillo religioso de España (que entonces se llamaba Al Andalus) se definió a sí mismo como hiciera Franco diez siglos más tarde. Y no sólo por el título de Califa, que mandó grabar en las monedas de su imperio, y que equivale en el Islam al de Príncipe de los Creyentes y, por tanto, dueño del poder político, militar, religioso, económico, etc. Se parece, sobretodo, porque en sus monedas se explica la causa y procedencia del nombramiento; es decir, el origen divino de su poder absoluto e indiscutible. Nuestro Abderramán III sentó, sin duda, un gran precedente para el general golpista cuando mandó acuñar sus monedas con esta inscripción:

“Califa por decreto de Alá”

¿Ha elegido El País esta devotísima foto por casualidad, por azar, precisamente hoy, para recordar los programas que podremos ver en la tele el próximo domingo?

Suelo decir aquí que no hay titulares inocuos. Tampoco, fotos inocuas.

¿Acaso no tenían en El País otras fotos de Franco para ilustrar esa página de Televisión (por cierto de las más vistas) dedicada al XXX Aniversario de su muerte?

Recuerdo que, hace 30 años, por estas fechas, miré en los archivos gráficos del semanario Doblón (que yo dirigía entonces) y en las agencias de fotos, en busca de las mejores imágenes para nuestra portada más soñada y también más histórica.

Como el dictador tardó tantas semanas en morirse, agotamos nuestras reservas de buenas fotos: aquella con el ridículo traje de gala estilo Trujillo, la otra con botas de caballería marcando el paso marcial en Burgos, al terminar la guerra, o una en la que estaba, por primera vez en segundo plano, entre Don Juan y Don Juan Carlos, durante el bautizo de Don Felipe, etc. etc.

Busqué, entonces, esta foto sublime de Franco bajo palio, que ha publicado hoy El País, pero no la encontré. Había sido retirada de la circulación. Conservaba, como oro en paño, otra foto robada (naturalmente clandestina) tomada por detrás del general, mientras estaba subido en un cajón y empinado, de puntillas, en el balcón principal del Palacio de Oriente para poder ser visto y saludar a los muchos franquistas (millón arriba, millón abajo) que acudían allí a rendirle pleitesía cada vez que se reían de él fuera de España.

Nunca me atreví a publicar esa foto de personaje tan adorado por los suyos, subido en un improvisado cajón de madera para compensar su corta estatura física. Tengo mucho respeto por las personas de baja estatura física y alta talla moral. Mi padre lo era. Y la postura de Franco podía ser risible.

Además, considerándola prohibida, los censores franquistas podrían haber secuestrado nuestra revista y denunciarme por delitos de opinión, lo que solía ocurrir una semana de cada cuatro.

Por eso, cuando, finalmente, expiró el dictador, me pilló sin foto que echarme a la portada de Doblón. Habíamos agotado nuestras existencias.

Desesperado, tuve que recurrir a lo que tenía más a mano, en aquella inquietante madrugada, en la imprenta: un sobre con el sello anaranjado de Correos (creo recordar que era de dos pesetas) en el que aparecía de perfil la efigie del muerto. Recorté el popular sello de Franco (la G. de D. no aparecía en los sellos de Correos, solo en las monedas) y pedí al regente que lo ampliara hasta cubrir toda la portada del semanario.

Fue un éxito, a pesar de que también fue secuestrado ese número de la revista. Algún día contaré cómo nos libramos de aquel secuestro y pudimos romper los precintos de la Polícia para distribuir los ejemplares por los quiscos. Recurrimos (casi clandestinamente) al todavía Príncipe de España y a un sobrino del dictador… y se produjo el milagro.

Prometo buscar esa portada en mi sótano y reproducirla el próximo domingo en este blog para celebrar el XXX aniversario de la misma. ¡Ah! y terminar esta historia dominguera de abuelo cebolleta sobre cómo el casi Rey nos libró aquel día de la censura franquista estando Franco de cuerpo presente.

P.S.

Recuerdo a los amantes de la historia -y a mi familia, que me estará escuchando- que pueden ver el 20-N a las 18:00 h. el documental “Escándalos económicos del franquismo” en el Canal de Historia (dial 65 de Digital +) en el que espero que salga una famosa portada de Doblón titulada “Sofico desahuciado”. Lo se porque me han hecho unas preguntas… y, por si me sacan en la tele con el 20 minutos detrás de mí, les presté ese número de mi revista para el programa.

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser monica

    ¿para esta noticia si que tienes tiempo? ¿no habia algun peli que quisieras ver?. Se nota a quien se le ve el plumero.A mi esta noticia ni la de los 30 años que hace de la muerte de esta persona, no me interesa, y ayer en todas las televisiones.Si tanto habeis criticado esa época no se que haceis perdiendo tiempo recordandola y a toda página.¿nos vamos de peli?Vaya caradura.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser raul

    Ya está bien de hipocresías…..Muy de acuerdo con Monica. Para ser de “izquierdas”… nos gusta mucho hablar del dictador vedad?…. ¿que? ¿hoy no hay peli que valga la pena dejar de analizar la noticia de los 30 años de la muerte de Franco?.Estais rancios y si tanto os gusta recordar lo que tanto habeis odiado, luego no os quejeis ni lamenteis…… Diselo tb al amigo victor manuel y mujercita, o barden and family, que lo mismo vemos alguna declaracion en tv, prensa o radio.A estas alturas quien mas habla de la dictadura son lo que deberian estar mas calladitos.INCREIBLE:Por cierto. la gorra… ¡de pena!.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser imagina

    Mis recuerdos están llenos de imágenes de Franco, su aparición en el NO-DO era siempre motivo de chirigota entre los chavales. Durante la mili ya no me reía tanto, vamos me pusieron firmes.Después se sucedieron diferentes estados de ánimo asociados a su imagen, que fueron desde el vodevil hasta el drama, culminando cuando su imagen era más patética por su decrepitud, con el asesinato/ejecución de Puig Antich y otros.Pero no vayamos a rasgarnos las vestiduras, personajes en la historia despreciables por las consecuencias de sus actuaciones, los hubo, muchísimos antes de Franco, los ha habido después y lamentablemente los habrá en el futuro.Saludos

    13 noviembre 2005 | 16:58

  4. Dice ser popopo

    Sr. Soler, cada vez tengo más claro que la izquierda ideológica de este país, echa de menos auqellos tiempos, los de la semi-clandestinidad, superando la censura leyendo entre líneas, precintos editoriales, censura de imágenes, barricadas intelectuales, doble intencionalidad en conversaciones y escritos.Mucho quejarse de aquella época, pero se les nota orgullosos de cómo la lidiaron, creo que a pesar de todo, la recuerdan con nostalgia.

    13 noviembre 2005 | 18:21

  5. Dice ser Castell

    Hola JAMS; Recuerdo perfectamente aquel semanario DOBLÓN, era un respiro crítico dentro de una época en la que teníamos que bajar la voz cuando manifestábamos que pensábamos diferente:-“no mencioneís esa palabra, que podeis ir a la cárcel”; -baja la voz, que puede oirte alguien, etc. hemos crecido oyendo esas frases, ¡que lejanas están en el tiempo, pero que profundas en nuestro ser¡¡Popopo, no estamos nostálgicos, por un recuerdo pasado, estamos orgullosos de haber sobrevivido a una dictadura, a la falta de libertad. Hoy no nos queda rencor,de esa etapa tan amarga, tan triste, tan injusta, tan espantosa,no nos queda rencor, pero no debemos olvidar para que no vuelva a suceder.Castell

    14 noviembre 2005 | 18:14

  6. Dice ser Augusto

    De acuerdo con Mónica y Raúl. Este país, España, sería otra cosa si los partidos de izquierdas hubieran evolucionado un poco. Son los mas rancios socialismos de Europa, anclados en el pasado y en el radicalismo mas sectario, como si no hubieran transcurrido 70 años desde la desgraciada gerra civil. ¿Para cuando una social democracia como la alemana, la sueca …?¡Si de aquella época ya no quedan vivos mas que unos pocos! Hasta Franco hace ya 30 años que está muerto. La mayoría de los españoles de buena fé, se han olvidado o al menos, han perdonado la dictadura y las injusticias de aquella época. ¿Porqué siempre odiando? Ya no sirve el manido dicho que repite la izquierdacotidianamente ..”un pueblo debe de recordar para no repetir los mismos errores”. Hay quién dice que lo único que persiguen, es satisfacer sus ocultos deseos de venganza, de revancha. Yo no me lo creo, porque, ¿de quién iban a vengarse? ¿de los hijos o de los nietos de aquellos que estuvieron con Franco? ¿Que culpa tienen los descendientes? Otros dicen que es una táctica para acusar de franquista y aislar al PP, ahora que el PSOE tiene el apoyo de los nacionalistas y separatistas y está dominando la casi totalidad de los medios de comunicación. Con ello podrá perpetuarse en el poder. ¡Vivan las “democracias” de izquierdas!

    15 noviembre 2005 | 18:15

  7. Dice ser Lobo

    Y pensar que un portada tomando un sello de Correos y ampliándolo se consideraría el no va más en diseño gráfico, pop-art total. :-DLo malo no es que dentro de la izquierda haya quien eche de menos la adrenalina de la clandestinidad, lo peor es que en la derecha hay quienes echan de menos al régimen…

    16 noviembre 2005 | 02:56

  8. Dice ser Isaac

    Muy bueno el documental, aunque ya conocía muchos de los escándalos, me ha llamado la atención el de Pilar Franco y los solares ficticios. ¿Será porque vivo en la ampliación del barrio de la Concepción, al lado de la plaza de José Banús?

    20 noviembre 2005 | 18:42

  9. Dice ser isaac

    balla mierda de documental an puesto aki pero si esto lo save asta un tonto

    05 marzo 2010 | 20:35

  10. Dice ser fresita

    esta muy bien esa pagina a pesar de que lo que ay escrito no tiene nada de interesante esta la pagiba bastante bn

    05 marzo 2010 | 20:38

  11. Dice ser A'dal

    Put** fascistas, para comentar gilipolleces id a chuparle la polla a rajoy. Hablais de orgullo y de nostalgia ante los tiempos que ya han pasado pero a ver si teneis valor de decir esas cosas en público. Os animo a chilllar vuestras polladas en mitad de la calle. Os aseguro que os ganareis una paliza, pues los que ahora permanecen en la oscuridad y en el silencio sois vosotros fascitas, vestigios de una ideología conservadurista al más puro estilo nacionalsocialista.Volved a vuestro rincón, permaneced en silencio asi no hareis más daño del que ya se hizo.

    25 abril 2010 | 11:21

Los comentarios están cerrados.