BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

Calculator y Caganator

El pulso de la precampaña electoral se intensifica a medida que se acerca el día en que se alzará el telón de la campaña, este próximo viernes. Está claro que si alguno de los candidatos nos convenciera de que va a acabar de verdad con la crisis económica, el paro y las estrecheces de bolsillo de las familias cataTerminatorlanas, todos le votaríamos. Pero, a día de hoy, no hay baritas mágicas, no hay Harrypotters que opten a la presidencia de la Generalitat, ni tampoco Terminators que puedan asegurar que terminarán con la caída libre de nuestra economía. Ante este panorama, el fuego cruzado entre los candidatos se está recrudeciendo. Y eso que todos apelaron al juego limpio. A falta de un Terminator, ahora todos hacen de Calculator y sacan la calculadora para hacer números (rojos) sobre las facturas que habrá que pagar. La veda la abrió José Montilla, quien acusó a CiU de “guardar facturas en el cajón” por valor de 3.000 millones de euros cuando dejó el Govern en 2003. Artur Mas se ha mordido un poco la lengua, pero ha dejado ir su propia púa contra el candidato socialista. Ante un grupo de empresarios catalanes, el líder de CiU ha alertado sobre el agujero financiero que deja el tripartito. El ex ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se ha metido por medio y ha reconocido que el Govern tiene pendientes de pagar facturas por valor de 600 millones de euros, una cifra alejada de los 3.000 millones de CiU hace siete años, argumenta. Pero, vaya, no deja de ser una deudHarry Pottera, ¿no? Corbacho defiende que los convergentes tardaban 100 días en abonarLos caganers de los candidatos sus cuentas pendientes, mientras que el tripartito lo hace en 77. Es decir, ya no se trata de no hablar de deudas, sino que el discurso ahora ya se sitúa en el plano de cuánto tiempo tarda uno u otro en abonarlas. Sea como sea, no deja de ser un merder monumental. Lo extraño es que el Cobrador del Frac no se haya presentado con partido propio a las próximas elecciones. Tras el Calculator se ha puesto también de moda el Caganator, ya que, entre las novedades para los belenes de este año, están los caganers hechos a imagen y semejanza de los candidatos a la presidencia de la Generalitat. Esta Navidad, todo aquél que quiera, podrá tener en su casa, entre los pastores, los reyes magos y el niño Jesús, a Montilla, Mas y compañía haciendo sus necesidades agachados y con los pantalones bajados. ¿Hay realmente alguien que quiera introducir entre las figuras del belén navideño a los políticos? Quizás el Cobrador del Frac.

Los comentarios están cerrados.