BLOGS
El telescopio El telescopio

“Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos” (Jaime de Armiñán)

Para qué volver, ‘Hable con ellas’

img_jsilvestre_20160715-130751_imagenes_lv_terceros_cnzfq19wgaa_wbs-kvHI-U403236108996wKD-992x558@LaVanguardia-Web13731967_530809910437627_8483554958488717495_oUno de los programas Guadiana (que aparece y desaparece) por excelencia regresa con la canícula estival. Hable con ellas se vuelve a asomar a la parrilla de Telecinco, esta vez en horario prime time los domingos, y conservando a solo dos de sus conductoras respecto a ediciones anteriores: la todo terreno Sandra Barneda y la inocua Rocío Carrasco.

Para su reestreno, el programa ha incorporado a una cara del corazón en pleno candelero: la modelo Alba Carrillo, de moda catódica por su separación-culebrón del tenista Feliciano López. E incorpora a un personaje que popularizó Jordi González en su etapa al frente de TNT (2006), Soledad León de Salazar, una dama pija interpretada por el actor Josep Ferré. Completa el soso quinteto Mónica Martínez, presentadora de Adán y Eva (Cuatro).

De los tres platos fuertes que nos pusieron en bandeja en su retorno, dos de ellos eran entrevistas con dos de sus conductoras, las más faranduleras: Alba Carrillo por despechada y Rocío Carrasco por estar a punto de pasar por el altar.

La primera se abrió en canal a las preguntas de sus compañeras y acabó a lágrima viva.

La segunda no soltó prenda y se limitó a escaquearse y salir por la tangente del tibio cuestionario de Barneda y compañía, que parecían temerla. El tercer momento estelar era la visita de Lara Álvarez, recién regresada de Honduras tras finalizar el reality Supervivientes. Y no lo explotaron lo suficiente relegándolo al final del primer programa.

No hay salsa en el elenco de presentadores, y tampoco espíritu ni incisivo ni gamberro que sí daba Yolanda Ramos. Por lo que el programa se queda en algo descafeinado que produce somnolencia y todo lo contrario al morbo al que nos tiene acostumbrados Telecinco, sobre todo por las noches.

Que opten por un formato y un estilo más comedido para tratar temas del corazón o de actualidad sería una buena noticia para limpiar la maltrecha imagen del canal, pero deberían no convertirlo en un despropósito.

Tan malo es pasarse de frenada como quedarse corto. Y auguro que Hable con ellas se ha quedado sin gasolina tan solo arrancar. Para este viaje no hacía falta resucitar al muerto.

 

1 comentario

  1. Dice ser Yihaa!

    Mejor que no vuelva, pura caspa.

    21 Julio 2016 | 13:16

Los comentarios están cerrados.