BLOGS
Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Entradas etiquetadas como ‘ansiolíticos’

Amaia Montero y su concierto más desastroso

Este finde, una de las artistas más conocidas de este país comenzó su nueva gira. El sábado, Amaia Montero, en San Antonio de Renedo, en Piélagos (Cantabria). No se dónde, ofreció el primer concierto de su tour Nacidos Para Creer y fue un auténtico despropósito. Aquí te dejo un vídeo para que entiendas algo mejor de lo que te estoy hablando.

No afinaba, ni estaba fina, no seguía bien el tempo de sus canciones, no cantaba bien, no estaba a gusto con el público y casi recibió más abucheos que aplausos, pero ¿qué le pasaba a Amaia Montero?

No tiene que ser nada fácil actuar para un público que le importa más bien poco lo que ocurre sobre el escenario. Ellos van allí, litrona en mano, a ver a la famosa de turno que este año su Ayuntamiento ha traído a la Plaza Mayor.  Siempre me he planteado, y es que alguna vez me ha tocado estar en ese lugar, cómo de complicado tiene que ser dar la talla ante un, a veces no tan, respetable que va a un concierto sin pagar entrada y sin otro interés en el artista más que el de que le haga pasar un buen rato.

Sobre el escenario, Amaia era consciente del desastre. Sabía que había muchos móviles grabando y que las imágenes hoy serían noticia. Intentó salir del paso achacando el despropósito al poco tiempo que ella y su banda tuvieron para ensayar antes del inicio de la gira, pero al público no le sirvió de mucho. Los comentarios han sido devastadores: Varios dicen que tenían más la sensación de estar viendo a la Amy Winehouse española que a la exOreja de Van Gogh.

No es la primera vez que Amaia aparece ante el público desorientada: en el año 2009 cuando en los Premios 40 Principales, donde tuve el placer de compartir momentos de bakstage con ella, recogió el galardón al mejor álbum nacional por su debút discográfico, también fue bastante comentado el estado en el que la vasca se subió al escenario. Años más tarde, en el rincón de pensar de Risto Mejide, aclaró lo que ocurrió esa noche.

Le ocurra lo que le ocurra a Amaia Montero, creo que no somos nadie para juzgarla ni para ridiculizarla. Si Amaia tuviese cualquier problema, sería mucho mejor que en lugar de ridiculizarla o criticarla le tendiésemos una mano y le ofreciésemos nuestro apoyo y cariño, primero porque se lo merece, y después porque es una de las grandes, y más reconocidas, voces de este país y porque en lugar de esto, tendríamos que estar escribiendo sobre el discazo que acaba de publicar y que merecemos escuchar en directo en todo su esplendor.

Ánimo Amaia.