Dando la nota Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Entradas etiquetadas como ‘sobreviviré’

Acabo de descubrir que el ‘Sobreviviré’ de Mónica Naranjo es una versión de una canción de 1972

¡Estoy en shock! Soy un cateto musical de nivel. Era muy joven cuando Mónica Naranjo me conquistó con su música y su voz única. Era otra época, unos años en los que no había Internet, en los que no teníamos tanto acceso a diferentes informaciones, ni a tantas entrevistas de nuestros artistas favoritos, y pese a que sabía que el disco Minage era un homenaje a la cantante italiana Mina y conocía que algunas de sus canciones eran versiones de la Tigresa de Cremona, no tenía ni la menor idea de que el himno Sobreviviré es una versión de la canción Fiume azzurro… O no quería recordarlo.

Brutal ¿verdad?

Mina fue la primera y en 1972 puede que lo petase. Es una diosa de la música y tiene una voz prodigiosa pero, en mi humilde opinión, y con todo el respeto del mundo, Sobreviviré siempre será para mí un temazo de Mónica Naranjo que en mi casa, siempre sonará en su voz y con su letra.

Historia de la música española. Maravilla y prodigio vocal que hoy comparto con vosotros como una simple anécdota que en ‘petit comité’ y entre mis amigos también ha sorprendido a más de uno. Estoy deseando escuchar sus nuevas excentricidades.

Aquí os dejo la letra del Sobreviviré de Mónica Naranjo:
SOBREVIVIRÉ
(Mónica Naranjo)
Tengo el ansia de la juventud
Tengo miedo, lo mismo que tú
Y cada amanecer me derrumbo al ver
La puta realidad
No hay en el mundo, no
Nadie más frágil que yo
Pelo acrílico, cuero y tacón
Maquillaje hasta en el corazón
Y al anochecer vuelve a florecer
Lúbrica la ciudad
No hay en el mundo, no
Nadie más dura que yo
Ah, ah, ah, ah
Debo sobrevivir, mintiéndome
Taciturna me hundí en aquel bar
Donde un ángel me dijo al entrar
“Ven y elévate como el humo azul
No sufras más amor”
Y desgarrándome
Algo en mi vida cambió
Sobreviviré
Buscaré un hogar
Entre los escombros de mi soledad
Paraíso extraño
Donde no estás tú
Y aunque duela quiero libertad
Aunque me haga daño
Eh eh eh eh eh eh eh eh eh, nah
Debo sobrevivir, mintiéndome
Taciturna me hundí en aquel bar
Donde un ángel me dijo al entrar
“Ven y elévate como el humo azul
No sufras más amor”
Y desgarrándome
Algo en mi vida cambió
Sobreviviré
Buscaré un hogar
Entre los escombros de mi soledad
Paraíso extraño
Donde no estás tú
Y aunque duela quiero libertad
Aunque me haga daño
Eh eh eh eh eh eh eh eh eh

Mónica Naranjo triunfa en Madrid pese a ofrecer un concierto descafeinado… y no por su culpa

IMG_7404_resultEl pasado viernes tuve la oportunidad de cumplir uno de mis sueños de adolescencia, fui a un concierto de Mónica Naranjo.

Desde que tuve constancia de su existencia, gracias a su disco Palabra de Mujer, quedé impresionado por el talento y la alienígena voz de esta gran cantante que, muchas veces, se ha servido de la polémica (comenzando por su melena bicolor) para conseguir su merecidísimo puesto en la industria musical española. Merecerlo, lo merece, es obvio, pero… ¿lo tiene? A juzgar por el concierto que pude ver el viernes no, aunque no fue su culpa, hubo algo que lo deslució.

Aunque ella estaba soberbia y vocalmente impecable, pese a estar arrastrando las secuelas de una gripe, Mónica Naranjo merece más. Se merece llenar el Palacio de Deportes de Madrid con sus 15.500 localidades vendidas (como hizo Enrique Iglesias el sábado) y no tenerlo acotado a solo 5.000 personas. El repaso por las canciones que han marcado su trayectoria musical fue fabuloso, lo que no me encanta demasiado son esas versiones ‘4.0’ tan rockeras. Me hubiese gustado más escucharlas en su esencia tal y como fueron concebidas y popularizadas, aunque reconozco que ‘el punto rock’ tampoco estuvo mal.

Las colaboraciones fueron espectaculares: el descubrimiento fue, el para mí desconocido, Leo Jiménez, una gran voz del metal rock, exvocalista de Saratoga y cofundador del grupo Stravaganzza, que se atrevió a cantar con la diva su mítico Desátame, Edurne encandiló al público con Pantera en Libertad a dúo, pese a que hubo algún problemilla de sonido y se le oía bajito, como bajito se escuchaba también a Ruth Lorenzo, que, a pesar de esos problemas técnicos, dejó totalmente impresionando al público con Sobreviviré a dúo. Fue un momentazo vivir eso. Sin duda, para mí, son las mejores voces femeninas de nuestro país.

Desde aquí me gustaría felicitar a Mónica Naranjo por este fantástico repaso por su trayectoria y recomendar a todo el mundo que pueda que no se pierda esta rockera gira que pondrá punto y final el próximo 12 de diciembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Eso sí, tampoco me quiero ir sin darle un tirón de orejas a quien corresponda porque, según me han informado, en el concierto no hubo, unas más que necesarias, pantallas para poder ver a la artista desde lejos, como consecuencia de las medidas de seguridad que se toman a raíz de lo ocurrido en el Madrid Arena. Señores… hacer un concierto ante casi 5.000 personas sin pantallas para ver a la artista es, cuanto menos, ridículo. La gente de atrás del todo no veía nada, y los de en medio, pues tampoco… Por otro lado, también me han contado que el sonido de los artistas invitados estaba por debajo de lo normal porque las pruebas de sonido se hicieron de prisa y corriendo y con casi dos horas de retraso. Aún teniendo a los mejores técnicos del país y contando con el mejor material de sonido del mundo… todas estas trabas de la organización impidieron que Mónica Naranjo tuviese un concierto de sobresaliente. Pese a todo… su voz, su actitud, sus canciones… son de 10.