BLOGS

Archivo de la categoría ‘Recetas’

El Té con Hielo: un refresco Americano

Hoy me he despertado con nostalgia en el cuerpo y me he preparado un té con hielo (iced-tea) al puro estilo gringo sureño. Es curioso que fueron los franceses y no los inglés los primeros en plantar té en el nuevo mundo.

Cuando viví en Florida me enseñaron a prepararlo en casa y sale mucho más sabroso y económico que comprándolo en el supermercado (grocery store). Antes de mostraros cómo hacer el típico iced-tea, veamos más curiosidades.

El iced-tea es una típica bebida del sur de estados que se toma todo el año. Sin embargo en el norte lo beben más en los veranos calurosos. También en el norte de USA se sirve sin azúcar y tienes que poner tú la cantidad de azúcar que quieras. No está tan rica (tasty) porque al estar el té frío, el azúcar tarda en diluirse. Sin embargo en el sur, viene ya con el azúcar mezclado y no se cortan un pelo (they don’t really mind) con la cantidad de azúcar que le echan.

En USA la industria de los iced-teas envasados es enorme. El 75% de las familias norte americanas beben ice-tea. La ventaja de los ice-tea elaborados es que existe una variedad de sabores: fresa (strawberry), peach (melocotón), frambuesa (raspberry) mango (mango) entre muchos más.

Lipton es la más grande seguida por Nestea.

La marca Arizona destaca porque tiene envases muy monos (very cute) ¡oooooooh!. Yo los he visto en las tiendas Vips a 3 euros.

La marca Snapple también destaca porque tiene un sabor muy concentrado con mini-tropezones (small chuncks) incluidos.

Pero sinceramente, como un ice-tea casero (homemade) no hay nada.

Os voy a enseñar los tres pasos para preparar vuestro propio iced-tea. Los auténticos paletos del sur (southern red-necks) hierven el aguan en la misma cazuela con la que hacen el resto de comida y le da un toque especial.

Si os da grima (if it’snasty for you) también se puede usar tetera. Los tres pasos son los siguientes:

1. Verter un litro y medio de agua en la cazuela, llevar a ebullición y apagar el fuego.

2. Meter 6 bolsistas de té con un buen puñado de azúcar y el zumo de medio limón. Mezclar con cucharón y dejar posar unos 10 minutos.

3. Dejar que se enfríe, echar en una jarra y meterla en el fridge.

Servir con mucho hielo, una rodajita de limón (a slice of lemón) y una hojita de menta para los más sibaritas (gourmet).

¡Y a disfrutar!