BLOGS
El confesionario El confesionario

“Observa la verdad y no la traspases. No calumnies a ninguna gente grande o pequeña”, Ptahhotep

El Dragon Khan de la política catalana

El político catalán Joan Carretero hizo famosa su comparación del primer gobierno Tripartito del president Pasqual Maragall, del cual él mismo fue conseller, con el Dragon Khan, la atracción estrella del parque PortAventura. Los sobresaltos eran continuos y era como estar en una montaña rusa. A partir de ese momento, muchas veces se ha utilizado el término “Dragon Khan” para definir la política catalana. Hoy en día, como no podía ser de otra manera, el símil también sirve. El más claro ejemplo es el de la consulta: primero se celebraba (con decreto del president Mas y con ley catalana); luego no, porque el Tribunal Constitucional la suspendió cautelarmente, y ahora parece ser que sí otra vez, porque no se utilizará el censo oficial y se hará un 9-N “alternativo”. Con lo cual, la vagoneta del Dragon Khan sube y baja, sube y baja… Y lo mismo hay que aplicar a la correlación de fuerzas entre los partidos catalanes. Vamos a verlo:

CiU: Mas consiguió arrebatar al Tripartito de izquierdas la presidencia de la Generalitat para CiU (subió), pero en las últimas elecciones se pegó un buen tortazo (bajó) que le ha llevado a un pacto de legislatura con ERC. Mas ha canalizado los mensajes de las manifestaciones soberanistas de los últimos 11 de Setembre y, ahora mismo, después de haber optado por su 4ª Vía y convocar un 9-N alternativo parece que ha vuelto a tomar la iniciativa (sube). Y es que esta aparente crisis entre los partidos proconsulta ha vuelto a demostrar que ERC no tiene fuerza suficiente sin CDC para liderar el proceso soberanista. Ahora bien, depende de lo que pase después del 9 de noviembre (si es que el Gobierno no impugna esta nueva versión de la consulta), Mas podría volver a bajar (si pierde los apoyos de la sociedad civil) o subir. Todo dependerá de cómo se encare el posible proceso de unas elecciones anticipadas plebiscitarias, que la ANC exige que se hagan antes de tres meses. Están en juego muchas cosas y, a nivel interno de CiU, su propia existencia como coalición tal como la entendemos hoy: CDC + UDC.

Mas anuncia la pregunta de la consulta

Artur Mas anunciando la pregunta pactada con ERC, ICV y la CUP para el 9-N original. GUILLEM SÁNCHEZ / ACN

ERC: Al mando de Oriol Junqueras, Esquerra no ha hecho más que subir a la sombra de la Via Catalana y del resto de movilizaciones ciudadanas. Parecía que podía entrar en el Govern, pero el Dragon Khan es muy caprichoso y eso tampoco fructificó. Parecía que realmente tenía cogido y bien cogido a Mas, pero el PSC está asomando cada vez más la cabeza por la puerta del despacho del president y Josep Antoni Duran i Lleida, líder de UDC, aún sueña con aquella sociovergencia que propuso en su momento, sobre todo, para evitar un segundo Tripartito. ERC, que está en la cresta de la ola, deberá ir con cuidado en sus movimientos si no quiere perder protagonismo: ¿Quién necesita más a quién? ¿Junqueras a Mas o Mas a Junqueras? Cuidado con el Dragon Khan…

PSC: Con Miquel Iceta al mando, los socialistas están protagonizando una serie de movimientos que, si la táctica les sale bien, les puede relanzar. Sus alcaldes apoyan el 9-N alternativo o, al menos, no lo impedirán. Iceta le ha ofrecido a Mas un pacto para agotar la legislatura hasta 2016 previo acuerdo de un contrato social. En Barcelona, los socialistas están dispuestos a pactar los presupuestos con el alcalde Xavier Trias (CiU), que necesita un aliado para aprobar las últimas cuentas antes de las elecciones. El PSC necesita visibilidad después de que el Dragon Khan les situará abajo y de que, ahora, parece que les esté subiendo poco a poco.

PPC: Los populares han pasado de estar arriba, gracias a su mayoría absoluta en Madrid, a bajar (sobre todo, a raíz de escándalos como el de Método-3) y a perder, en cierta manera, el liderazgo del contrapeso a los partidos soberanistas a causa de la emergencia de Ciutadans. El PPC ha vivido su particular Dragon Khan y, solo gracias al fracaso del 9-N original, han recuperado terreno en la montaña rusa. ¿Hasta qué punto llegó a estar cuestionada en el partido su líder, Alicia Sánchez-Camacho? ¿Hubo realmente movimientos para buscarle un sustituto entre algún alcalde del PPC?…

ICV-EUiA: Después del experimento fallido del Tripartito que convirtió a Iniciativa en un partido de gobierno, ICV, como los socialistas, bajó en el Dragon Khan, aunque mantuvo mejor el tipo. El hecho de apuntarse al proceso proconsulta le ha hecho subir otra vez, al menos, a nivel mediático, pero los choques con Mas y CiU son demasiado importantes como para que su electorado pueda aguantar según qué cosas. Lo de la Declaración Unilateral de Independencia que quiere ERC no puede ni planteárselo. De hecho, ICV era, junto a UDC, la prueba de que la consulta del 9-N era la mal llamada “consulta soberanista”, ya que una cosa es estar de acuerdo con que la gente vote y otra apoyar abiertamente la independencia. El Dragon Khan está atento a ICV, que, en los próximos meses, deberá jugar bien sus cartas de posibles alianzas (Guanyem, Podemos…) si no quiere que la montaña rusa catalana la castigue.

Ciutadans: El partido de Albert Rivera es el gran beneficiado del debate soberanista en el ala unionista. En las encuestas, le come terreno al PPC, aunque también le araña votos al PSC. Aunque ha tenido algún tropiezo, como el caso Cañas aún por resolver, se ha esforzado en aparecer como un partido regenerador y anticorrupción. Se puede decir que el Dragon Khan ha premiado a C’s con más expectativas de voto, por eso, Rivera apremia a Mas para que convoque las elecciones.

CUP: Este partido asambleario empezó su carrera en lo más bajo de la montaña rusa, pero las encuestas le son favorables y va escalando en el Dragon Khan. Los partidos tradicionales han asociado a la CUP despectivamente con los movimientos antisistema, pero, curiosamente, es la CUP quien estos días está apareciendo como el partido que pone orden y algo de seny. Los hemos visto con el preacuerdo con el Govern para salvar técnicamente el 9-N alternativo y con las negociaciones de mediación que esta formación ha hecho para intentar restablecer la unidad con ERC e ICV-EUiA. Además, es la CUP quien presidirá la comisión de investigación del caso Pujol en el Parlament. Por otro lado, es la CUP quien domina la calle y no se puede plantear un proceso participativo el 9 de noviembre sin que ellos se impliquen.

Así es como el Dragon Khan vuelve a dominar la política catalana. Es la atracción más veterana de PortAventura y sigue estando más de moda que nunca.

 

 

1 comentario

  1. Dice ser Artur mas y mas

    Ellos se lo guisan y ellos que se lo coman. Yo solo quiero las cuentas claras. Todo este tingaos, por poder, de un presidente que tiene de todo Mas. Pues que page todo de su bolsillo, sin sacar impuestos para él.

    22 Octubre 2014 | 16:30

Los comentarios están cerrados.