BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

La costumbre nacional de escupir en el suelo

Hablaba ayer de lo sucia que está la ciudad de Madrid, entre la contaminación física y la política, en forma de alcalde arboricida y perforador de zanjas. Pero hay otra contaminación que no es privativa de la capital de España y que afecta a todas nuestras ciudades por igual, de la que nadie quiere hablar por puro asco. Cuando el invierno alcanza su apogeo, al tiempo que llegan las cigüeñas (bueno, muchas ya ni emigran con esto del cambio climático) aparecen puntualmente los catarros, gripes y bronquitis, con sus incómodas secuelas de toses y de escupitajos volanderos.

Algunos futbolistas han hecho del lapo todo un arte y una forma más de mostrar las habilidades en el campo de fútbol, como Samuel Eto’o. A los chavales del colegio vecino de mi casa les he visto algún que otro campeonato de tiro con gargajo que reunía a su alrededor mucho público infantil. El único salivazo respetable que conozco es el que se echan en las manos los albañiles y trabajadores con herramientas de mango antes de comenzar el tajo. (Meditación para hoy: la verdad es que nunca supe para qué se escupen en las palmas de las manos, ¿alguno de vosotros lo sabe?)

Pero si por algo me aterroriza el invierno es por la necesidad de ir sorteando flemas, de todos los colores, tamaños y, supongo, texturas, como si escupir en el suelo formase parte de una marca nacional intransferible. Creo que de los países del llamado primer mundo, España es el lugar donde más se escupe en el suelo. Lo cual, además de un récord estúpido, constituye un problema no sólo de estética sino de salud pública, pues es posiblemente una de las más eficientes vías para difundir virus y bacterias, cuando una vez secas las secreciones, se incorporen a la atmósfera en forma de polvillo. ¿Qué ocurriría en nuestro país en caso de que la gripe aviaria adquiriese sus peores presagios? Los japoneses, gente civilizada y práctica, no sólo se guardan de escupir, sino que utilizan mascarillas en público para evitar contagiar con sus toses a sus conciudadanos cuando están resfriados, aunque también les sirve como prevención y defensa de la alergia a los más de 20 millones de alérgicos al polen de cedro.

Pero a lo mejor me estoy pasando de listo, y como España es tan diferente que ha hecho del maltrato a los animales su fiesta nacional, pues podría ser que yo ignore que escupir en el suelo forma parte del buen gusto y que contribuye a mantener una tradición cuyo valor se me escapa. Un hermano mío, astrónomo por afición, suele entretenerme las noches de verano señalándome en el cielo las estrellas más singulares, las constelaciones, el porqué de sus brillos, colores e intensidades, dónde se esconden los planetas, cómo encontrar el norte y muchas otras curiosidades que encierra el firmamento. Bueno, pues yo he buscado en Google, y he encontrado una guía para los amantes de los gargajos, esputos, flemas, salivazos, pollos, gallos y lapos, para que no se pierdan como los ignorantes ante el espectáculo aparentemente incomprensible del firmamento de las aceras de nuestras ciudades.

Porque, amigos míos, al igual que los cuerpos celestes, en lo tocante a esta costumbre nacional debo deciros que no hay un lapo igual a otro, por mucho que se nos parezcan. He aquí la clasificación más detallada que he encontrado:

Esputo albuminoideo: de aspecto espumoso.

Esputo bilioso: amarillo o verde, semejante a la bilis.

Esputo maduro: mucus.

Esputo crudo: moco claro.

Esputo hemoptoico: sanguinolento.

Esputo de zumo de ciruelas: oscuro, de color rojo.

Esputo fibrinoso: esputo formado por fibrina.

Esputo globular: masas esféricas, amarillas.

Esputo lanuginoso: esputo que en el agua se deshace en fibras semejantes a la lana.

Esputo numular: esputo en forma de discos como monedas.

Esputo perlado: pequeño bloque de moco denso, vítreo.

Esputo porcelánico: esputo espeso, que refleja la luz como fragmentos de porcelana.

Si has conseguido llegar hasta aquí sin vomitar, y ya sabes, de paso, cual es el tuyo, espero que te sumes a mi campaña en contra de la plaga de las aceras, mucho más dañina, aunque no lo parezca, que las cacas de los perros.

24 comentarios

  1. Dice ser estómagoindefenso

    ay, qué asco. he sido incapaz de leer el listado de escupitajos. Cierto es que no lo soporto y mucho menos cuando, por la mañana, vas al trabajo, recién desayunada y te encuentras con alguno que según pasas hace el típico ruido de estar acumulando babas (y no se qué más) en su boca para escupirlo con todas sus ganas al lado de tu zapato. aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! o tengo el estómago muy sensible o hay mucha gente cerda (casi todo hombres, por no decir todo) que usan el gargajo como deporte nacional. siempre que hablo de esto recuerdo a una amiga que un viejecillo (para que no quede mal) le echó uno de los más consistentes en el pantalón….

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Javier

    Me he saltado el último cacho cuando he avistado las definiciones.Me dan mucho asco los gargajos. A ver si alguno de los que escupe te lee. ¿Cómo es posible que no les dé asco a ellos?Yo tampoco sé por qué se escupen en las manos. Sólo sé que yo no podría ser albañil. Ni futbolista.¿Cómo cojones lo hacen? Estoy seguro de que se me quedaría toda la saliva colgando por la barbilla.Puaj, qué asco me doy.Javier

    13 Febrero 2006 | 01:21

  3. Dice ser uno que pasaba

    Debo decirle Sr. Saco que para pais del gargajo por excelencia, a nivel europeo, vayase a Italia. Y ya asi a nivel global ( por aquello de la globalizacion) los chinos son todos unos maestros. A mi tambien me dan mucho asco los gargajos, aunque en la intimidad, como el Sr. insufrible con el catalan, hago uso.

    13 Febrero 2006 | 02:42

  4. Dice ser uno que pasaba

    y respecto a la meditacion … se nota que usted no ha hecho uso de las herramientas de mango (de madera se entiende). Un buen escupinajo en las manos propocionar un optimo agarre entre las manos y la madera haciendo que no se desplace y por lo tanto evitando los tan dolosos callos, rozaduras y am-pollas. Aunque mira por donde y ligando con la singular sufijo de la ultima, un escupitajo proporciona fluidez en el desplazamiento longitudinal de otros menesteres ;)Salu2

    13 Febrero 2006 | 02:47

  5. Dice ser seis

    En los paises del primer mundo no se escupe en el suelo.

    13 Febrero 2006 | 08:52

  6. Dice ser Mariloli

    Si lo sé te leo antes de desayunar .

    13 Febrero 2006 | 09:03

  7. Dice ser Jose

    Este post, a parte de revolverme el estómago de buena mañana, me ha recordado a un cliente que tengo en Madriz (castizo de pura cepa), un tipo aparente, supuestamente culto y bien peinado. Le llevaba yo en mi coche recién lavado tras una reunión y en esto que el tio baja la ventanilla en medio de un atasco y a la vista del resto de conductores, moto pegada en la trasera incluída, con toda la naturalidad del mundo suelta un escupitajo tremendamente asqueroso que me dejó unos cuantos satélites adheridos en la puerta. No sé si es que me pilló por sorpresa o qué pero tuve que hacer malabarismos internos para no echar la pota encima del volante. Éste señor, por cierto, es el primero que se queja de lo sucia que está la ciudad por culpa de los perros (no de los dueños no, por culpa de los canes).

    13 Febrero 2006 | 09:04

  8. Dice ser Ángel

    Ayer noche, algún desalmado había plantado uno de estos esputos en la ventanilla de mi coche, no se de que tipo de los descritos era, me resultaba imposible mirarlo sin que me dieran arcadas. Si ya echarlo en el suelo es signo de falta de educación y escrúpulos, lo de este impresentable es increíble. Sin comentarios.

    13 Febrero 2006 | 10:34

  9. Dice ser Miguel

    Y no olvidemos los esputos expulsados del cuerpo humano en sitios tales como el metro. O a los típicos mascachapas (bakalas, pastilleros, gorrillas o como les queramos calificar) que se reunen en el portal de las casas y no paran de escupir mientras fuman o comem pipas.La fauna humana, en algunos casos, es poco civilizada.

    13 Febrero 2006 | 10:41

  10. Dice ser MissMuelas

    Imaginaos: Cuatro Vientos, febrero siete de la mañana, formación militar en la explanada asfaltada del cuartel, trescientos tíos a los que no les ha dado tiempo ni de lavarse la cara, charlita del susteniente… firmes, rompan filas, aaaaaar. No te volvieses a mirar cuando la explanada se despejaba por que se te podía quedar pegada al suelo incluso la intención de salir corriendo. Jodeeeer que guarrada.En fin: Una Escuela de Hombres.Otra. Atasco con los coches parados en la Cuesta de San Vicente hacia la Plaza España en Madrid yo en moto adelantando, mea culpa, por la línea muy pegado a los coches, de improviso se abre una puerta para soltar el lapo. Chico ostión: clavícula, vespa y puerta rotas. Suerte que esquivé el pollo.De todos modos a quien más veo escupir en la calle ahora mismo es a inmigrantes. Os aseguro que no es xenofobia, es lo que veo.El Quinto del 82

    13 Febrero 2006 | 11:08

  11. Dice ser Scott-Walker-adicta

    Luego está ese otro tipo de fauna, muy habitual en los autobuses urbanos y en el metro, que, en vez de escupir sus mucosidades, prefieren ir sorbiéndoselas (a intervalos de unas dos o tres sorbidas cada treinta segundos), deleitándonos a los demás con la magnífica sinfonía que produce ese sublime acto de hacer pasar sus moquitos de sus narices a sus desprevenidos estómagos. Imagino que no deben de saber para qué sirven los kleenex.Pedazo de cerdos…

    13 Febrero 2006 | 11:10

  12. Dice ser Miguel

    ¿Y esos que escupen en el pañuelo y se lo echan al bolsillo? Al clásico pañuelo de tela de esos que se lavan después…

    13 Febrero 2006 | 11:29

  13. Dice ser Jose

    Ánimo, a ver si conseguimos entre todos el post más escatológico y repulsivo de 20 minutos 😉

    13 Febrero 2006 | 11:35

  14. Dice ser JoseMan

    Deberíamos recuperar las escupideras de antaño, colgarlas en los cuellos de todas aquellas pobres personas con “incontinencia salivar intencionada”. Así, con sólo bajar la mirada podrán ver la hermosura de sus pollos, podrán enseñarlos a sus familiares y amigos, aunque claro, si fuese así el resto de viandantes nos perderíamos tan increibles obras de arte.

    13 Febrero 2006 | 11:37

  15. Dice ser Lucifer

    Para Angel:¿Y dónde habías aparcado el coche? Que no digo que sea tu caso, pero yo cada vez que paso por al lado de un vehículo estacionado sobre la acera, o sobre un paso de cebra, intento acertar con un buen gargajo en la ventanilla del conductor o en donde se abre su puerta (en el parabrisas no interesa porque lo puede limpiar sin dificultad).Así pues te falta un ejemplar en la lista, Manolo:Esputo defensivo: el que deberíamos utilizar los que tengamos estómago para ello para corresponder a los incívicos con su propia medicina.

    13 Febrero 2006 | 11:40

  16. Dice ser Begoña

    Recuerdo yo un día, de primera mañana, caminando sin ganas hacia la parada del autobús, que justo cuando adelanté a un señor que iba delante de mí, el tio soltó un gargajo a escasos milimetros de mi zapato. Os podeis imaginar, si ya de por sí yo iba contentita por la hora, el madrugón y la motivación de ir al curro, sólo me faltaba un cerdo tirando gargajos sin mirar a donde. Le llamé cerdo, por supuesto, y le dije que gracias a que no me había dado por que me lo hubiera tenido que limpiar, ni corto ni perezoso me dijo que me aguantara y que si quería me lo limpiara yo, a lo que yo le respondí que casi mejor, me lo limpiaba él con la lengua…en fin. En más de una ocasión, no me he cortado en llamar guarro a alguno y alguna (que también las hay, aunque menos) y en ofrecer un clinex o sugerirle su uso y su compra. No me importa, le dije a uno, le regalo el paquete, para próximas necesidades moquiles…Lo de este país no tiene nombre. Y lo dice una, que está harta de oir cómo los que sueltan gargajos te intentan poner la cara colorada cuando tu perro hace sus necesidades, aunque te vean con la bolsita para recogerlo.Lo dicho, lo de este país no es del primer mundo.

    13 Febrero 2006 | 13:23

  17. Dice ser JoseMan

    Amiga Begoña, que razón tienes, y es que por lo general el guarro que escupe, tira papeles al suelo, colillas, cascares de pipas, deja la basura en la playa, etc, es el que suele acusar y despotricar contra la primera persona que ve paseando con su perro.Pero claro, no vamos a comparar a los perros con los humanos, no vamos a comparar la guarrería de unos con la de los otros.

    13 Febrero 2006 | 14:55

  18. Dice ser Gonzalo

    Me alegro por que se haya escrito este artículo, los españoles somos unos cerdos, escupitajos, pipas, cacas de perros, etc…luego hay gente que se queja de las palomas. Los españoles en ciertos aspectos somos muy incivilizados, os voy a poner un ejemplo: loos coches. El año pasado estuve viviendo en Inglaterra y alli rara vez se usa el claxon, los conductores respetan los pasos de cebra, cuando el semáforo está en ámbar paran y no aceleran y si hay trafico y ven que pueden entorpecer en un cruce para antes del cruce para no taponarlo. En Amstrerdam también vi lo mismo.

    13 Febrero 2006 | 15:33

  19. Dice ser pericles

    La verdad es que la lista de comportamientos incívicos realizados por un número bastante significativo de nuestros conciudadanos es bastante amplia. Y algunos, como los que ensucian las calles, o este de los esputos, son bastante repulsivos.Siempre criticaremos algo que hacen los demás. Pero, ¿pensamos en qué es lo hacemos nosotros mismos y que puede resultar molesto al resto de nuestros conciudadanos?Puede resultar conflictivo el llamar la atención a otro sobre algún acto incívico, molesto o repugnante que esté realizando. Sobre todo, teniendo en cuenta la agresividad con la que muchas personas reaccionan cuando se les coge realizando un acto reprobable. Pero lo que sí que podemos hacer cada uno de nosotros es comportarnos lo más razonablemente cívicos que podamos y, sobre todo, pensando si lo que hacemos puede molestar a los demás. No se trata de estar todo el día en tensión pensando si esto debo hacerlo o no. De lo que se trata es de pensar un poquito en los demás antes de hacer las cosas. Y ser un poquito más limpios con los espacios públicos.Saludos.

    13 Febrero 2006 | 18:13

  20. Dice ser guay

    Y aluego están los niñatos que cuando se cansan tiran el chicle a la acera, pero, así, sin más. Hay paseos o calles peatonales que han costado una fortuna acondicionarlas y a los dos meses de su estreno no hay quien las mire por los manchones negros que lucen por doquier. Y debe ser casi imposible de quitar.

    13 Febrero 2006 | 20:30

  21. Dice ser yomismo

    Creo que el más espectacular por su densidad y calidad es el de despues de tomarse una cocacola. Puede alcanzar distancias increíbles.También se puede deslizar hacia abajo…para luego subir a la boca nuevamente.COsas de cuando era niño…hace mucho tiempo, jeje.

    13 Febrero 2006 | 21:18

  22. Dice ser Atapuercos

    Es otra manifestación más del machismo ibérico. El lapo es simbólico, alegórico; representa al macho potente y eyaculador, enteramente libre y mancillador de cuanto esté a su paso.Sus orígenes se remontan a la Edad de Piedra, cuando los simios homínidos armaban certámenes de esputos para impresionar a las hembras. El que eyaculara por la boca más cantidad y a mayor distancia, tenía el derecho de ser el primero en poseer a las hembras de la manada.El español simplemente conserva sus sagradas costumbres ancestrales.

    13 Febrero 2006 | 23:04

  23. Dice ser troll regenerado

    Cuanto sabe usted de escupitajos.Que gran artículo.Eres genial Manolo, que grande, el más grande entre los periodistas de nuestra república federal bananera.Con gente como tú, sobran gente como otros.Que bien escribes.

    13 Febrero 2006 | 23:25

  24. Dice ser Séneca

    El gargajo al suelo se ha convertido, incluso, en método de presión psicológica en estos albores del siglo XXI. Hay “pollos” que taladran el suelo de la fuerza con que se expelen.Otro día hablaremos de los “peos”.

    31 Diciembre 2006 | 21:01

Los comentarios están cerrados.